Nereidas: Ninfas Marinas En La Mitología Griega | Personajes Griegos

Las Nereidas eran cincuenta ninfas hijas de Nereo, el viejo del mar. Eran doncellas de la riqueza del mar y protectoras de marineros y pescadores, que acudían en ayuda de los que estaban en apuros. Cada uno de ellos representaba varias facetas del mar, desde la salmuera hasta la espuma del mar, la arena, las rocas, las olas y las corrientes, así como las diversas habilidades que poseían los marineros.

¿Qué es una Nereida?

Las Nereidas son un grupo de cincuenta ninfas marinas, hijas de Nereo y Doris, que son famosas por su belleza y dulzura. Juntos, representan todo lo bueno del océano, desde sus olas brillantes hasta sus rápidas corrientes y la abundancia de peces.

Vivían con su anciano padre en una gruta plateada en el fondo del Mar Egeo. El Nereid Thetis era su líder no oficial y Anfitrite era la reina de Poseidón.

Las Nereidas fueron representadas en el arte antiguo como hermosas y jóvenes doncellas, a veces corriendo con pequeños delfines o pescando en sus manos, o bien montando sobre las espaldas de delfines, hipopótamos (hipocampos) y otras criaturas marinas. El nombre Nereidas significa “Hijas de Nereo” pero también “las Húmedas” de nêros, la palabra griega que significa “húmedo”.

Descripción

Al igual que las ninfas del agua dulce y la tierra, las Nereidas son doncellas exquisitamente hermosas con piel rosada y cabello largo y suelto. No hay dos Nereidas exactamente iguales, pero siempre pueden ser identificadas porque llevan las muestras de su hogar oceánico: un peine de coral rojo que retiene sus rizos o una estrella de mar aferrada a sus túnicas.

Las hijas del océano son amigables con todas sus criaturas; la mayoría de las veces, las encontrarás montando delfines o acurrucadas con hipocampos. Ocasionalmente, las propias doncellas son vistas con colas gráciles, parecidas a las de un pez.

Habilidades especiales

Generalmente, las Nereidas son de temperamento tan dulce como hermosas. Los cincuenta son famosos por sus suaves y sedosas voces y por su baile de pies ligeros, y con mucho gusto entretendrán a un viajero cansado en su palacio de plata y oro bajo el mar. Sin embargo, no son tan peligrosas como las sirenas. En lugar de seducir y atrapar a los marineros, guían a los barcos y calman los mares.

Si consigues irritar a una de estas serenas doncellas, tendrás que librar una batalla. La mayor fuerza de una Nereida es su familia; si insultas a una de estas doncellas, las cincuenta vendrán en tropel sobre ti. Nereus, Posesión, e incluso Zeus tienden a apoyar a las ninfas del mar también, por lo que puede esperar ser recibido con tormentas horribles y monstruos marinos enojados si se atreve a meterse con una Nereida.

Cada una de las hermanas tiene su propio toque especial, en lo que se refiere al océano. Por ejemplo, Galateia evoca espuma de mar, mientras que Kymo crea olas. Neso gobierna las islas, Speio habita en las cuevas marinas y Tetis controla el desove de los peces.

Orígenes

Las cincuenta Nereidas comparten un padre, Nereus, al que a menudo se le llama “el Viejo en el Mar”. Nereus nace directamente del Mar y de la Tierra. Su poder es antiguo, incluso anterior al surgimiento de los dioses olímpicos, pero toma una posición subordinada a los otros dioses. En lugar de unirse a ellos en el Olimpo, mantiene su propio y magnífico palacio en el Mar Egeo, donde es atendido por sus encantadoras hijas.

Además de su palacio, Nereo también comparte su espíritu noble con sus hijas. Es famoso por su honestidad y benevolencia y, sin duda, las gentiles Nereidas han heredado su temperamento de él. La madre de todas las Nereidas es Doris, una ninfa marina que nació de un par de Titanes oceánicos. Transmitió a sus hijas su belleza poética y su responsabilidad de mantener el océano rico y hospitalario.

Las Nereidas también pueden contar con Poseidón, el Dios del Océano, como un fuerte aliado. Las hermosas doncellas a menudo viajan con Poseidón, añadiendo un poco más de estilo a su séquito. A cambio, Poseidón defiende su honor contra cualquier adversario o pretendiente indigno.

Mitos famosos

El sacrificio de Andrómeda

La reina Casiopea era famosa por su belleza y su vanidad. Durante años, ella y su marido gobernaron el reino de Etiopía con mucho estilo, pero cuando la vanidad de la reina la llevó a jactarse de que su hija, Andrómeda, era más bella que las Nereidas, hizo caer la ira de los dioses sobre su desafortunado reino.

Poseidón se ofendió cuando oyó a Casiopea arrastrando la belleza de sus amadas Nereidas. Por su bien, le pidió permiso a Zeus para enfermar a un horrible monstruo marino, Cetus, en la costa de Etiopía. Después de que Cetus había reducido gran parte del reino a ruinas, el rey desesperado le preguntó a un oráculo cómo se podía detener a la bestia. El rey recibió una respuesta horrible: debe sacrificar a su hija inocente, Andrómeda, por el monstruo.

Con un corazón amargo, el rey envió a Andrómeda a la orilla del mar, donde fue desnudada y encadenada a una roca. Justo cuando el monstruo salió del océano para reclamar su premio, Perseo vino al rescate de la doncella. Mató al monstruo y tomó a la bella Andrómeda (aunque no tan bella como una Nereida) como su esposa.

