Rakshasa: Demonio Desterrado Del Reino De Los Dioses Y Obligado A Vivir En La Tierra

Un Rakshasa (Rakshasi hembra) en la mitología hindú es un demonio sediento de sangre, desterrado del reino de los dioses y obligado a vivir en la tierra, convirtiendo a la humanidad en su presa. Mientras que la mayoría de las bestias son tan malvadas como el mal puede ser, algunas de ellas han formado alianzas con ejércitos nobles y han realizado hazañas heroicas en la batalla.

Rakshasa

Descripción Física

La apariencia de un Rakshasa es tan horrible como sus hábitos de comer carne. Su forma es básicamente humana, pero son altos, superan a los hombres y mujeres comunes, y sus extremidades son el doble de gruesas que las de un hombre.

Un conjunto de colmillos curvados se enroscan de las esquinas de sus labios; garras malvadas brotan de sus dedos de las manos y de los pies, y dos cuernos parecidos a los de un toro crecen de sus cabezas.

Los Rakshasas comunes tienen la piel moteada, el pelo oscuro y los ojos de cerdo, pero las bestias más poderosas tienen ojos brillantes y crines ardientes. Los señores de la guerra más fuertes pueden tener cabezas y brazos adicionales.

Habilidades especiales

La fuerza bruta de los Rakshasas y su pasión por la carnicería por sí sola podrían hacer de cualquiera de ellos un enemigo aterrador. Aún así, poseen un arma aún más poderosa que los colmillos, cuernos o garras. Son maestros magos.

Los demonios pueden volar, escupir fuego y poseer cadáveres muertos, usándolos para atacar a sus enemigos, pero su rama favorita de la magia es la ilusión. Son unos cambiaformas increíbles, capaces de adoptar cualquier forma que les plazca, y son famosos por soñar con acertijos casi imposibles, que confunden y atrapan a las víctimas.

Debilidades

Debido a su fuerza física y a su condición de semidioses, los rakshasas son extremadamente difíciles de matar. La mayoría de los guerreros necesitan armas mágicas, dadas por los dioses, para derribar a uno de estos monstruos. Sin embargo, algunos de los más grandes héroes de la tradición hindú han sido capaces de matar a un Rakshasa con sus manos de oso. Aunque estos demonios pueden estar activos durante el día, sin duda son más fuertes durante la noche. Tienen más energía, y su magia es más potente después de la puesta del sol.

Mitos famosos

Rakshasa

La explicación más popular de la existencia de los horribles Rakshasas es que la raza fue creada accidentalmente. Cuando Brahma, un dios creador hindú, se durmió al final del Satya Yuga, la edad de oro de la humanidad, una raza de demonios nació de su pesado aliento. Inmediatamente, las criaturas se volvieron contra su creador y comenzaron a devorar a Brahma.

Cuando se despertó al verlos morder y arañar, Brahma gritó: “¡Rakshama!” (“¡Ayúdenme!”) Su grito fue respondido por otro dios, Vishnu, quien salvó a Brahma desterrando a la terrible nueva raza de demonios a la tierra, donde fueron nombrados en honor al grito de ayuda de Brahma.

Batalla de Lanka

Según Ramayna, un antiguo texto hindú, todo un reino de Rakshasas existió una vez en una isla fortaleza llamada Lanka. Los demonios pudieron coexistir porque estaban gobernados por un rey que era literalmente diez veces más feroz que el resto de ellos: El Rey Ravana, un súper monstruo de diez cabezas.

Finalmente, la oscuridad y el terror que empezaba a salir de Lanka atrajo la atención de Rama, un heroico guerrero que lideraba un ejército de monos. Rama se acercó al hermano del rey Ravana, una criatura sorprendentemente noble llamada Vibhishana, y con su ayuda pudo asaltar la malvada fortaleza.

Una terrible batalla floreció en la fortaleza, con los monos de Rama luchando desesperadamente contra los gigantescos demonios, ¡incluso demonios montados en elefantes! La marea de la batalla finalmente cambió a favor de los monos cuando Rama usó un arma mágica, que le dio Brahma, para matar al más grande de los guerreros Raksasha. Pronto, el Rey Ravana también fue asesinado, y Lanka se rindió a Rama.

El Héroe Bhima

El antiguo Mahabharata narra los viajes de Bhima, un héroe de Pandava que se convirtió en un prolífico asesino de Rakshasas. Sorprendentemente, Bhima no necesitaba ni un ejército ni siquiera un arma especial para derrotar a los monstruos gigantes; podía luchar contra ellos y matarlos con sus propias manos.

La carrera de Bhima comenzó cuando él y sus amigos viajaron a un bosque oscuro, invadido por demonios devoradores de hombres. La compañía se fue pacíficamente durante el día, pero cuando se acostaban a dormir bajo el dosel del bosque por la noche, fueron inmediatamente atacados por un malvado Rakshasa llamado Hidimba.

Rakshasa

Hidibmba estaba decidido a comerse a todos los hombres, así que envió a su hermana, Hidimbi, para reunir más información sobre sus armas y sus arreglos para dormir. Hidimbi se metió en el campamento de hombres pandavos, entusiasmada por la fiesta que se avecinaba, pero cuando vio al héroe Bhima, su corazón se derritió. Ella se enamoró instantáneamente de él, y le advirtió sobre el plan de su hermano. Cuando Hidimba atacó, Bhima estaba listo para recibirlo, y el monstruo murió en poco tiempo.

Después de su victoria sobre Hidimba, Bhima no tenía miedo de los Rakshasas. Continuó viajando a través de Pandava, y cada vez que encontraba una aldea que temía a un demonio malvado, asombraba a la gente de la aldea al ir voluntariamente a batirse en duelo con el demonio. De esta manera, mató a algunos de los monstruos más feroces de su tiempo: Bakasura, Kirmira y Jatasur.

Aún así, Bhima no había endurecido completamente su corazón contra la raza Rakshasa. Amaba a Hidimbi, el Rakshasi que lo había despertado en un bosque oscuro para advertirle que su hermano estaba a punto de atacar. Juntos, tenían un hijo Rakshasa llamado Ghatotkacha. Bhima y Ghatotkacha eran muy leales el uno al otro, y a menudo luchaban codo con codo en la batalla.

Adaptación Budista

A medida que el budismo fue ganando popularidad, absorbió a muchos de los personajes de la mitología hindú. Los budistas asociaron a los Rakshasas con Mara, una especie de de deidad que representaba todos los vicios que podían atacar a un seguidor de Buda en el camino hacia la iluminación.

En una historia, el propio Buda se encontró con un Rakshasa hostil, que amenazó con devorarlo si no era capaz de responder a sus acertijos. Afortunadamente, el Buda omnisciente respondió a las preguntas con facilidad, y el demonio quedó tan impresionado que se convirtió en un seguidor del budismo. Más tarde, el Buda reunió a más seguidores en un grupo de hermanas Rakshasa, que juraron defender y proteger el Sutra del Loto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here