Lista De Nombres De Los Dioses Griegos | Dioses De La Mitología Griega

Al hablar de los dioses griegos, es importante resaltar que los dioses de la mitología griega vivían en el Monte Olimpo, la montaña más alta de Grecia. Como todos los dioses, eran inmortales. La mente de las personas no los imaginaba como eternamente jóvenes, pero cada dios tenía una edad diferente. Por ejemplo, Zeus y Hera eran de mediana edad, mientras que Apolo y Afrodita eran para siempre jóvenes. Para mantener su vida eterna, los dioses olímpicos comían ambrosía y bebían néctar.

Los dioses olímpicos eran 12 en número. Sin embargo, en las historias de la mitología griega, también había muchos otros dioses y deidades más pequeños que vivían en la tierra. Por ejemplo, las ninfas del mar vivían en las olas y las ninfas del bosque vivían dentro de los topos de los árboles. Para los antiguos griegos, muchos fenómenos naturales o la naturaleza misma también eran personalizados como dioses.

Los dioses generalmente se apareaban entre sí o con los mortales y tenían hijos. Por ejemplo, Afrodita, diosa de la belleza, y Ares, dios de la guerra, dieron a luz a Cupido, el dios del amor. También, el acoplamiento de Zeus y una mujer mortal llamada Leto dio a luz a dos dioses importantes, Apolo y Artemisa. Era muy frecuente que el hijo de un dios y un mortal se convirtiera en dios o al menos tuviera poderes superficiales. Tomemos el ejemplo de Hércules, el hijo de Zeus y el mortal Alcmena. Aunque no era considerado un dios, había heredado algunos poderes extra-humanos.

Tenía una gran fuerza y podía vencer a grandes gigantes en la batalla. Hércules es conocido en la mitología por sus doce trabajos, como el asesinato del león de Nemea y de la hidra lerniana de 9 cabezas, el robo de las manzanas de Esperides y la captura de Cerbero. Otro héroe con poderes superficiales fue Teseo, el hijo del mortal Aethra y del divino Poseidón.

Es famoso como rey de Atenas y también por sus difíciles tareas: matar al Minotauro y ganar a las legendarias Amazonas durante el asedio de Atenas. Los dioses, para los antiguos griegos, tenían una actitud muy liberal en la vida. Las uniones familiares no les eran aplicables, por eso los hermanos podían casarse con sus hermanas y tener hijos, o un hijo podía matar a sus padres. Cuán liberales eran las reglas para los dioses, esto no se aplicaría a los mortales. Si un mortal rompía una regla moral, el castigo era severo.

Lista de nombres de los dioses griegos

Una lista completa de los nombres de dioses griegos, y sus reinos de influencia. Existen muchos dioses griegos mencionados a través de miles de historias en la mitología griega, desde los dioses olímpicos hasta los dioses menores.

Los dioses, al igual que las diosas griegas de la historia, tienen personalidades muy exageradas y están plagados de defectos personales y emociones negativas a pesar de su inmortalidad y poderes superhéroes.

La narrativa de los dioses griegos, las diosas y la mitología relacionada, a diferencia de la Biblia, no estaba disponible para los antiguos griegos a través de una compilación singular de textos. En cambio, muchos de los personajes y sus historias anteriores fueron llevados por las tradiciones orales desarrolladas durante la Edad de Bronce micénica. Ahora, por supuesto, el mejor ejemplo de los griegos clásicos inspirados por sus “ancestros” proviene de la poesía épica de Homero en Ilíada y Odisea.

Con ese fin, en lugar de una exposición histórica de cómo lucharon los micénicos y se comportaron, estas obras literarias épicas deberían verse más como una recopilación de tradiciones folclóricas que se transmitieron de generación en generación entre los siglos IX y VIII a. C. (tres siglos después del fallecimiento de los micénicos).

