Ícaro: Famoso Personaje De La Mitología Griega Que Voló Hasta El Sol

Ícaro era el hijo del famoso artesano Dédalo en la mitología griega. Su padre fue el creador del Laberinto, un enorme laberinto situado bajo la corte del rey Minos de Creta, donde vivía el Minotauro, una criatura mitad hombre mitad toro.

Para mantener el secreto del laberinto, Minos había encarcelado a Dédalo e Ícaro en una torre sobre su palacio. Dédalo logró crear dos juegos de alas para él y su hijo, que estaban hechas de plumas pegadas con cera. Le enseñó a su hijo a volar y le advirtió que no volara demasiado alto, lo que provocaría que la cera se derritiera, ni demasiado bajo, lo que provocaría que las plumas se mojaran con agua de mar.

¿Quien era Ícaro?

ícaro

Es una figura famosa, aunque sea menor, de la mitología griega, y la historia del niño que voló demasiado cerca del sol es una que todavía se cuenta, y se vuelve a contar, hoy en día. La historia de Ícaro se utiliza a menudo como una advertencia de que la gente debe ser consciente de los peligros del exceso de confianza y la imprudencia.

Ícaro hijo de Dédalo

Esta historia de Ícaro en la mitología griega aparece en varias fuentes antiguas, comienza en la isla de Creta, ya que es el hijo de Dédalo, el legendario artesano e inventor. Dédalo había llegado a Creta muchos años antes, habiendo sido exiliado de Atenas, y posteriormente había encontrado un generoso benefactor en la forma del Rey Minos.

Dédalo había trabajado duro para el rey Minos, y había alcanzado una posición relativamente alta, como sirviente, dentro de la corte real. Como recompensa por este trabajo, a Dédalo se le había permitido asociarse con una de las bellas esclavas de Minos, una mujer llamada Naucrate. De esta relación surgió un hijo, un niño llamado Ícaro.

Mito de Ícaro

ícaro

Dedalos e Icaro encarcelado

La caída en desgracia de Dédalo y la caída del rey Minos se produciría varios años más tarde, pues el héroe ateniense Teseo estaba destinado a llegar a Creta.

Teseo iba a ser uno de los jóvenes atenienses que iban a ser sacrificados al Minotauro como parte del tributo que Atenas le rindió al rey Minos. Ariadna, la hija del rey Minos, sin embargo, había visto a Teseo al llegar a la isla y se había enamorado del héroe griego.

Para ayudar a Teseo, Ariadna había solicitado la ayuda de Dédalo, el hombre que había diseñado el laberinto bajo el palacio de Cnossos, y así Teseo entró en el dominio del Minotauro con una bola de hilo y una espada. Teseo pudo así matar al Minotauro, y pronto el héroe griego y Ariadna huyeron de Creta.

Al principio, sin embargo, el rey Minos estaba más enfadado por la ayuda de Dédalo que por la intriga de su propia hija Ariadna. Minos, sin embargo, no quería perder los servicios del maestro artesano, por lo que en lugar de ser ejecutados, Dédalo e Ícaro fueron encerrados en una torre alta (o en otras fuentes padre e hijo estaban encerrados dentro del laberinto).

Dédalos planea una fuga

Ninguna prisión mantendría encerrado a un inventor como Dédalo, pero Dédalo se dio cuenta de que él y su hijo no sólo tenían que escapar de prisión, sino que también tenían que abandonar Creta. Navegar desde Creta parece ser la solución más probable, pero la marina cretense del rey Minos era la más rápida de la época.

El Dédalo decidió que él y Ícaro debían volar

Por supuesto, nunca antes se había realizado un vuelo tripulado, por lo que el Dédalo tuvo que inventar un método de vuelo. El plan era muy sencillo, pues hizo que Ícaro reuniera todas las plumas de la nave que se encontraban en su prisión, luego, con cera, Dédalo pegó las plumas amontonadas a los marcos de madera, y pronto se fabricaron dos juegos de alas.

