Home Personajes Mitológicos Tiresias: Famoso Vidente En La Mitología Griega | Personajes Mitológicos

Tiresias: Famoso Vidente En La Mitología Griega | Personajes Mitológicos

Tiresias fue, quizás, el más famoso de todos los antiguos videntes griegos. Hijo de Everes y Chariclo, vivió siete generaciones, desde los días de Cadmo hasta la época de Edipo y sus hijos. Él fue cegado por Atenea o por Hera por haber visto a la primera desnuda u ofendida a la última diosa al ponerse del lado de Zeus en una discusión marital.

Sin embargo, su castigo vino con recompensas posteriores: los regalos de previsión y larga vida. Además, Teiresias fue el único que conservó sus poderes proféticos incluso en el inframundo, donde fue visitado por Odiseo y a quien le dio numerosos consejos importantes.

¿Quién era Tiresias?

En la mitología griega, Tiresias era un conocido profeta de Apolo. Era hijo de un pastor llamado Everes y de una ninfa llamada Chariclo. Residió en Tebas y participó activamente en varios mitos, uno de los cuales se refería al trágico desarrollo de los acontecimientos que rodearon a los reyes de Tebas, incluyendo a Layo y Edipo. Se rumorea que vivió durante siete generaciones y que finalmente falleció después de la expedición de los Siete contra Tebas.

Familia Teiresias

A través de su padre, Everes, Teiresias era descendiente de Udaeus, uno de los cinco hombres sembrados en Tebas (los Spartoi); la madre de Teiresias, por otro lado, era una ninfa llamada Chariclo, una devota sirvienta de Atenea. De hecho, ella era su favorita: al menos según un relato superviviente el quinto himno de Calímaco, Atenea amaba a Chariclo “hasta la distracción, la amaba más que a ninguna otra…. y siempre estaban juntos”.

Apariencia

Tiresias se representa de diversas maneras en las representaciones artísticas. Algunos lo muestran como un hombre, mientras que otros como una mujer. En algunos, todavía tiene la vista, mientras que en otros es ciego. Muchos lo muestran usando sus habilidades proféticas. Otras obras artísticas le muestran derribando las serpientes que le llevaron a experimentar la vida como miembro del sexo opuesto.

Tiresias puede ser descrito como un hombre de aspecto sabio que desafortunadamente no fue tomado en serio por muchos, a pesar de que tenía el verdadero don de profecía. Su descripción física incluye una barba larga y ojos sin vida, que representan su ceguera. Aunque no podía ver el mundo literal que le rodeaba, podía ver el futuro.

Orígenes

Tiresias es mencionado en varios trabajos mitológicos, incluyendo La Odisea de Homero. Es en esta obra escrita que sus dones proféticos se conservan en el Inframundo y es consultado por Odiseo. También es mencionado por varios otros autores, entre ellos Pindar, Sófocles, Ovidio y Eurípides.

Mitos y leyendas

Hay dos mitos principales que se asocian comúnmente con Tiresias. Ambos tienen que ver con alteraciones en su ser físico que moldearían su futuro profético.

Castigo de Hera – Tiresias convertido en mujer

Cuando Tiresias era joven, se encontró con dos serpientes que se apareaban en el monte Cyllene. Por alguna razón, golpeó a las serpientes y mató a ambas o a una, dependiendo de la versión del mito. Hera lo castigó por sus acciones y lo convirtió en una mujer. Mientras Tiresias era una mujer, sirvió como sacerdotisa para Hera. Este deber duró siete años e incluso se casó y tuvo hijos.

Después de siete años, se encontró con otro par de serpientes. Recordando la acción que había causado su destino actual, dejó en paz a las serpientes. Esto revirtió la maldición, y Tiresias se convirtió en un hombre una vez más.

Castigo de Atenea – Ceguera de Tiresias

Tiresias era un profeta ciego. Sin embargo, no nació ciego. Esto vino a ser cuando él tropezó con la diosa Atenea mientras ella se bañaba en un lago. Se encontró incapaz de apartarse de su desnudez y fue cegado por ella como castigo. La madre de Tiresias le rogó a la diosa que deshiciera la maldición, y después de suficiente persuasión, Atenea estuvo de acuerdo. Pero cuando ella trató de restaurarle la vista, no pudo hacerlo. Para reparar lo que le había hecho a Tiresias, le dio el don de la profecía. Esto apuntaría su vida en una nueva dirección.

Hay una historia alternativa con respecto a los eventos que causan la ceguera del profeta. La segunda versión dice que Zeus y Hera estaban discutiendo si los hombres y las mujeres experimentaban más placer durante el sexo. Hera dijo que era el macho, mientras que Zeus dijo que era la hembra. Consultaron con Tiresias, ya que había sido tanto hombre como mujer. Tiresias dijo que la respuesta era definitivamente la mujer. Hera se enfureció y lo dejó ciego. Zeus, en un esfuerzo por agradecerle su apoyo, le dio la habilidad de ver el futuro.

Tiresias en Tebas

Tiresias era de Tebas, la gran ciudad griega. Muchos de sus cuentos proféticos lo rodean a él y a los que lo rodean en la gran ciudad. El primer cuento dice que apareció con Cadmus, que fue el primer rey de Tebas y su fundador, y advirtió al rey Pentecostés sobre la denuncia de Dioniso como dios. Tanto Tiresias como Cadmus se vistieron como adoradores de Dioniso y se dirigieron a la montaña para honrarlo.