En cualquier caso, los míticos dioses griegos, héroes y monstruos (algunos de los cuales se abren camino hacia la Ilíada y la Odisea ), personificaron diversos ámbitos, desde ritos religiosos hasta clima. En pocas palabras, este conjunto de entidades proporcionó a la gente griega antigua el significado de ciclos mundanos y naturales, que justificaron su existencia en el marco de la mitología. E históricamente, fue probablemente la teogonía de Hesíodo del poeta. que compiló la primera historia de origen conocida de la mitología griega, alrededor del 700 a.

Fue seguido por varios otros dramaturgos y poetas griegos (como Esquilo, Sófocles y Eurípides) que jugaron su papel en la expansión e incluso en la remodelación de algunos elementos del vasto ámbito de la mitología griega.

Teniendo en cuenta estos factores históricos, echemos un vistazo a 20 de los principales dioses y diosas de la mitología griega, incluidos tanto titanes como olímpicos, que deberías conocer.

Los dioses griegos primordiales

1. Gaia – La Diosa de la Tierra

En la mitología griega, el papel de una deidad primordial (protogenoi) al principio de la creación es desempeñado por Gaia (o Gaea). En esencia, se la consideraba la madre de toda la creación, cuya concepción señaló el inicio del orden después del largo período de caos (el alcance simbólico del vacío o abismo). Y así todos los dioses y diosas griegos descendieron de su linaje, naciendo la primera generación de su unión con Ouranos (o Urano), el dios del cielo. Para más información lee sobre: Gaia

2. Urano – El Dios del Cielo

La contraparte masculina de Gaia, Ouranos (o Urano) era el protogenoi del cielo. Para ello, la mitología griega antigua percibía el cielo como una cúpula sólida de latón, adornada con estrellas brillantes, cuyos bordes descansaban literalmente sobre los extremos planos de la Tierra, uniendo así simbólicamente a Gaia y a Ouranos, los dioses griegos primitivos.

Esta unión creó el primer grupo de gigantes,  los Cíclopes tuertos y los Hecatoncheires de cien extremidades. En la narrativa mítica, desafortunadamente para los gigantes, su padre se volvió cauteloso de su poder y así ordenó a Gaia que los encarcelara en su vientre. Sin embargo, Gaia, incapaz de soportar el dolor, estableció una alianza con su siguiente “grupo” de descendientes, los Titanes, y juntos lograron dominar a Ouranos. Para más información lee sobre: Urano

3. Cronos – El Titán del Tiempo

El padre de la “primera generación” de dioses y diosas griegas olímpicas (como Zeus, Hades, Hera, etc.), y él mismo siendo el hijo menor de Uranos, aludió a cómo el mismo Kronos sería depuesto por sus propios hijos. Al enterarse de este pronóstico ominoso, Cronos se tragó a todos sus hijos e hijas, con excepción de Zeus, que fue salvado por su madre Rheia (esposa de Kronos) y permaneció oculto en la isla de Creta. Para más información lee sobre: Cronos

4. Hyperion – El Titán de la Luz

Uno de los hijos de Titán (Titán) de Ouranos y Gaia, y por lo tanto perteneciente a la primera generación de dioses griegos, Hiperión significaba la esencia misma y el alcance de la luz celestial, mientras que su hermana/esposa Theia (que significa “divina”) era la manifestación del brillo del cielo azul.

Para ello, incluso sus descendientes fueron contados entre los dioses griegos y las diosas de la luz y de los cuerpos celestes, incluyendo a Helios, el dios del Sol, Selene, la diosa de la Luna, y también alude a su asociación con la luz y el cielo, ya que literalmente significa “el que mira desde arriba”, por lo que se relaciona con el término hyper, que significa “por encima, por encima, por encima o más allá”. Para más información lee sobre: Hyperion 

5. Oceanus – El Titán del Agua

A pesar de ser un Titán (hijo de Uranos y Gaia),  y por lo tanto perteneciente a la primera generación de dioses griegos, Okeanos (u Océano) fue la personificación del inmenso río Okeanos que se creía que había rodeado la Tierra misma, ya que las masas de tierra de Eurasia y África (colectivamente la “Tierra”) sólo eran conocidas por los griegos.

