Titanomachy: Batalla Entre El Titán Más Antiguo Y Los Dioses Jóvenes Olímpicos

Titanomachy fue una batalla de 10 años entre el Titán más antiguo y los dioses olímpicos más jóvenes, de la mitología griega. La prosaica brecha entre las viejas generaciones parecía ser la fuente del conflicto de Titanomachy, y los Titanes no querían ceder su poder ilimitado a los jóvenes.

Titanomachy

Fuente

Un poema titulado Titanomachy, posiblemente escrito por un famoso bardo, Eumelus de Corinto, detallaba la batalla de Titanomachy entre los Titanes y los Olímpicos, ¡pero la obra se perdió! La Teogonía de Hesíodo, compuesta en 700 a.C., representa la batalla de sucesión del dios, así como otro relato del choque de Titanomachy de Apolodoro, un mitógrafo, en el siglo I o II d.C.

Cronología de la batalla épica

La historia de la Titanomachy comienza en el momento en que Urano (dios del cielo) gobernó el universo con Gaea (dios de la Tierra). Eran dioses primitivos: los primeros dioses y diosas nacidos del Caos primordial. Urano y Gaea tuvieron 12 hijos. Sin embargo, sus descendientes se convirtieron en gigantes altísimos, y pronto Urano se asustó de sus propios hijos. Temía que sus hijos gigantes, los Titanes, pudieran dominarlo.

Urano no podía soportar la idea de perder su poder supremo, y allí comenzó la tiranía que finalmente condujo a la épica batalla de Titanomachy. Urano arrojó a todos sus hijos a las oscuras profundidades del Tártaro, una tortuosa mazmorra bajo el Hades! Gaea se enfureció por las duras acciones de su marido hacia sus hijos, lo que resultó en una peligrosa ruptura entre marido y mujer. Gaea estaba decidida a vengarse de su tiránico marido.

Y ciertamente lo hizo, y con la misma malicia, ayudada por una hoz gigante. Gaea persuadió a su hijo menor, Cronos, para que castrara a su padre la próxima vez que tuviera relaciones sexuales con ella. El valiente Cronos emboscó con éxito a su padre, le cortó los genitales y los arrojó al mar. La sangre de Urano goteaba en el suelo donde dio a luz a tres niños: Gigantes, Erinyes y Meliae; y del mar nació la diosa Afrodita.

La tiranía continúa

Titanomachy

Urano maldijo a su hijo y profetizó que los propios hijos de Cronos también lo derrocarían. Y así continuó el ciclo de miedo, codicia y tiranía. Cada macho Titán, incluyendo a Cronos, se unió con su hermana para producir descendencia. Cuando Cronos y su esposa, Rea, comenzaron a procrear, el miedo de Cronos a la profecía de su padre se desencadenó, haciéndolo paranoico de perder su propio poder y convirtiéndolo esencialmente en su padre, un tirano.

Desterró a sus hermanos al Tártaro y luego se comió a sus propios hijos. Sin embargo, como los niños eran inmortales, no fueron asesinados. Cuando Rea dio a luz a su último hijo, Zeus, ella no quería que sufriera el mismo destino que sus otros hijos y se las arregló para salvarlo con engaños. Cronos quería comer Zeus también cuando nació, pero Rea rápidamente sustituyó al niño por una piedra envuelta en una manta. Cronos cayó en el truco y se comió la piedra que creía que era su hijo.

Mientras tanto, Rea escondió a Zeus en una cueva donde, según se dijo, fue criado por una cabra, Amaltea. Allí, Zeus supuestamente creció de un niño a la edad adulta en el período de sólo un año! Zeus más tarde se convirtió en el copero de su padre, sin que Cronos lo supiera.

Al igual que Gea, Rea no aceptaría el destino miserable que se le había impuesto a sus hijos y convenció a Zeus de que derrocará a su padre. Zeus y su primera esposa, Metis, prepararon una mezcla de mostaza y vino para que Cronos la bebiera. El brebaje hizo que Cronos vomitara a los otros niños de Rea. Zeus reunió a todos sus hermanos y los convenció de que comenzaran una rebelión contra su padre. Así se puso en marcha la épica batalla de Titanomachy!

En los primeros enfrentamientos iniciales de la Titanomachy, Zeus y los dioses olímpicos más jóvenes fueron derrotados por los dioses más antiguos. Zeus sabía que necesitaba refuerzos si quería ganar la guerra. Luego liberó a los Cíclopes y Hecatóncimos del Tártaro a cambio de su ayuda en la lucha contra Cronos. Mientras la Titanomachy continuaba, Hecatonchires lanzó rocas gigantes a los Titanes, y los Cíclopes forjaron los icónicos rayos de Zeus.

¿Terminará alguna vez la lucha?

Titanomachy

La batalla de Titanomachy continuó durante 10 años, con los dioses en el Monte Olimpo y los Titanes en el Monte Othrys. Las repercusiones de la Titanomachy se podían sentir incluso en la Tierra, manifestándose como numerosos terremotos y otros desastres naturales. Los olímpicos finalmente se levantaron como los vencedores de la Titanomacracia y encarcelaron a todos los Titanes del Tártaro, excepto a Themis y Prometeo.

Allí estaban custodiados por Hecatónquires. La Titanomachy fue puesta a descansar cuando Zeus dividió el mundo en tres partes. Se convirtió en el rey del cielo y gobernador de mortales y dioses; Poseidón, gobernador del mar; y Hades, gobernador del inframundo.

Puede haber llegado a su fin, pero la paz no duró mucho en el reino de los déspotas narcisistas. A Gaea le irritó la derrota de sus hijos, los Titanes. Ella creó un monstruo vicioso, Tifón, un gigante que respira fuego con 100 cabezas de dragón, para castigar a Zeus! Y así el ciclo de la retribución de la justicia propia persistió en la tierra del dios. La calma que había descendido después de la Titanomachy se había ido, y Rea una vez más tuvo que vengarse!

Los dioses griegos pueden haber gobernado sobre el cielo, el mar, la Tierra y el inframundo, pero ¿fue su tendencia a ser guiados por su miedo y sus egos, como lo demuestra la historia de la Titanomachy, no una debilidad? ¿Una debilidad que los hacía falibles, un rasgo de carácter que compartían con criaturas mucho menores a las que se referían como meros mortales?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here