Tengu: Espíritu Sobrenatural Que Proviene Del Antiguo Japón

Un Tengu es un espíritu sobrenatural que proviene del antiguo Japón, es decir de la mitología japonesa. Estos espíritus son altamente individuales; pueden ser humanos o animales, buenos o malos, poderosos o débiles. Son más famosos por plagar a los monjes y abadías budistas, pero incluso esto no es una regla universal. Algunos de ellos traen bendiciones a la religión.

Origen

Los Tengu aparecieron por primera vez en Japón en el siglo VII d.C. Era un personaje popular en los pergaminos de imágenes, que proporcionaba ricas ilustraciones pero poca explicación escrita. El folklore abrazaba estos pergaminos, y los espíritus desarrollaron una rica tradición oral. En el siglo XII, habían sido recogidos por filósofos japoneses y monjes budistas, que trataron de delinear su linaje y clasificar sus tipos, así como de documentar dónde vivían y qué hacían.

Descripción Física

Cuando el primer Tengu cayó a la tierra en un meteoro de fuego, tenía una mezcla de rasgos humanos y caninos, lo que le valió el apodo de “perro celestial”. Poco a poco, la raza de los hombres-perro se transformó en una raza de hombres-pájaro. Sus garras fueron reemplazadas por garras, su piel por plumas y sus bozales por picos.

Luego, a medida que pasaron los siglos, la forma del hombre pájaro evolucionó aún más. Los espíritus se volvieron cada vez más humanos, perdiendo muchos de sus rasgos de pájaro, como su pico, que fue reemplazado por una nariz muy larga. A pesar de tener un aspecto más humano, todavía se distinguían fácilmente de los humanos por sus enormes alas parecidas a las de un halcón y su piel de color rojo intenso.

Los más humanos de los tengus añaden a su aspecto humano el uso de ropa y herramientas. En particular, les gusta imitar a los sacerdotes y monjes budistas, especialmente de la secta yamabushi. Se les puede encontrar desfilando en las túnicas de color amarillo claro o naranja intenso de los yamabushi, con fichas, una pequeña gorra negra que se lleva en la frente, y yuigesas, un chaleco de seis pompones de colores brillantes, que simbolizan las seis virtudes budistas. También pueden llevar un bastón de shakujo, como hacen los poderosos sacerdotes budistas, y un abanico de ha-uchiwa, que utilizan para controlar el viento.

Personalidad

La leyenda japonesa contiene Tengus buenos y malos. En los primeros años de su fama, eran en su mayoría malos, pero en los últimos años han visto cómo mejoraban. Los filósofos japoneses también han notado que hay un amplio rango de poder entre estos espíritus; a los más sabios y poderosos se les llama daitengu, mientras que a los espíritus más pequeños e ignorantes se les llama kotengu.

Estos espíritus tienen fuertes lazos con la comunidad budista. Muchos de ellos alimentan un odio profundamente arraigado hacia los budistas, que expresan secuestrando, tratando de corromper o incluso matando a sacerdotes y monjes. También han sido responsables de la destrucción de varios templos y abadías. Por otro lado, algunos de ellos aman a los budistas y eligen protegerlos.

Muchos caen en el campo de los espíritus amantes de la guerra. No sólo son talentosos artistas marciales, sino que están felices de enseñar sus habilidades a los hombres mortales, con el fin de llenar el mundo de guerreros. En algunos casos, su motivo es noble: enseñan a hombres de buen corazón que quieren luchar por una causa noble.

En otros casos, simplemente quieren fomentar el caos y la destrucción. Finalmente, estos espíritus tienen una fuerte conexión con la naturaleza. Se sienten especialmente atraídos por las montañas y los bosques, y defenderán su territorio sin piedad. Arrancar una sola hoja de la casa de un Tengu puede hacer que su ira caiga sobre ti.

Habilidades especiales

A los tengus no se les llama “perros celestiales” por nada. Su magia es profunda, y son increíblemente poderosos. Pueden cambiar de forma y poseer a los seres humanos, dos talentos que a menudo utilizan cuando se dirigen a los monjes. Pueden transformarse en la forma de un sacerdote venerado, o incluso del propio Buda, para tratar de difundir mensajes falsos, y pueden poseer hermosas mujeres jóvenes para tratar de seducir a los monjes novatos.

