Hécate: Diosa De La Magia Y La Brujería En La Mitología Griega

La mitología griega seguramente está llena de muchos dioses interesantes, diosas, criaturas míticas y héroes, cada uno con sus propias historias únicas para asombrarnos a todos. Tal vez, como uno de los personajes más singulares de toda la mitología griega, la historia de Hécate puede ser más interesante que otras que hayas escuchado.

¿Quién era Hécate?

Hécate era la diosa griega de la magia, la brujería, los cruces de caminos, los fantasmas, la nigromancia, el conocimiento de las hierbas y las plantas venenosas. También era conocida como la diosa de la luna y de la noche.

Parentesco de Hécate

Desde que las historias antiguas cambiaron bastante con el tiempo, hay más que unas cuantas ideas acerca de quiénes eran los padres de Hécate. Las escrituras de la mitología griega no dan una descripción exacta con respecto a los padres de Hécate, sin embargo, a estos cuatro pares de seres se les dice que sean ellos en diferentes fuentes: Persas y Asteria; zeus y Deméter; Zeus y Hera; Leto y Tártaro.

Mientras que este hecho difiere de cuento en cuento, el resto de la historia suele ser bastante consistente en los relatos.

Hécate era considerada una antigua divinidad tracia y también era un titán; los titanes gobernaban los cielos, la tierra y el mar. Le dieron a los mortales riqueza, victoria, sabiduría y suerte. Según su historia, Hécate a veces retuvo estas bendiciones si sentía que los mortales no las merecían.

Cuando los olímpicos derrotaron a los titanes, Hécate fue el único al que se le permitió conservar sus poderes bajo el dominio de Zeus. Fue honrada por todos los dioses inmortales.

Habilidades de Hécate

Hécate era considerada la diosa de la magia, la brujería, los cruces de caminos, los portales, los fantasmas y la nigromancia. Con el tiempo, la gente comenzó a considerar una de las siguientes tres “diosas triples”:

Hécate era una diosa sabia y a menudo ayudaba a los dioses en sus guerras contra los gigantes.

Hécate y el inframundo

Hécate fue llamado la reina y diosa de la noche. Acompañada de sus sabuesos, fantasmas y personas que eran consideradas marginadas sociales, hizo viajes durante la noche. Algunos de estos viajes fueron hechos al inframundo, a veces para ayudar a otros dioses de acuerdo a los mitos.

El inframundo era una tierra de muertos y durmientes, un lugar que no sería particularmente una elección para una diosa nacida en los cielos griegos. Hécate se sentía cómodo en el inframundo. ¿A quién encontró allí? Ella encontró a aquellos que fueron rechazados por miedo o por malentendidos. Como ella también era diferente a la mayoría de los seres, disfrutaba de la compañía de estos individuos únicos.

Hécate fue testigo del secuestro de Perséfone. Hécate vio a Hades secuestrar a Perséfone para convertirla en su nueva novia. Después de que esto sucedió, Zeus le pidió a Hécate que fuera a buscar a Perséfone.

Hécate encontró a Perséfone, pero el resultado no fue lo que Zeus quería. Hécate fue al inframundo y ayudó a un Perséfone asustado a adaptarse a su nueva vida. Hades apreció este gesto. Para mostrar gratitud por las acciones de Hécate, Hades la invitó a ser residente permanente en el inframundo. Hécate podía ir y venir cuando quisiera. La decisión de Hécate fue única, y al final la benefició.

Hécate como la diosa de las encrucijadas

A menudo se representaba a Hécate con tres cabezas. Esto se traduce en la creencia de que ella podía ver en todas las direcciones y también en todas las partes de la línea de tiempo; el pasado, el presente y el futuro. Por eso la llamaban “la diosa de las encrucijadas”.

Hécate consideraba estas direcciones como caminos que convergían. Estas encrucijadas eran sagradas para ella. Como podía ver en todas direcciones, le dio la sabiduría que muchos seres buscaban. Usó su poder para determinar si los mortales eran dignos de alguna bendición.

En la antigüedad, todas las encrucijadas estaban marcadas con tres máscaras en un poste. Muchas personas dejaron comida como ajo y ciprés, junto a estos postes como una forma de honrar a Hécate y alimentar a los que pasaron la noche con ella. Como se puede entender, las características únicas de Hécate no se consideraban malas o aterradoras. La gente creía que podía usar su magia para el bien.

Hécate como Protector

Gracias a sus poderes mágicos, Hécate era considerada la protectora de niños pequeños, pastores y marineros. Sus creyentes contaban con ella para ayudar a los moribundos. Se creía que Hécate facilitaba sus transiciones al “otro mundo”, como lo hizo con Perséfone.

Hécate en la Antigua Grecia

La gente a menudo incorporaba a Hécate y sus historias en su vida diaria: Los hogares de la antigua Grecia admiraban a Hécate y se sentía honrada de ayudar a traer prosperidad.

Los Santuarios de Hécate fueron construidos en casas y entradas de muchas ciudades para pedirle a Hécate que no traiga ningún espíritu maligno a su mundo. La gente confiaba y oraba para que Hécate los mantuviera en contacto con su lado espiritual. Hoy en día, algunas de estas creencias todavía son mantenidas por un pequeño número de personas.

Hécate en el arte

Los artistas han esculpido o pintado a Hécate de tres maneras. Estaba pintada sosteniendo antorchas gemelas con una falda y botas de soltera hasta la rodilla. Este tipo de pintura simboliza el evento en el que ayudó a Deméter a buscar a Perséfone.

Las esculturas antiguas la representan con tres cabezas para celebrar cómo podía mirar en todas las direcciones. Algunas obras de arte la retratan con otras dos personas como parte de las “diosas triples”.

Símbolos de Hécate

Hay seis símbolos asociados con Hécate:

  1. El par de antorchas
  2. Una clave
  3. Serpientes
  4. Dagas
  5. Mofeta
  6. Perros

En la mayoría de las representaciones, Hécate tiene forma de perro o está acompañado por un perro. Ellos jugaron un papel importante:

  • Usados como animales de sacrificio
  • Le ayudó a desenterrar las plantas que necesitaba para la medicina o la magia.

No encajando en las descripciones habituales hechas por otros, Hécate era seguramente una de las diosas más interesantes de la mitología griega. Espero que os haya gustado el post sobre Hécate, la diosa griega de la magia, la brujería, los cruces de caminos y la nigromancia. Compártelo si lo hiciste!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here