La Prueba de Teseo

Poco antes de su legendario ataque al minotauro, Teseo fue sometido a una prueba aún más complicada. Acababa de llegar a Creta, junto con otros seis niños y siete niñas que se suponía debían ser sacrificados al minotauro. Minos, el rey de Creta, desarrolló una nueva idea cuando se dio cuenta de la belleza de una de estas jovencitas; decidió que la llevaría a su propia habitación, en lugar de enviarla al laberinto mortal, donde la esperaba el minotauro.

Teseo se opuso al rey Minos, declarando que era hijo de Poseidón, y que no permitiría que se usara erróneamente a una joven dama. Minos simplemente se rió de Teseo. Entonces, tomó un anillo de oro de su dedo y lo arrojó al océano, diciéndole a Teseo que lo recuperara, si realmente era el hijo de Poseidón.

Sin dudarlo, Teseo saltó al océano. Un enjambre de delfines apareció a su alrededor y lo guió bajo las olas y hacia las brillantes profundidades del océano. Allí encontró un palacio de belleza abrumadora, y las Nereidas, con la piel resplandeciente como el fuego y los pies moviéndose como el líquido, salieron corriendo a su encuentro. Después de una gloriosa fiesta, las Nereidas lo enviaron de vuelta con el anillo de Minos y una corona llena de piedras preciosas para probar que él era, de hecho, el hijo de Poseidón.

El feliz matrimonio de Anfitrite

Una de las más bellas Nereidas, Anfitrite, atrajo más que una mirada amistosa de Poseidón. El dios la amaba más que a todas sus hermanas, y eventualmente, se propuso casarse con ella. Al principio, Anfitrite se asustó con el concepto de matrimonio. Ella eludió a Poseidón al huir de una gruta a otra en las profundidades del océano. Afortunadamente, el dios Delphin era un nadador más profundo que Poseidón. Encontró a Anfitrite y la convenció para que volviera con su futuro esposo. Se casaron, y Anfitrite vivió una vida de esplendor como Reina del Mar.

El matrimonio infeliz de Tetis

Un día, algunas de las hermanas nereidas estaban retozando juntas en la orilla del mar, jugando uno de sus encantadores juegos. Un hombre, Peleo, los vio y se sintió abrumado por el deseo de convertir a una Nereida en su esposa. Se metió en su juego y agarró al bello Tetis. Aunque intentó cambiar de forma en varias formas, Peleo todavía la agarró. Por fin, la exhausta, aceptó casarse con él, pero no estaba contenta con ello, y tampoco lo estaban ninguna de sus hermanas.

Una boda elaborada, con hermosas flores de agua y música embrujadora, fue lanzada para Peleo y Tetis, pero el corazón de Tetis seguía amargado. Sus hermanas la acompañaron a la boda, todas de luto por ella, y la novia misma lloró detrás de su velo. A pesar de odiar a su marido, Tetis amaba al hijo que les había nacido, Aquiles. Ella intentó bendecirlo con inmortalidad, le habló de una profecía que decía que sería más grande que su padre, lo escondió durante la primera mitad de la guerra de Troya, y le dio una armadura especial para luchar contra su archienemigo, Héctor.

Los argonautas y las rocas errantes

Bajo las órdenes de la diosa Hera, las Nereidas aceptaron ayudar a los argonautas en su viaje por mar, a pesar de que seguían siendo amargos enemigos de Peleo, que obligó a Tetis a casarse con él.

Primero, Tetis se acercó al barco del Argonauta, que había estado parado en la playa de Aia durante días. Sólo se le apareció a su marido, diciéndole que preparara el barco para un viaje peligroso al día siguiente. Ella y las otras ninfas del mar guiarían al barco a través de este viaje, pero él no debe señalársela a ninguno de sus compañeros, o ella se enfadaría más que nunca con él.

Como se les ordenó, los argonautas se prepararon para navegar, y al día siguiente, Tetis apareció de nuevo. Esta vez, ella comenzó a empujar el barco, dirigiéndolo a través del agua. Pronto, las otras ninfas comenzaron a saltar alrededor del barco como una multitud de delfines. El barco se acercó a un grupo de rocas peligrosas, pero con Tetis dirigiéndolas y sus hermanas protegiéndolas, llegaron a salvo a través de las rocas.

Las nereidas en la cultura griega y romana

Las nereidas eran veneradas en la cultura griega. Su legendaria belleza les valió un lugar en la mejor obra de arte griega, y en las ciudades costeras, incluso fueron adorados como deidades. Las hijas del mar desempeñan un papel en algunas de las obras literarias más importantes de la antigua Grecia, como La Ilíada, Los Argonautas y El Vello de Oro. También abundan en poesía menor. Los santuarios mosaicos fueron construidos para honrar a las hermosas ninfas marinas.

Imágenes de ellos fueron impresos en monedas de plata y oro, incluso talladas en las caras de las piedras preciosas para que las damas de élite las usaran como joyas. Como muchos de los otros dioses y semidioses de la cultura griega, las Nereidas fueron transmitidas a los romanos, quienes quedaron igualmente fascinados por ellas.

Uso Moderno

Hoy en día, el término “nereid” ha quedado en gran medida fuera de uso. Cuando se hace referencia a las Nereidas, se distinguen mal de otras ninfas y criaturas parecidas a las hadas. En honor a la antigua mitología griega, una de las lunas que orbita Neptuno (un planeta llamado así por Neptuno o Poseidón) se llama Nereid.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here