Ellos tejen magia en sus ya formidables habilidades de arte marcial. Su habilidad para volar significa que pueden realizar deslumbrantes ataques aéreos, y su habilidad para cambiar de forma los hace mil veces más ágiles que el mejor guerrero humano. Simplemente pueden convertirse en un gorrión para esquivar un ataque!

Finalmente, ejercen control sobre el clima. Tienen un don especial con el viento, que pueden fácilmente azotar en tornados o huracanes, pero también pueden invocar la lluvia, los truenos y el granizo cuando se sienten amenazados. También les gusta jugar con fuego, y pueden reducir una abadía a tierra carbonizada en cuestión de minutos.

Criaturas Relacionadas

En los primeros textos, los Tengu se llamaban “Tiangou”. En algún momento de la historia, los Tengu, como pájaros, se separaron de los Tiangou, como perros, y los espíritus adquirieron identidades separadas. El Tiangou desarrolló su propia tradición, siendo descrito como un perro negro o un meteorito responsable de los eclipses.

La leyenda de Tengu podría haber sido influenciada por el huli jing (“zorro celestial”). Basándose sólo en sus nombres, es fácil imaginar que los antiguos japoneses podrían haber confundido a los “perros celestiales” y a los “zorros celestiales”. Los personajes tienen muchas similitudes, como su tendencia a transformarse en mujeres hermosas y a difundir falsos mensajes entre los budistas.

Otro jugador en la evolución de los Tengu es Garuda, un dios hindú que tomó la forma de un ave de presa. Los escritos budistas convirtieron al dios Garuda en una raza de seres llamados garudas. Estos espíritus de pájaros eran famosos por su malicia contra los monjes.

Finalmente, Tengus puede ser interpretado como una especie de fantasma japonés. Los filósofos del siglo XIII d.C. explicaron que estos semidioses eran en realidad los espíritus de los muertos. En muchos casos, eran espíritus de sacerdotes enojados, vanos o corruptos, pero también podían ser hombres piadosos. Hombres que eran poderosos en la vida se convirtieron en daitengu, mientras que los débiles se convirtieron en kotengu.

Mitos famosos

En los primeros cuentos populares, los Tengu son traviesos pero fáciles de engañar. Por ejemplo, una famosa historia cuenta de un niño al que le gustaba mirar a través de una vara hueca de bambú, fingiendo que podía ver lugares lejanos. Un Tengu lo vio en su juego y se enamoró de la vara de bambú, hasta el punto de que se ofreció a darle al muchacho una capa de invisibilidad a cambio de la vara.

El chico aceptó el trato y se fue con la invaluable capa, mientras que los Tengu aún trataban de asomarse al bambú, que no tenía valor. En otra historia, un Tengu le pregunta a un jugador a qué le teme más. El jugador responde que le teme al oro y a las riquezas. El Tengu entonces hace llover sobre él tortas de oro y arroz, pensando que está angustiando al jugador.

En leyendas posteriores, los Tengu surgieron como fuerzas poderosas. Varias abadías describen a monjes que subieron a la orden sacerdotal, hasta que fueron expuestos como Tengus. Una historia incluso afirma que un Tengu se convirtió en abad. Después de ser expuesto, huyó de la abadía pero continuó haciendo milagros allí, sin ser visto.

Las historias de los secuestros de Tengu también fueron populares. El famoso guerrero Minamoto no Yoshitsune fue secuestrado y entrenado por uno de los hombres-pájaros, e incluso hay rumores sobre el entrenamiento Tengu esparcidos por toda la tradición ninja.

Uso Moderno

Hoy, los Tengu han hecho un círculo completo de vuelta a los pergaminos de su juventud. Son personajes populares en las revistas japonesas de manga, que cuentan historias principalmente a través de sus ilustraciones. También hay pequeños cultos de personas que adoran a los hombres pájaros, dispersos por todo Japón.

Los tres Tengu con más seguidores son Soujoubou de Kurama, Taroubou de Atago y Jiroubou de Hira. Sus seguidores se reúnen en los santuarios de Kioto y de las montañas de Hira, donde estos grandes espíritus navegan para morar, y rezan y ofrendan a los espíritus. A veces también se celebran festivales para Tengu.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here