Home Dioses Mitológicos Príamo: El Último Rey De Troya, Según La Mitología Griega

Príamo: El Último Rey De Troya, Según La Mitología Griega

Príamo fue el último rey de Troya, según la mitología griega, Príamo fue el último rey de Troya. Él gobernó la ciudad durante la Guerra de Troya y tuvo vínculos tanto con su principio como con su fin. Su mito atrae la compasión de muchos que lo escuchan y sirve como recordatorio de que la familia es el aspecto más importante de la vida.

Orígenes

Príamo era el hijo menor del rey Laomedón. Su nombre de nacimiento era Podarces. Cuando aún era un niño, su padre le prometió a su hermana Hesione en matrimonio con Hércules, el gran héroe griego. Sin embargo, el rey rompió su promesa y, en un acto de venganza, Hércules atacó Troya y mató a todos los hijos del rey Laomedón, excepto a Podarces, que se salvó ofreciéndole un velo de oro. Fue capturado y vendido como esclavo. Afortunadamente, Hesione lo compró en el mercado de esclavos y cambió su nombre a Príamo para proteger su verdadera identidad.

Cuando aún era un niño pequeño, Príamo fue colocado en el trono de Troya por Hércules. Creció en su papel de rey con gracia y demostró ser más que capaz de asumir la responsabilidad. Se le conocía como un gobernante honesto ya que expandió el gobierno de Troya y trajo prosperidad al pueblo. Su verdadera prueba como rey, sin embargo, no llegaría hasta muchos años después.

Leyendas e Historias

El mito de Príamo está lleno de tristeza y tragedia. Su vida estuvo llena de dolor y luto, desde su infancia hasta su último día, como lo demuestran los siguientes relatos.

El comienzo de la guerra

El conocido guerrero griego Hércules había secuestrado a Hesione. Como ella había salvado una vez a Príamo, él se sintió obligado a hacer lo mismo por ella. Incapaz de hacer el viaje por su cuenta, envió a su hijo, París, a conquistar la búsqueda. Pero en vez de traer de vuelta a Hesione, París capturó a Elena, la esposa del Rey de Esparta.

Los líderes de Grecia estaban furiosos con París y el rey Príamo. Esto significó el comienzo de la Guerra de Troya entre los griegos y los troyanos, que duraría 10 años, con la consiguiente pérdida de vidas humanas en ambos bandos. Cuando comenzó la guerra, Príamo ya no era el joven guerrero que una vez fue. Contaba con sus hijos para llevar a cabo la guerra en su honor. Esto tendría consecuencias nefastas para el rey.

La muerte de Héctor

A medida que progresaba la Guerra de Troya, Príamo se veía continuamente empujado a la ruptura a medida que más y más de sus hijos eran asesinados en batalla; él fue testigo de muchas de las muertes de primera mano. Varias de sus hijas también fueron tomadas prisioneras.

Hacia el final de la guerra, Aquiles mató a Héctor, heredero del trono. Esto devastó a Príamo, y la pérdida empeoró aún más cuando Aquiles ató el cuerpo de Héctor a un carro y le faltó el respeto al arrastrarlo en círculos por el barro y la tierra frente a la ciudad.

Contra los deseos de su esposa, Príamo se acercó a Aquiles y le rogó que le entregara el cuerpo de Héctor. Aquiles se rió en la cara del viejo rey, pero cambió de opinión cuando Príamo se derrumbó frente a él, explicando todo lo que había perdido a través de sus sollozos. Este fue un punto de inflexión importante para Aquiles, que no estaba asociado con la compasión. Aquiles entregó el cuerpo de Héctor al rey y acordó una tregua temporal para que pudiera tener lugar un entierro adecuado.

Es después de esta tregua que tiene lugar la famosa historia de la Guerra de Troya. Los troyanos comenzaron a pensar que habían ganado la guerra y, mientras celebraban, descubrieron un gran caballo de madera que había quedado fuera de las puertas de la ciudad. Casandra, una de las hijas de Príamo, advirtió a las autoridades que había tropas escondidas dentro del caballo, pero su profecía no fue tomada en serio. El caballo fue llevado dentro de las murallas de la ciudad, las tropas ocultas atacaron, y los troyanos perdieron la guerra como resultado.

Último día de Príamo

El Neoptolemus fue un luchador brutal durante la Guerra de Troya. También era hijo de Aquiles. Cuando la guerra estaba llegando a su fin y la caída de Troya era inevitable, Príamo fue testigo de cómo Neoptólego mataba a uno de sus hijos, Polites. Príamo, aunque viejo y frágil, fue vencido por la ira y lanzó una lanza contra el guerrero. Pero su lanzamiento era demasiado débil, y el Neoptolemus encontró divertido el acto. Luego arrastró al rey a un altar de la familia y lo mató, simbolizando la caída final de todo lo que Troya había dejado.

Familia

Príamo tenía una familia numerosa, incluyendo varias esposas y una larga línea de descendientes. Su primera esposa, Arisbe, dio a luz a Ésaco, el primer hijo de Príamo. Ésaco no vivió para ver la Guerra de Troya. Príamo se divorció de Arisbe para casarse con Hécuba. También tuvo varias otras esposas, lo que resultó en el nacimiento de 50 hijos junto con varias hijas.

Una de sus hijas, Cassandra, tenía la capacidad de ver el futuro y advirtió a su padre sobre la destrucción de la ciudad. Héctor fue el primer hijo nacido de Hécuba, lo que lo convirtió en el heredero del trono y muy querido por rey. Otro hijo que desempeñaría un papel importante en el destino de Príamo fue París, que fue responsable del comienzo de la Guerra de Troya.

Apariencia

Príamo se muestra a menudo como un hombre anciano, a finales de su reinado. Muchas representaciones artísticas de él lo muestran rogando a Aquiles por el cuerpo de Héctor. En estas imágenes, parece desgastado y sin esperanza. Otras representaciones comunes de Príamo lo muestran en sus últimos momentos, con Neoptolemus de pie a su lado.

Simbología

El legado del último rey de Troya no deja muchos símbolos. En lugar de estar asociado con su gran ciudad, está vinculado para siempre a la caída de la misma, que fue causada por su propio hijo. Príamo dio todo lo que tenía, incluyendo su familia y su propia vida, en un intento de salvar a Troya, pero no era rival para sus oponentes.

La mayoría de las representaciones artísticas del rey se refieren al momento que mostró la vulnerabilidad de Príamo. Cuando tuvo que mendigar por el cuerpo de su hijo, ya no se le veía como un rey respetado. Aunque Príamo gobernó una ciudad magnífica durante décadas, ahora está asociado con los momentos negativos de su vida.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here