En esencia, al igual que Hiperión y su asociación al vasto alcance de la luz, Okeanos fue percibido como el monumental `recipiente’ que contenía la totalidad del agua del planeta. Con ese fin, Okeanos significaba toda el agua dulce de la tierra, ríos, pozos, manantiales, e incluso nubes de lluvia. Y sus tres mil hijos, con su esposa Tethys) representando los diversos cuerpos de agua y ríos. Sin embargo, a diferencia de Hyperion (y Kronos), Okeanos no estaba involucrado en la lucha de poder con su padre Ouranos. Para más información lee sobre: Océanos 

6. Atlas – El titán de Burden

El hijo de los titanes Iapetos y Clymene (o Asia ), y el hermano de Prometeo , Atlas lideró a los titanes en su guerra contra los dioses griegos olímpicos de la “próxima generación” (los descendientes de Kronos ), para el control de los cielos.

Mientras que la mayoría de los Titanes fueron desterrados a Tartaros por los victorianos olímpicos, Atlas estaba destinado a un castigo especial elegido por Zeus, el líder de los dioses griegos olímpicos. Se le dio la tarea poco envidiable de cargar el peso de los cielos sobre sus hombros mientras estaba de pie en el borde occidental de Gaia. Para más información lee sobre: Atlas

7. Prometeo – El dios del fuego y creador de la humanidad

Uno de los dioses griegos de la “segunda generación” de Titán, Prometeo, el hermano de Atlas, encarnaba los aspectos de la previsión y las maquinaciones astutas. Y al igual que Atlas, fue uno de los cabecillas de los Titanes en su lucha contra los dioses griegos olímpicos; aunque después cambió de bando, ya que a los Titanes no les gustó mucho su “engañoso” consejo.

De todos modos, la ‘pretensión de fama’ de Prometeo en algunas narrativas de la mitología griega proviene de su condición de creador de la humanidad. Para ello, según una versión, fue él quien creó al primer hombre a partir de la arcilla.

Otra versión sugiere que los dioses griegos ya crearon sus criaturas vivientes en la Tierra, y Prometeo (junto con su hermano Epimeteo o Pensamiento Posterior) tenían la tarea de dotar a estas especies de regalos para su supervivencia y eventual prosperidad. Para más información lee sobre: Prometeo

Los dioses griegos olímpicos

8. Zeus – El Rey de los dioses Griegos

En las primeras entradas (especialmente en la de Cronos), hemos hablado de Zeus y de cómo fue uno de los fundadores de la familia olímpica de los dioses griegos, llamado así por su mítica morada en la cima del Monte Olimpo (u Olimpo). En la narrativa de la mitología griega, el ascenso de esta rama olímpica estuvo marcado por la derrota de los Titanes,  la clase anterior de los dioses griegos gobernantes.

Este “ascenso al poder” proporcionó su justa parte de los elogios para Zeus, ya que era considerado como el Rey de los dioses, que encarnaba los diversos aspectos del cielo, el clima, la ley y el orden, el destino, y la realeza. En esencia, Zeus era la deidad suprema del antiguo panteón griego, cuyo nombre deriva de la raíz proto-indoeuropea dyeu- (‘brillar’), por lo que tiene similitud con Dyaus/Dyaus Pita, el dios del cielo mencionado en el Rigveda sánscrito. Volviendo al antiguo alcance griego, algunos de los aspectos mencionados más adelante fueron usurpados directamente de Kronos. Para más información lee sobre: Zeus

9. Poseidón – El Dios de los Mares

El segundo hijo de Kronos y hermano de Zeus, en la narrativa mítica, Poseidón, junto con sus hermanos y otros dioses griegos olímpicos tuvieron éxito en derrotar a los Titanes, ayudados en parte por el renombrado tridente hecho a mano por los Cíclopes. Y después de echarlo a suertes con sus hermanos Zeus y Hades, terminó con el dominio sobre el reino de los mares.

