Los 4 Símbolos Romanos Más Conocidos Y Sus Significados | Simbología Romana

Esta ciudad antigua es una ciudad rica en Simbología Romana. Desde la loba que amamantó a sus fundadores gemelos, Rómulo y Remo, al águila extendida que simboliza los vastos alcances territoriales del Imperio Romano, muchos símbolos romanos han sobrevivido a los siglos para convertirse en parte de nuestra cultura visual colectiva.

Símbolos Romanos

Este artículo analiza algunos de los símbolos romanos más conocidos de la historia de roma, y comparte algunos datos jugosos sobre su origen, uso y significado.

1.  El águila (Aquila)

Pocos símbolos representan a Roma tan poderosamente como el águila. Situada en lo alto del estandarte legionario, con sus alas extendidas, esta feroz ave de caza representaba el lapso del Imperio Romano.

El Símbolo del Águila Romana

Los romanos originalmente colocaron varios símbolos en la parte superior de sus estándares. Además del águila, usaban al lobo, al caballo, al jabalí y al buey de cabeza humana. Sin embargo, tras la catastrófica derrota de Roma en la batalla de Arausio y la revisión radical del ejército romano por parte de Gaius Marius en el 104 aC, abandonaron estos otros símbolos (signa manipuli, como se llamaban) dejando solo al águila.

La Simbología Romana que representa el águila se recuperaron de los partos como se muestra en la estatua de Prima Porta Augustus. El águila continuó destacándose como un símbolo del ejército romano incluso después de la llegada del cristianismo como religión oficial en el siglo IV dC. El Arco de Constantino, el emperador que adoptó el cristianismo como religión imperial, muestra estos ejemplos en su ático sur.

2.  La loba (Lupa)

Docile en tiempos de paz, pero feroz cuando se le provoca, la loba es el símbolo de Roma por excelencia y su Imperio. Se refiere a la historia de Rómulo y Remo, dos gemelos de Alba Longa (el actual Castel Gandolfo). Cuando su abuelo, el rey Numitor, fue expulsado del trono por su hermano Amulio, el usurpador ordenó que los bebés gemelos fueran arrojados al Tíber.

La loba (Lupa)

Como es habitual en la mitología romana y la Simbología Romana, el hombre al que se le confió el infanticidio descubrió que no podía llevarlo a cabo. Así que, en lugar de ahogarlos en el río, los abandonó junto a la orilla del río, para ser rescatado por la intervención del dios del río Tibernus y luego por una loba inusualmente materna que por casualidad estaba pasando.

Criados en su cueva (el Lupercal), los gemelos fueron amamantados por la loba hasta que un pastor que pasaba, llamado Faustulus, los encontró y los llevó a casa con su esposa. Luego criaron a los gemelos juntos hasta que tuvieron la edad suficiente para regresar a Alba Longa, reinstalar a su abuelo al trono y cumplir su destino de fundar Roma. Bueno, para Romulus al menos.

La palabra latina  lupa en  realidad tiene dos significados. El primer significado de la palabra es “loba “, y se refiere al animal en sí. El segundo significado de  lupa es prostitución, y se refiere a los sonidos que las antiguas damas de la ciudad de la noche hicieron para atraer a sus clientes.

Sin embargo, la loba sigue siendo la principal ciudad dentro de la Simbología Romana. Como emblema de AS Romano, uno de los dos principales equipos de fútbol de la ciudad, aparece en todas partes, especialmente en Testaccio, donde nació el fútbol romano.

3.  Los fasces

Originado no por los romanos sino por los etruscos, los fasces se han convertido quizás en los símbolos romanos internacionales más perdurable de Roma. Comparado con el águila o la loba, el símbolo en sí es visualmente poco conocido. Sin embargo, donde sobrevive está en el lenguaje, donde nos da la raíz de la palabra “fascismo”.

Los fasces

Desde la República romana, las fasces consistían en un haz de varillas unidas alrededor de un hacha de una sola cabeza. Llevados por los magistrados romanos en números dependiendo de su estado, los fasces eran un símbolo romano puro del poder, del dominio de Roma sobre su imperio (imperio). La posición más poderosa posible, la del dictador, le otorgó al individuo 24 fasces.

Cuando se juntan, estas barras simbolizan la fuerza (ya que cuando se unen son mucho más difíciles de romper). Por otro lado, el hacha en el centro representaba el poder del magistrado, es decir, su prerrogativa de administrar la pena capital.

Sin embargo, dentro de los límites sagrados de la ciudad y su Simbología Romana, a los magistrados se les prohibía portar fasces con cuchillas sobresalientes: el simbolismo romano era que solo los tribunales de los pueblos podían administrar justicia.

4.  El globo (globus)

Otro de los símbolos romanos que se ha convertido en parte de la vida simbólica diaria es el globo terráqueo. Sostenido por el dios de los dioses, Júpiter, como un símbolo romano de su dominio universal, el globo apareció en muchas monedas y estatuas en todo el Imperio Romano. A veces retratado bajo el pie o en la mano del emperador, simbolizaba el dominio romano sobre todo el territorio que habían conquistado.

El globo (globus)

Una moneda acuñada debajo del emperador Adriano muestra a la diosa Salus de pie sobre un globo. El mensaje es bastante claro, y el propio Adriano pasó la mayor parte de su reinado viajando a lo largo y ancho de su imperio, mientras que los arquitectos en Italia realizaron proyectos como el Panteón y Villa Adriana

Constantino fue aún más lejos al enfatizar la extensión del dominio del Imperio Romano. Una moneda acuñada durante su reinado a principios del siglo IV muestra al emperador sosteniendo un globo en su mano , atribuyéndose personalmente la vertiginosa extensión de la extensión territorial de Roma (Constantino nunca fue uno de modestia).

La ascendencia del cristianismo vio modificaciones a este símbolo de la historia romana. Lo más visible fue la adición del crucifijo en la cima del globo, que simbolizaba el dominio del Dios cristiano sobre todos. Aun siendo un prominente símbolo de la iglesia que data del siglo V, el globus cruciger se manifiesta en todo el arte cristiano.

El ejemplo más famoso de los símbolos romanos es la pintura de Salvator Mundi (que en la versión atribuida a Leonardo Da Vinci retrata polémicamente al mundo sin una cruz). Sin embargo, el globo aparece no solo en el simbolismo cristiano, sino en todos los contextos relacionados con el poder y el dominio, especialmente en los retratos de la realeza que van desde Carlomagno a Isabel I para demostrar la majestuosidad de su persona y de su imperio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here