Home Seres Mitológicos Cíclopes: Gigantes De Un Solo Ojo | Seres Mitologicos Griegos

Cíclopes: Gigantes De Un Solo Ojo | Seres Mitologicos Griegos

Los Cíclopes eran seres gigantescos, tuertos y de enorme fuerza. Originalmente, eran tres: Arges, Estéropes y Brontes; hábiles herreros, estos eran los hijos de Urano y Gaia y los hermanos de los Hecatoncheires y los Titanes. Fueron encarcelados por Cronos pero liberados por su hijo Zeus, por quien forjaron su famoso rayo en señal de gratitud.

Sin embargo, más tarde, los poetas hablaron de un tipo diferente de Cíclope, una raza de pastores tuertos y violentos de un solo ojo que vivían en las cuevas de la isla de Sicilia. El más famoso entre ellos fue Polifemo, el cíclope que se enamoró de Galatea y que finalmente fue cegado por Odiseo.

¿Que significa Cíclope?

La palabra “cíclope” puede traducirse literalmente como “de ojos redondos“, pero muchos autores creen que deriva de una palabra mucho más antigua que originalmente significaba “ladrón de ovejas“. Ambas etimologías describen sospechosamente bien a los Cíclopes y, de hecho, es totalmente posible que el propio nombre de los Cíclopes haya influido y, lenta pero seguramente, distorsionado su representación original.

Dos tipos de cíclopes

A pesar de que parecen haber compartido sus rasgos más distintivos entre ellos, parece que ha habido dos tipos muy diferentes de Cíclopes en la mitología griega antigua. Los Cíclopes de Hesíodo son tres gigantescos y divinos herreros, hijos de Urano y Gea, residentes del Olimpo; los de Homero son una raza de enormes y violentos pastores relacionados con Poseidón y que habitan en el mundo de los humanos.

Cíclopes de Hesíodo

Hesíodo menciona sólo tres Cíclopes: Arges, Estéropes y Brontes (Vivid). Los hijos de Urano y Gea, son algunos de los primeros dioses que han surgido, nacidos poco después de los Titanes, y justo antes de los Hecatoncheires, ambos sus hermanos.

Cíclopes de Homero

Los Cíclopes de Homero eran una raza de pastores feroces y poco inteligentes que vivían en la isla de Sicilia, al menos por lo que podemos deducir de la “Odisea” y de las obras posteriores inspiradas en ella. El más famoso entre ellos, Polifemo, fue el hijo de Poseidón y la ninfa Thoosa, y tuvo un famoso encuentro con Odiseo.

Basado en la mayoría de las descripciones, los divinos Cíclopes eran seres gigantescos e inmensamente fuertes con un solo ojo en el medio de sus frentes. Tenían un don para la metalurgia y la artesanía y acabaron siendo los obreros de Hefesto, cuyo taller se suponía que estaba en el corazón de la montaña volcánica del Etna.

Cronos y los Cíclopes

Incitado por su madre Gaia, el más joven de los Titanes, Cronos, castró y derrocó a su padre Urano, estableciéndose como el gobernante supremo de todos los dioses. Temiendo el poder de sus hermanos, encarceló tanto a los Cíclopes como a los Hecatónicos en el Tártaro, haciendo que la Campeona dragona los protegiera por toda la eternidad. Aterrorizado también por sus hijos, Cronos trató de devorar a cada uno de ellos tan pronto como nacieron.

Zeus, los Cíclopes y la Titanomaquia

Con el tiempo, sin embargo, los Cíclopes y los Hecatónquiros fueron liberados del Tártaro por el único de los hijos de Cronos que no fue comido por él al nacer. Zeus hizo esto por consejo de Gaia, quien le había informado que no podría deponer a Cronos sin su ayuda. Fieles a las palabras de Gaea, los Cíclopes jugaron un papel crucial durante la Titanomaquia.

Es decir, no sólo se pusieron del lado de Zeus en su guerra contra los Titanes, sino que también forjaron el poderoso rayo de Zeus, junto con un tridente para Poseidón y un casco de invisibilidad para el Hades. Con la ayuda de estas armas, Zeus y su partido salieron triunfantes de la Titanomachy, desterrando a los Titanes al Tártaro de una vez por todas.