Dédalo y Ícaro

Dédalo se dio cuenta de que las alas que había fabricado tenían muchas debilidades, por lo que advirtió a su hijo sobre los peligros de volar demasiado alto, o incluso demasiado bajo. Demasiado alto vería la cera que se utiliza como fundente de cola, mientras que demasiado bajo, vería el agua de mar impregnar las plumas y la madera, haciendo que las alas sean demasiado pesadas para volar.

Icaro se va volando

Llegó el día en que Ícaro y Dédalo escaparon de Creta, y la pareja saltó de un saliente juntos, batiendo las alas fabricadas mientras lo hacían; así, el primer vuelo del hombre se llevó a cabo tal como lo hicieron los pájaros.

El escape fue exitoso y no fue detectado, y pronto, a través de una mezcla de aleteo y deslizamiento, ambos dejaron atrás a Creta. Pronto se pusieron muchas millas entre el rey Minos y la pareja que escapaba, pero cuando Ícaro y su padre se acercaron a la isla de Samos, se produjo un desastre.

Ícaro se había vuelto demasiado confiado, e ignorando las advertencias dadas previamente por Dédalo, empezó a volar cada vez más alto. Los peores temores de Dédalo pronto se hicieron realidad, pues al acercarse Ícaro al sol, la cera comenzó a derretirse, y las plumas pronto se desprendieron del armazón de madera. En muy poco tiempo, todo a lo que se aferró Ícaro fue a los marcos de madera, y así Ícaro se precipitó hacia el mar, muriendo al caer al agua.

El área de agua donde Ícaro golpeó se conocería como el Mar de Icaria, mientras que la isla previamente no nombrada donde el cuerpo de Ícaro fue arrastrado por el agua fue posteriormente llamada Icaria.

El Dédalo, por supuesto, tuvo que ver a su hijo caer hasta la muerte sin ninguna forma de intervenir, el afligido Dédalo tendría que volar solo hasta un lugar seguro. Algunas fuentes, sin embargo, afirman que el héroe griego Heracles había sido testigo de la muerte de Ícaro, y reconociendo al niño como hijo de Dédalo, se dice que Heracles había realizado los ritos funerarios necesarios que el padre de Ícaro no había podido realizar.

De vuelta en Creta se descubrió la huida de Ícaro y Dédalo que había pasado desapercibida, y Minos partió con su flota a recuperar a Dédalo, pues el rey de Creta no quería que el artesano trabajara para nadie más. El vuelo de Dédalo e Ícaro, sin embargo, no había dejado ninguna pista en cuanto a la dirección a seguir, por lo que el rey Minos tuvo que realizar una larga búsqueda.

Muerte de Ícaro

Aunque se le advirtió, Ícaro era demasiado joven y entusiasta de volar. Se emocionó de volar y se dejó llevar por la increíble sensación de libertad y comenzó a volar alto para saludar al sol, zambulléndose bajo el mar, y luego arriba de nuevo.

Su padre Dédalo intentaba en vano hacer comprender al joven que su comportamiento era peligroso, y pronto vio cómo se le derretían las alas. Él cayó al mar y se ahogó. El mar de Icarian, donde él cayó, fue nombrado después de eso y  también una pequeña isla cercana llamada Icaria.

Podemos decir que…

El vuelo de Ícaro podría ser visto bajo la luz del equilibrio, el equilibrio y la moderación. Un compromiso entre el riesgo de volar demasiado alto, derritiendo así la cera con el sol, o demasiado bajo, pesando las alas por el rocío del agua.

La moraleja del mito advierte contra la búsqueda innecesaria de la satisfacción instantánea, de una manera que subyace a la idea de sophrosyne (Griego: σωφροσύνη), un término que representa la salud mental, implicando el autocontrol guiado por el conocimiento y el equilibrio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here