Home Dioses Mitológicos Hyperion: El Dios Titán De La Luz En La Mitología Griega |...

Hyperion: El Dios Titán De La Luz En La Mitología Griega | Dioses Mitológicos

En la mitología griega, Hyperion era parte de los titanes hijos de Urano, quien más tarde junto con uno de sus hermanos, Cronos derrocaron a su padre. Estaba asociado con la observación desde arriba. También fue conocido como un pilar de Oriente. Junto con sus otros tres hermanos, Crío, Ceo y Japeto, que presidió como los pilares de la celebración cielo y la tierra aparte. Había más en la mitología griega que solo los dioses. En esta lección, conoceremos un ser divino diferente y veremos qué papel desempeñó en el cosmos griego.

¿Quien era Hyperion?

Hiperión era uno de los Titanes, hijo de Urano y Gaia. Él representaba la luz, la sabiduría y la vigilancia. Era el padre del sol, la luna y el amanecer. En algunos textos tempranos, el sol se menciona como Helios Hyperion; sin embargo, en textos posteriores, incluyendo los escritos de Homero y Hesíodo, Hyperion y Helios son dos deidades diferentes, siendo esta última una representación física del sol. Hiperión no se menciona en la Titanomachy, la Guerra que resultó en el derrocamiento de los Titanes y el comienzo de la era de los Olímpicos.

Historia del dios titán de la luz

Hyperion es un Titán, uno de los antiguos dioses que gobernaron antes que los Olimpianos. El dios de la luz, él es el hijo de Urano, o el cielo y Gaea o la tierra. Hyperion a su vez es el padre del sol, Helios; la luna, Selene y el amanecer, Eos.

Hiperión se casó con su hermana, Theia, y tuvieron tres hijos, Helios, Selene, y Eos. Era considerado uno de los cuatro pilares que sostienen los cielos y la tierra separados, y como su hija era el amanecer, probablemente era la columna del este.

Los otros tres pilares fueron sus hermanos Coeus (pilar del norte), Crius (pilar del sur) e Iapetus (pilar del oeste). Estos cuatro Titanes fueron los que mantuvieron a su padre Urano en su lugar, mientras que Cronos lo castró con una hoz.

Apariencia y significado del  nombre Hyperión

Se decía que era impresionantemente bello. El nombre de Hyperión viene del griego que significa “el que mira desde arriba“. Se dice que es el primero en entender los ciclos del sol, las estrellas, la luna y el amanecer o incluso en haberlos ordenado en primer lugar.

Había doce Titanes. Hiperión tenía cinco hermanos y seis hermanas. Los Titanes, como su nombre indica, eran gigantes. Poderosos tanto en fuerza y sabiduría como en su conocimiento de la magia y los rituales antiguos, vivían en el Monte Orthrys, una verdadera montaña de 5663 pies de altura que se encuentra en el centro de Grecia.

Origen y papel con los Titanes

Hiperión era uno de los Titanes, seres de gran poder que a menudo personificaban las fuerzas cósmicas. Sus padres eran los seres primordiales. En estos tiempos antiguos, Urano se comportó como un tirano hacia sus hijos, provocando la molestia de Hiperión, Kronos, para conspirar un golpe contra él.

Cuando Urano llegó a Gaia, Hiperión y tres hermanos (Krios, Koios e Iapetos) lo inmovilizaron para que Cronos pudiera castrarlo. Así, los Titanes derrocaron a su padre e iniciaron una nueva era. Puesto que los cuatro hermanos eran responsables de restringir a Urano y mantenerlo alejado de Gaia, se convirtieron en los cuatro pilares cardinales que sostienen el cielo y evitan que choque con el mundo.

Hyperión y las luces celestiales

El Titán de la luz celestial y la Titanidad del éter tenían tres hijos que representaban las tres luces del cielo: Eos (Amanecer), Helios (Sol) y Selene (Luna).

Puesto que Hiperión fue el padre de la aurora, el Sol y la Luna, es seguro asumir que él representaba el pilar del este, la dirección desde la cual estas luces celestiales aparecieron. Sin embargo, su importancia puede ser aún mayor. Hyperion puso en movimiento estos cuerpos celestes como sus hijos, y les enseñó los ciclos que usamos para medir nuestras vidas.

El dios de la luz y la humanidad

Hyperion y todos sus hermanos eran vistos como dioses antiguos que eran responsables de la creación del hombre, cada titán otorgando una cualidad a la humanidad. Se suponía que Hiperión había dado al hombre el don de la vista porque su nombre en realidad significa “el que mira desde arriba”.

La esposa de Hyperion, Theia, era también Titanes de la vista, así que tenía sentido que le dieran ese regalo a la humanidad. Otra cosa que hizo pensar a los griegos que Hiperión y Theia les dieron este regalo es porque creían que los ojos emitían un pequeño rayo de luz que les permitía ver.

