Deméter: Diosa Griega De La Cosecha, El Grano Y La Fertilidad

Deméter es la diosa griega de la cosecha, el grano y la fertilidad en la mitología griega. Ella es uno de los 12 dioses olímpicos que viven en el Monte Olimpo. Debido a que ella era la diosa de la cosecha, era muy importante para los agricultores y campesinos de Grecia.

¿Quien era Démeter?

Era la hija de Cronos y Rea, era la diosa griega del maíz y la agricultura, una de las doce olimpiadas originales. Su dolor por su hija Perséfone que tiene que pasar un tercio del año con su marido Hades en el Inframundo, es la razón por la que hay invierno; su alegría cuando se recupera coincide con los fértiles meses de primavera y verano. Deméter y Perséfone fueron las figuras centrales de los Misterios Eleusinos, la fiesta religiosa secreta más famosa de la antigua Grecia.

Origen de Deméter

Fue uno de los seis hijos de Cronos y Rea, su hija mediana, y su segundo hijo en general, nacido después de Hestia, pero antes de Hera y sus hermanos: Hades, Poseidón y Zeus. Como todos sus hermanos, fue tragada y luego, tras una intervención de Zeus, regurgitada por su padre.

Las consortes de Deméter: Iasion, Poseidón y Zeus

No tenía muchas parejas y rara vez era retratado con una consorte masculina. La Iasión mortal y sus hermanos Poseidón y Zeus son las excepciones más notables, si no las únicas.

El papel de Deméter en la mitología griega

El nombre de Deméter consta de dos partes, la segunda de las cuales (metro) está casi invariablemente vinculada con el significado “madre”, que encaja convenientemente con el papel de Deméter como madre-diosera. Sin embargo, todavía hay debates sobre el significado de la primera parte (De-), que la mayoría de los estudiosos asocian con “Ge”, es decir, Gaia (haciendo Demeter “Madre Tierra”); otros, sin embargo, prefieren vincularla con “Deo”, que es un epíteto superviviente de Deméter y puede haber sido, en una forma anterior, el nombre de uno de los pocos granos.

Representación y simbolismo

Suele ser retratada como una mujer completamente vestida y con aspecto de matrona, ya sea entronizada y sentada regia o de pie orgullosamente con una mano extendida. A veces se la representa montada en un carro que contiene a su hija Perséfone, que casi siempre está cerca de ella. Las diosas cómo se las llamaba cariñosamente, incluso comparten los mismos atributos y símbolos: cetro, cornucopia, mazorcas de maíz, una gavilla de trigo, antorcha y, ocasionalmente, una corona de flores.

¿Qué poderes y habilidades especiales tenía?

Como todos los dioses olímpicos, era inmortal y muy poderosa. Ella tenía control sobre la cosecha y el cultivo de los granos. Ella podía hacer que las plantas crecieran (o no) y tenía control sobre las estaciones. También tenía cierto control sobre el clima y podía hacer que la gente pasara hambre.

Epítetos de Deméter

Era conocida principalmente como el Dador de Alimentos y Granos, o “La del Grano”, para abreviar (Sito). Sin embargo, como presidía algo tan vital como los ciclos de las plantas y las estaciones, los antiguos griegos también se refirieron a ella como Tesmophoros, o “La Portadora de Leyes”, y organizaron un festival sólo para mujeres llamado Thesmophoria para celebrarla como tal. Otros epítetos incluyen: “Verde”, “El Dador de Regalos”, “El Portador de Alimentos” y “La Gran Madre”.

Iasion y Demeter

Al principio de su vida, Deméter se enamoró de un mortal llamado Iasion. Ella lo sedujo en la boda de Cadmus y Harmonia y se acostó con él en un campo tres veces arado. Zeus no creía apropiado que una diosa tan respetada tuviera una relación con un mortal, así que golpeó a Iasion con un rayo. Pero, para entonces ya estaba embarazada de gemelos: Ploutos y Filomelus, el primero el dios de la riqueza, y el segundo el patrón del arado.