Así, en la mitología griega, Poseidón era considerado como el señor de los mares, las inundaciones y las sequías. Eventualmente, también fue asociado con terremotos y caballos. Y, curiosamente, su intrincada relación con los mares y las aguas se vio más bien reforzada en las leyendas al convertirlo en el cónyuge de Anfitrite, una de las nietas de los Titán Okeanos (u Oceanus), el dios griego original de los océanos. Para más información lee sobre: Poseidón

10. Hades – El Dios del Inframundo

El hijo mayor de Kronos y, por lo tanto, el mayor de los dioses griegos olímpicos, Hades (o Aïdes, que significa “lo oculto”) era percibido como una figura misteriosa a la que los griegos comunes y corrientes tenían en asombro y miedo; hasta tal punto que, incluso hablando, su nombre se evitaba supersticiosamente. Para más información lee sobre: Hades

11. Hera – reina de los dioses y diosas griegos olímpicos

La reina de los dioses y diosas griegos olímpicos, Hera encarnaba los aspectos del matrimonio, las mujeres, el parto e incluso las estrellas en el cielo. Y considerando su linaje como posiblemente la hija mayor de los Titán Kronos (en algunos mitos, la diosa Hestia es la hija mayor), también era la hermana de Zeus. Para más información lee sobre: Hera

12. Deméter – La diosa de la Cosecha

Siendo la hija de Kronos y Rea, y por lo tanto perteneciendo a la primera generación de dioses griegos olímpicos, Deméter era la diosa de la agricultura, la cosecha, el grano y el pan. En esencia, ella encarnaba la fuerza sustentadora de la tierra y, por lo tanto, a menudo era representada como una mujer matrona que llevaba gavillas de trigo o una cornucopia (el “cuerno de la abundancia” que simbolizaba la abundancia y la nutrición).

En consecuencia, se le dieron los epítetos de la Señora de los frutos (de la tierra) y el Portador de las estaciones,  este último aspecto se menciona simbólicamente en la mitología griega a través de un episodio particular que involucra a Deméter y a su amada hija Perséfone. Para más información lee sobre: Deméter

13. Afrodita – La diosa de la belleza y el amor

La antigua deidad femenina que representaba la belleza, el amor sexual y el placer, Afrodita era única entre los dioses y diosas de la antigua Grecia porque se la contaba tanto entre la primera generación de entidades divinas como entre las posteriores deidades olímpicas. Para más información lee sobre: Afrodita

14. Atenea – La diosa Protectora

En la mitología griega, hay algunas narraciones sobre el nacimiento de Atenea (o Atenea) que más bien reflejan el motivo de la “inseguridad” de los anteriores gobernantes de los dioses griegos, como Ouranos y Kronos.

Atenea era llamada a menudo por sus varios epítetos honorables, como Partenos, que simplemente significaba “virgen” una etiqueta que ella cumplió dada su aversión por los asuntos ilícitos. Y lo que es más fascinante, también fue llamada Promachos, que significa “de guerra”, y que alude a su aspecto de guerra y estrategia defensiva. El título y su simbolismo insinuaban un sentido más patriótico de conducir la guerra, en contraposición al frenesí de batalla y al belicismo no deseados. Para más información lee sobre: Atenea 

15. Ares – El Dios de la guerra

La entidad divina que personificaba la guerra y el caos en todo su esplendor entre los dioses griegos olímpicos pertenecía a Ares, el hijo de Zeus y Hera. En esencia, a diferencia del tacto y la reserva de Atenea, Ares encarnaba el deseo de la batalla “sin ataduras”, lo que lo convirtió en un personaje antagónico en algunos episodios de la mitología griega. Para más información lee sobre: Ares

16. Hefestos – El dios de la metalurgia

Otro de la ‘segunda generación’ de dioses griegos olímpicos, Hefistos (o Hefesto) y su representación era bastante antitética cuando se trataba de las supuestas cualidades físicas de un dios o diosa griega. Con ese fin, sus pares divinos lo consideraban un tanto poco común; con su madre Hera (en muchas narrativas se decía que no tenía padre, mientras que en algunas versiones su padre era Zeus) incluso lo echaban del cielo, aparentemente por su aspecto y su pierna deformada.

