Pegaso: El Caballo Alado De La Mitología Griega | Seres Mitologicos

Pegaso, el caballo alado de la mitología griega, participó en algunos de los cuentos más intrigantes de la época. Desde su nacimiento hasta su muerte, Pegaso fue una misteriosa criatura capaz de todo, simbolizando la inspiración divina o el viaje al cielo, ya que montarlo era sinónimo de “volar” hacia el cielo.

Indice de Contenido

¿Quien era Pegaso?

Pegaso

Pegaso fue representado como una criatura de buen corazón, gentil, algo ingenuo pero siempre dispuesto a ayudar. Por su servicio y lealtad, Zeus lo honró con una especial inmortalidad convirtiendo a Pegaso en una constelación en el último día de su vida.

Nacimiento y padres de pegaso

Pegaso era hijo de Medusa y Poseidón. El mito decía que era el hijo de la mortal Medusa y Poseidón, dios del mar. Pegaso y su hermano Crisaor nacieron de la sangre de su decapitada madre Medusa, la gorgona engañada y asesinada por Perseo.

Una versión más detallada del mito decía que dos de ellos nacieron cuando la sangre de Medusa se mezcló con la espuma del mar. El mito dice que nació como un caballo alado porque su padre Poseidón tenía la forma de un caballo cuando sedujo a Medusa. Cuando nació, un gran trueno con relámpagos atravesó el cielo, y así fue como se establecieron sus conexiones con las fuerzas del cielo.

Pero la versión más común del mito sobre Pegaso dice que la diosa Atenea domó al caballo alado y se lo dio a Perseo, que más tarde tuvo que volar muy lejos para ayudar a su amante Andrómeda.

Pegaso y las musas

Pegaso

Volver a las secuelas del nacimiento de Pegasus. Sin padres, fue criado por las Musas en el Monte Helicón, donde fue llevado por la diosa Atenea. En toda su excitación por ser dado a esas mujeres, golpeaba la ladera de la montaña con sus pezuñas y sus marcas hacían que los manantiales se convirtieran en fuentes fluyentes de inspiración.

Estos manantiales se convirtieron en sagrados para las Musas que amaban y respetaban al “caballo volador”. Pero para uno de ellos, Urania, la musa de la astronomía y del amor universal. Era particularmente importante. Vio un futuro heroico para Pegaso, así como un posible honor celestial esperándolo. Urania sufrió mucho cuando Bellerophontes, un héroe mítico, se llevó a Pegaso.

La historia de Hesíodo sobre el “secuestro” de Pegaso por parte de los belerofontes confirma que cada vez que Pegaso se golpeaba el casco, una fuente de inspiración estallaba inmediatamente. Uno de esos manantiales sagrados era el Hipocreno (que significa “manantial de caballos”) en el Monte Helicón.

En el Monte Olimpo

En cualquier caso, Pegaso terminó en el Monte Olimpo, y sirvió a Zeus con sus poderes mágicos de truenos y relámpagos, siempre que el ds supremo lo deseaba. Y su principal cuidador desde la juventud, la Musa Urania, junto con otras Musas, acogió el regreso de Pegaso con plena alegría y felicidad.

Pegaso vivió en el Monte Olimpo hasta su último día. Desde entonces, se convirtió en una inspiración para artistas de todo tipo, una fantasía para los niños que sueñan con su propia Pegaso para llegar a las misteriosas cuevas y laberintos de su imaginación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here