Deméter y Poseidón

Luego, el hermano de Deméter, Poseidón, se forzó a sí mismo sobre ella (una vez transformado en semental), y la diosa, una vez más, quedó embarazada con dos hijos: Despoina, una ninfa, y Arión, un caballo que habla.

Demeter fue esposa de Zeus

Finalmente, se convirtió en la cuarta esposa de Zeus. De su unión nació el hijo más conocido de Deméter, Perséfone.

Mito sobre Deméter

Deméter y Perséfone. El mito más importante que involucra a Deméter tiene que ver con el secuestro de su hija Perséfone por parte de Hades y las posteriores peregrinaciones de Deméter.

El secuestro de Perséfone

Hades, el Señor del inframundo, se enamoró de su hija virgen y decidió casarla. Así que un día, mientras ella recogía flores con sus amigas, él la atrajo a un lado usando un narciso fragante e inexpresablemente bello, y luego la agarró con su carroza, saliendo repentinamente de un abismo bajo sus pies.

Demeter se entera

Inconsolable, Deméter caminó por toda la tierra durante nueve días para encontrar a su hija, pero sin éxito. Y entonces, en el décimo día, Hécate le contó lo que había visto y Helios, el Dios del Sol que todo lo veía, confirmó su historia. Deméter ya no tenía el corazón roto. Ahora también estaba enfadada. ¡Y con todo el mundo! Especialmente con Zeus que, según los rumores, había aprobado toda la operación e incluso había ayudado a Hades en todo momento.

Así que Deméter dejó el Monte Olimpo y fue a llorar a su hija entre los mortales, disfrazada de anciana. Terminó en la corte del rey Celeo de Eleusis, donde su esposa Metanira la contrató para que fuera la enfermera de su hijo Demophon. Iambe, la vieja sirvienta de la casa, la animó con sus bromas, y Deméter se rió por primera vez en muchas semanas. En gratitud por la bondad, ideó un plan para hacerlo inmortal, así que ella comenzó a bañarlo en fuego cada noche, quemando así su mortalidad.

Sin embargo, un día, Metanira fue testigo del ritual y, sin darse cuenta de lo que estaba sucediendo, empezó a gritar de pánico y alarma. Esto perturbó la estrategia de Deméter, por lo que se reveló de inmediato y le dijo a Metanira que la única manera de que los Eleusinos recuperarán su bondad es construyendo un templo y estableciendo un festival en su gloria.

El retorno de Perséfone y el establecimiento de los ciclos

El rey Celeus hizo exactamente eso, y Deméter pasó todo un año viviendo en su templo recién construido, afligida y, en su dolor, descuidando todos sus deberes como diosa de la fertilidad y la agricultura. Como consecuencia, la tierra se volvió estéril y la gente empezó a morir de hambre.

Después de enviar sin éxito a todos los dioses, uno por uno, a Deméter con regalos y súplicas, Zeus se dio cuenta de que tendría que traer a Perséfone de vuelta a su madre si no quería ver cómo la humanidad desaparecía del planeta. Así que envió a Hermes al Hades, y el mensajero divino trajo a Perséfone a su madre.

Sin embargo, los dioses pronto se dieron cuenta de que la hija de Deméter ya había comido una semilla de granada en el inframundo, lo que la obligó a permanecer en el inframundo. Sabiendo que Deméter no permitiría que tal cosa sucediera, Zeus propuso un compromiso: Perséfone pasaría un tercio del año con Hades y los otros dos tercios con Deméter.

La primera, el período de duelo de Deméter, corresponde a los meses de invierno del año en que la tierra es estéril y desnuda; la segunda, cuando se regocija, se superpone con los abundantes meses de nuestras primaveras y veranos. El mito también explica el ciclo de crecimiento de las plantas. El grano, al igual que Perséfone, debe morir y ser enterrada bajo tierra para dar mucho fruto por encima de él.

Fuentes

Las mejores fuentes del mito principal de Deméter son el “Segundo Himno Homérico” y el quinto libro de las “Metamorfosis” de Ovidio, donde, naturalmente, los nombres de los principales protagonistas se cambian por los de sus homólogos romanos: Ceres, Plutón y Proserpina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here