En Edipo el Rey, el nuevo rey de Tebas, Edipo, consulta a Tiresias sobre la investigación de la muerte del rey anterior. Cuando fue llamado por primera vez, Tiresias se negó a dar a Edipo una respuesta directa. En vez de eso, le dio pistas al rey. Le dijo que el asesino era alguien que el rey prefería no descubrir. Edipo enfureció a Tiresias diciéndole que sus indirectas eran sólo una forma de cubrir el hecho de que en realidad no podía ver el futuro. Edipo sacó a Tiresias de su palacio, pero finalmente descubrió la verdad y se dio cuenta de que el profeta tenía razón.

Tiresias tuvo otra mano en el papel de otro rey de Tebas. Edipo finalmente dejó la ciudad para ser gobernado por sus hijos. Pero se negaron a compartir el trono, y finalmente se pelearon hasta la muerte. Megaeus se acercó a Tiresias en busca de ayuda, pero se le dijo que lo que necesitaba la ciudad era la muerte voluntaria de un tebano. Megaeus se suicidó para salvar la ciudad de Tebas.

Las profecías de Teiresias

Teiresias vivió a través de siete generaciones diferentes, y muchos de los grandes Tebas fueron bendecidos con el privilegio de consultarle; desafortunadamente, no todos ellos lo creyeron o lo tomaron en serio.

Las primeras profecías de Teiresias – Narciso y Anfitrión

Parece que Teiresias se hizo famoso por primera vez como vidente cuando le dijo a Narciso que estaba destinado a vivir una larga vida, para que no “llegara a conocerse a sí mismo”. Según cuenta la historia, Narciso vio una vez el reflejo de su rostro en un manantial y se enamoró de sí mismo, un acontecimiento que lo llevó a su eventual desaparición. La profecía de Tiresias se cumplió. Por otra parte, así es como se veían todas las profecías de Teiresias: breves, enigmáticas, exactas y, por lo general, con una estipulación potencialmente redentora.

Una vez que Teiresias aseguró su reputación en el caso de Narciso, gente de toda Grecia comenzó a visitarlo para encontrar una solución a sus problemas. Uno de ellos fue el totalmente confundido Anfitrión, cuya esposa Alcmena no le pareció nada acogedora a su regreso de la guerra contra los Taphians; además, insistió en que él, de hecho, había vuelto un día antes y que ya habían dormido juntos la noche anterior.

Anfitrión fue a Teiresias para averiguar si Alcmena le estaba mintiendo, y el vidente rápidamente aclaró todo: fue Zeus, disfrazado de él, quien se acostó con Alcmena una noche antes de que Anfitrión regresara. Ahora, no sabemos si Anfitrión se sintió mejor después de descubrir la verdad, pero sí sabemos que no había nada que él pudiera hacer al respecto.

Las profecías tardías de Tiresias – Edipo y Creonte

Si Edipo hubiera creído un poco más en las palabras de Teiresias, se habría enterado de sus terribles hazañas de una manera mucho menos dramática. Sin embargo, demasiado enfadado para darse cuenta del viejo vidente, se da cuenta demasiado tarde de que, aunque ciego, Tiresias podía ver más que él desde el principio; y que él mismo, aunque con vista, había estado ciego la mayor parte de su vida. La ironía es completa cuando Edipo se saca los ojos.

Habiendo sido testigos de ellos, Creonte, el sucesor de Edipo en el trono de Tebas, debería haber aprendido una o dos lecciones de estos acontecimientos. Desafortunadamente, no lo hizo, y decidió meter a Antígona en la cárcel a pesar de las advertencias de Teiresias de que esto podría causar mucho dolor y llanto en su casa.

Creonte se retractó de su decisión al cabo de un tiempo, pero ya era demasiado tarde: cuando liberó a Antígona, ella ya se había suicidado, un acto cometido, en el breve período de tiempo, tanto por su hijo (el amante de Antígona) como por su esposa.

La muerte de Tiresias

Apolo mató a Tiresias con una flecha en Tilphussa, un manantial manchado. Su alma entró inmediatamente en el primer nivel del Hades. Luego fue visitado por Odiseo, quien le aconsejó sobre cómo continuar su viaje a Ítaca, por ejemplo, cómo pasar por Charybdis y Scylla.

Simbología

El profeta suele asociarse con las serpientes, ya que fueron las que cambiaron su futuro. También está ligado a su don de profecía y a su larga vida. A menudo es retratado con un bastón, que simboliza tanto su ceguera como su poder.

Cultura

Aunque no es la figura más famosa de la mitología griega, Tiresias ha tenido un profundo impacto en varias producciones de la cultura pop y obras artísticas.

Aparece en La tierra baldía, un poema de T.S. Eliot. También presta su nombre a un ballet coreografiado que se estrenó en el Royal Opera House del Covent Garden de Londres en julio de 1951. La novela La pasión de la nueva Eva de Angela Carter, fue una parodia moderna del mito que rodea al famoso profeta. Otra novela, Orlando, de Virginia Woolf, es de naturaleza similar.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here