Simbología Maya: 6 Símbolos Mayas Y Sus Significados

En la era de la colonización española la civilización maya declinó, y los invasores españoles, quienes consideraron a los mayas “incivilizados” y “salvajes”, fueron casi borrados de las regiones de América Central erradicando casi por completo el legado maya. Sin embargo, los nativos indígenas dejaron una poderosa simbología maya de su cultura única y poco conocida, que sobrevivió a la destrucción de sus conquistadores.

Símbolos que significan antiguas y misteriosas creencias astrológicas, aquí te mostramos 6 símbolos mayas y sus significados.

1.  Tierra

Esta simbología maya está representada por el movimiento pausado y la transformación continua del ser humano. Simbolizaba la necesidad de fortalecer la paciencia cuando nos enfrentamos a decisiones difíciles. Los nativos mayas se centran en este aspecto particular, esta representación ayudaba a sus creyentes en tener pensamientos internos que hacían posible los cambios que deseaban. Este símbolo es redondo.

Símbolo de la Tierra

2.  Noches

En la cultura maya, la noche era representada como un símbolo de equilibrio y descanso con el objetivo final de la paz interior. Personifica el descanso y olvido de los problemas de la vida diaria hasta que el espíritu esté en listo para enfrentar las adversidades y ser resueltos.

La Noche Símbolo Maya

La noche figuraba en la simbología maya por presentar la necesidad de descansar, para que el espíritu interior pueda trabajar tranquilamente, mientras duerme reposadamente. los mayas pensaban en este símbolo recordando que les ayudaría a superar los problemas.

3.  El sol

El Sol es un símbolo muy figurativo dentro de muchas culturas y religiones antiguas, esto también se refleja en la simbología maya; es un emblema de conciencia, de iluminación y de poder absoluto. En la cultura maya, el sol era el símbolo de la vida misma y simbolizaba el calentamiento de nuestras ideas y la creación de la humanidad.

El sol Símbolo de iluminación Maya

4.  El Jaguar

El Jaguar era uno de los símbolos mayas más emblemática dentro de la cultura indígena que personificaba poder y gobierno. El mito del símbolo del dios Jaguar cuenta que gobernó la metrópolis maya por las noches, y durante el día entraba en los cielos y velaba por sus súbditos. El Jaguar era el protector de las fuerzas cósmicas de los cielos que guiaba al pueblo maya, y también tenía un significado de liderazgo y confianza.

El Jaguar Símbolo Maya del Poder

5.  El águila

En la simbología maya el águila representaba los pensamientos contemplados y la lucidez del enfoque mental sobre un tema que preocupara al sacerdote o al líder del pueblo. Los mayas creían que el símbolo del águila si era meditado con profundidad, el portador podría incluso adquirir fuertes poderes telepáticos y otros poderes antiguos implicados a la mente.

El Águila símbolo de la mente

6.  El murciélago

El murciélago en la cultura maya representaba el inframundo. Adorado como un poderoso símbolo de protección contra los enemigos y el dominio sobre la oscuridad. Los antiguos mayas vieron el bien y el mal en una luz completa, en lugar de una luz separada de la oscuridad eterna. Así que el murciélago fue adorado, como símbolo del bien y del mal.

El Murciélago Símbolo del bien y el mal

Mirando más allá del Calendario Maya, la simbología maya habla de las profundas creencias astrológicas, las creencias de la telepatía, los sueños, la iluminación y la tierra como parte del cosmos. Una tierra de cambio continuo, al igual que el ser humano cambia continuamente.

Es importante reconocer que las representaciones culturales en términos de símbolos son sólo vehículos para establecer lo que está inherentemente disponible dentro de nuestra conciencia.

Cuando los sacerdotes mayas valoraban la idea de un águila como símbolo de liderazgo, pedían a su gente que se diera cuenta de la situación y se alejaran de los problemas, para no involucrar emocionalmente en circunstancias familiares.

El Jaguar, como otro ejemplo, enseñaba a ser directo e implacable dentro de la fortaleza propia. Sin embargo este símbolo incitaba al ser humano a captar las innumerables ecuaciones que no se pueden comprender a menos que abandonara el amor propio.

Mirándolo desde esta perspectiva, la trampa del simbolismo crea una dependencia ritual. Por lo tanto, es mejor que esperemos pacientemente a que surja nuestra sabiduría y no la conectemos con los límites del dogma socializado que surge en todas las culturas y que nuestro desafío es superarnos como individuos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here