Completamente deshonrado, el dios “cojo” aterrizó en la isla de Lemnos, pero mostrando su valentía inherente, Hefistos logró convertirse en un maestro artesano que construyó su taller “secreto” en el volcán de la isla. Así, en la mitología griega, los Hefistos encarnaban los aspectos del fuego, la metalurgia y la artesanía.

Posteriormente, se convirtió en el maestro herrero de los dioses griegos olímpicos y se le atribuye la fabricación del cetro y la égida de Zeus, el casco de Hermes, las puertas secretas de cierre para las cámaras de Hera, y el autómata gigante Talos para el rey Minos. Sin embargo, su mayor logro se relaciona con la creación de la primera mujer Pandora, que fue hecha de arcilla. Para más información lee sobre: Hefesto

17. Apolo – El dios de la Profecía

Aclamado como uno de los dioses más importantes de la Grecia olímpica cuando se trataba de los panteones de los antiguos griegos y romanos, Apolo, el arquetipo del ser sin barba y joven (kouros), era considerado como la entidad divina de luz, música, profecía, poesía, medicina y arquería. Hijo de Zeus y Leto (hija de Titán Koios o Coeus y Phoebe), en la narrativa mítica.

Apolo desempeñó una serie de papeles aparentemente contradictorios, que van desde el de un asesino de monstruos (que mató a la serpiente Pitón y al gigante Tityos), concursante de música (que derrotó al sátiro Marsyas) a un asesino (que mató a los Cíclopes menores), e incluso a un portador de la plaga (con la epidemia desatada en los griegos después de la Guerra de Troya). Para más información lee sobre: Apolo

18. Artemisa – La diosa de la Caza

La hermana gemela de Apolo, en la narrativa mítica se dice que después de nacer, Artemisa ayudó a su madre a dar a luz a su hermano gemelo, encarnando así los aspectos del trabajo de parto. Al mismo tiempo, era eternamente casta y virgen, sirviendo así a una conexión paradójica con el parto.

Pero lo que es más importante, entre los dioses y la diosa griega olímpica, Artemisa estaba asociada con la caza, los bosques y la luna; con la última encarnación posiblemente permitiéndole reemplazar a Selene, la diosa de la luna de Titán. Para más información lee sobre: Artemisa

19. Hermes – El dios Mensajero

En la mitología griega, Hermes, el hijo de Zeus y Maia (una de las hijas de Titán Atlas), fue reclutado en el rango exclusivo de los doce dioses griegos olímpicos después de haber demostrado su inherente astucia incluso de niño.

Hermes era considerado como el dios griego de varios aspectos, que iban desde rebaños viajeros y hospitalidad, caminos y comercio hasta diplomacia, lenguaje y escritura, competencias atléticas e incluso robos. Con ese fin, Hermes, en virtud de sus sandalias aladas especiales (talaria) y un sombrero alado (petasos), podía viajar rápidamente entre los mundos, sirviendo así como mensajero de los dioses para los mortales. También cumplió su papel como conductor de las almas en la vida después de la muerte. Para más información lee sobre: Hermes

20. Dionisio – El dios del Vino

Aunque a menudo se contaba entre los doce dioses griegos olímpicos, Dioniso era único en el sentido de que su madre era una mortal. El hijo de Zeus y Semele, hija de Cadmus (rey de Tebas), en la narrativa mítica, su nacimiento tomó un giro trágico.

Fue entonces cuando Hera, aparentemente por celos, engañó a la embarazada Semele para persuadir a Zeus de que apareciera en su forma original de dios delante de ella. Pero el exuberante poder era demasiado grande para la mortal mientras moría por los crepitantes rayos. Pero Zeus logró salvar a su hijo cosiéndolo en el muslo, y así Dionisio “nació dos veces” cuando salió de Zeus al alcanzar la madurez.

En la mitología griega, Dioniso era el dios de la vegetación y de la vinicultura, pero sus aspectos comenzaron a tomar una ruta más “salvaje”, por lo que también se asociaron a la fiesta, el jolgorio, el placer y el éxtasis. Para más información lee sobre: Dionisio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here