Mito sobre Hyperión

Era uno de los cuatro hermanos Titán que conspiraron con Cronos para castrar y deponer a su padre Uranos. Cuando el Cielo descendió para yacer con la Tierra, Hiperión, Krios (Crius), Koios (Coeus) e Iapetos (Iapetus); posteados en las cuatro esquinas del mundo, se apoderaron de su padre y lo sujetaron mientras Cronos lo castraba con una hoz.

Urano encarceló a los Titanes en el Tártaro, un lugar oscuro que se encuentra bajo el Hades. Parecía haber hecho esto tan pronto como cada uno de los niños nacieron. Hyperion conspiró con sus hermanos y Gaea, que estaba enojado por el encarcelamiento de sus hijos, para derrocarlo. Cuando Urano fue a visitar a su madre, Hyperión, Crío, Coeus e Iapetto fueron a los cuatro rincones de la tierra: Hyperión al este; Crius al sur; Coeus al norte e Iapetto al oeste.

Separaron a sus padres y le pusieron a su padre. Lo sostuvieron mientras su otro hermano, Crono, lo castraba con una hoz que Gaea había hecho. Los Gigantes, Meliae, Erinyes y con el tiempo, Afrodita, surgieron de la sangre de esta mutilación. Los Titanes entonces arrastraron a Urano hasta el Tártaro y lo encadenaron allí, pero Urano maldijo a Cronos y le dijo que él también sería derrocado por sus hijos.

Los Titanes reinaron lo suficiente para dar a luz a otros Titanes. Pero Cronos, que era consciente de la maldición de su propio padre, volvió a encarcelar a sus hermanos en el Tártaro con el paso del tiempo, donde fueron custodiados por los gigantescos Cíclopes tuertos y los monstruosos gigantes llamados los Hecatoncheires.

Debido a que los Cíclopes y los Hecatónicos eran hijos de Gea y Urano, eran los hermanos plenos de Hiperión y de los Titanes. Los Hecatoncheires tenían cincuenta cabezas y cien manos. En algunos relatos, su presencia horrorizó tanto a Urano que cuando nacieron los empujó de nuevo al vientre de Gaea, lo que le causó no poca angustia. Fue entonces cuando comenzó a planear la destrucción de su marido en serio.

Cronos, temeroso de la profecía de su padre, se tragó a sus propios hijos por su hermana Rea tan pronto como nacieron. Estos eran los olímpicos. Se los comió todos menos ZEUS, que fue escondido por su madre. Cuando Zeus tuvo edad suficiente, se hizo pasar por un sirviente y le dio a Cronos una bebida que le hizo vomitar a los otros niños.

Eventualmente, los olímpicos derrocaron a los Titanes en una terrible guerra de una década llamada Titanomaquia. En algunas historias, Hyperión no parece haber jugado un papel importante en esta guerra, aunque apoyó a los Titanes que lucharon contra sus sobrinos y sobrinas.

En otras historias, lideró la lucha cuando Cronos fue derrotado y luchó valientemente, a pesar de que los Titanes seguían cayendo a la derrota. Cuando la guerra terminó, Hiperión y los otros Titanes fueron arrojados de nuevo al Tártaro, donde una vez más fueron custodiados por los Hecatoncheires, que se habían puesto del lado de los olímpicos.

Mientras Hyperion y los otros Titanes languidecieron en el Tártaro, sus roles en el gobierno del cosmos fueron asumidos por los olímpicos, incluyendo Zeus, Hera, Deméter, Hades y Poseidón, Los Titanes se convirtieron literalmente en los pilares que sostenían la tierra y el cielo, aunque en algunos relatos Zeus, el jefe de los dioses, los liberó.

Se creía que Hiperión y sus hermanos habían cooperado en la creación de los seres humanos, y cada uno de ellos le dio un regalo a la humanidad. El regalo de Hiperión fue la vista.

En este mito, estos cuatro Titanes simbolizan los grandes pilares que sostienen el cielo y la tierra separados o todo el cosmos descrito en las cosmogonías de Oriente. Siendo el padre del sol y del amanecer, Hiperión era considerado el Titán de la columna oriental. Y sus hermanos Koios, Krios e Iapetos presidieron el norte, el sur y el oeste respectivamente.

Los Titanes fueron finalmente depuestos por Zeus y lanzados al pozo de los Tártaros (Tartarus). Hesíodo lo describe como un vacío situado bajo los cimientos de todo, donde la tierra, el mar y el cielo tienen sus raíces.

Aquí los Titanes cambian en términos cosmológicos de ser poseedores del cielo a ser portadores de todo el cosmos. Según Pindar y Esquilo (en su obra perdida Prometheus Unbound) los Titanes fueron finalmente liberados del pozo a través de la clemencia de Zeus.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here