Las obras de los Cíclopes

Ahora que Zeus se había convertido en el gobernante del mundo, los Cíclopes podían dedicarse plenamente a sus talentos y a la línea de trabajo elegida. Se instalaron en las forjas del divino artífice Hefesto (bajo el volcánico Monte Etna en Sicilia) y, bajo su dirección, siguieron forjando los rayos de Zeus, además de fabricar piezas de algunos de los equipos de otros dioses (la armadura de Atenea, el carro de Ares).

También se creía que los Cíclopes habían construido numerosas obras monumentales en toda Grecia e Italia. Algunos de los edificios más famosos que se les atribuyen son los inmensos muros de Tiryns y la Puerta del León en Micenas.

Representación

Aunque también tenían un solo ojo y eran tan gigantescos como los Cíclopes de Hesíodo, los Cíclopes de Homero no eran ni herreros ni obedientes. Generalmente retratados como caníbales violentos, llevaban una vida ingobernable, sin tener modales sociales ni miedo por los dioses. “No tienen leyes ni asambleas del pueblo”, escribe Homero, “sino que viven en cuevas en las cimas de las altas montañas; cada uno es señor y señor en su familia, y no tienen en cuenta a sus vecinos”.

El principal representante de los Cíclopes de Homero fue el monstruo come hombres Polifemo, descrito por Homero como ciego y burlado por Odiseo. Los autores posteriores lo convierten en un posible amante de la ninfa Galatea.

Polifemo y Galatea

Mucho antes de ser cegado por Odiseo, Polifemo se había enamorado de una hermosa ninfa llamada Galatea. Sin embargo, como se puede suponer, sus acciones no fueron ni graciosas ni aceptables para la bella doncella, quien las rechazó en favor de un joven llamado Acis, el guapo hijo de Fauno y la ninfa de río Simaethis. Polifemo, enfurecido y con su habitual barbarie, mató a su rival lanzándole una roca gigantesca. La sangre del asesinado Acis, que brotaba de la roca, formó una corriente que lleva su nombre hasta el día de hoy.

Polifemo y Odiseo

Al aterrizar en la isla de los Cíclopes, Odiseo y sus marineros se encontraron atrapados en la cueva de Polifemo. El cíclope se comió a seis de los hombres de Odiseo, y no tuvo otra opción que idear un plan de escape rápido. Así que, una noche, intoxicó a Polifemo y se perforó el ojo con una estaca de madera; a la mañana siguiente, les dijo a sus hombres que se escondieran bajo los estómagos de las ovejas de Polifemo, y así logró sacarlos de contrabando de la cueva. Fue a causa de este acto que Poseidón, el padre de Polifemo, le guardó rencor durante una década a Odiseo, manteniéndolo alejado de Ítaca y de su amada esposa, Penélope.

La muerte de los cíclopes

Parece que los tres Cíclopes originales sufrieron una muerte prematura a manos de los olímpicos. Primero Arges fue asesinado por Hermes mientras protegía a Io de la lujuria de Zeus; luego, Apolo mató tanto a Estéropes como a Brontes en un acto de venganza por la muerte de su amado hijo, Asclepio. En realidad, los Cíclopes no tuvieron nada que ver con su muerte, más que forjar el rayo que Zeus lanzó en dirección a Asclepio. Pero, obviamente, Apolo no pudo vengarse de Zeus, así que Estéropes y Brontes tuvieron que sufrir su ira en lugar de Zeus.

Fuentes

Los Cíclopes de Hesíodo se describen por primera vez en la “Teogonía”, donde también se relata brevemente su papel en la Titanomaquia. El Cíclope de Homero y el encuentro entre Polifemo y Odiseo se cuenta en su totalidad en el noveno libro de la “Odisea”. En la “Eneida”, Virgilio describe maravillosamente el taller de los Cíclopes, y Eurípides ha escrito toda una comedia sobre los rebeldes Cíclopes, la única obra de sátiro completa que nos ha llegado.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here