Garuda: Dios-Ave Inmortal De La Mitología Hindú Y Budista

Garuda es un dios-ave inmortal, amado por hindúes y budistas por igual. Este personaje dorado es tan poderoso que se le conoce por exterminar océanos enteros llenos de serpientes y derrotar a ejércitos enteros de dioses en una sola batalla. Afortunadamente, él pelea en el lado de los justos, ¡la mayor parte del tiempo.

Garuda

Descripción Física

Con apodos como “rey de los pájaros” y “el que tiene plumas hermosas”, Garuda está destinado a ser un espectáculo glorioso. Según la tradición hindú, tiene el torso y los brazos de un hombre fuerte de piel dorada. Alas rojas con largas y brillantes plumas se extienden desde detrás de su espalda y se extienden hasta una milla de ancho. Debajo de la rodilla, sus piernas están cubiertas de escamas doradas que bajan hasta los pies del águila con garras como dagas curvas.

Su cara es blanca y puede ser completamente humana, humana con pico o completamente águila. Una corona tradicional hindú con varios niveles de oro se sienta en la parte superior de su cabeza, y lleva serpientes que ha derrotado en la batalla como joyas. En conjunto, es lo suficientemente grande como para bloquear el sol cuando vuela junto a él. El “dios supremo” Vishnu puede ser visto a menudo cabalgando sobre su espalda.

En el arte hindú, Garuda ha evolucionado a lo largo de los siglos para parecer más humano. En Nepal, a menudo se le representa como un ser humano con alas. En el resto de Asia, ha mantenido la cabeza, el pico y las garras de su ave. La versión indonesia de Garudas es especialmente colorida y está representada con colmillos.

En el arte budista, el dios Garuda se ha transformado en una raza de pájaros nobles, llamados “garudas”. Estos garudas son los menos humanos de todos. Sus cuerpos están cubiertos de plumas, y sus alas parecen estar pegadas a sus brazos, casi como un murciélago. Sólo sus vientres redondos y sus manos humanas sugieren su linaje humano.

Personalidad

En la tradición hindú, Garuda representa el poder celestial. En el lado positivo, es un símbolo de virtud, esperanza y renacimiento, pero también tiene su lado oscuro. Es un guerrero brillante, y aunque es cierto que sus enemigos, las serpientes naga, son agentes del inframundo, también es cierto que no muestra piedad en sus ataques.

Por lo tanto, simboliza la velocidad, la violencia y la destreza militar tanto como la virtud, la esperanza y el renacimiento. La tradición budista enumera a la Garuda como una de las “cuatro dignidades” -animales que representan las virtudes budistas. Las Cuatro Dignidades son el dragón que representa el poder; el tigre, que representa la confianza; el leopardo de las nieves, que representa la intrepidez; y el Garuda, que representa la sabiduría.

Habilidades especiales de Garuda

El deslumbrante debut de Garuda en la leyenda hindú dejó claro su potencial desde el principio. Saltó de su huevo en un infierno ardiente, tan grande que podría haber quemado el mundo entero, si los dioses no hubieran caído de rodillas y rogado misericordia. El bebé escuchó sus súplicas y respondió con otra muestra de poder mágico: se encogió hasta un tamaño seguro.

Con el tiempo, Garuda usaría su truco de encogimiento/crecimiento para llevar a cabo varias tareas heroicas. Una vez derrotó a todos los demás dioses en la batalla al crecer a un tamaño tan grande que el viento de sus alas los dispersó por todo el mundo. También usó su súper tamaño para tragarse ríos y océanos enteros, ya sea para usar el agua como arma o para encontrar serpientes que se escondían en el agua. Podía hacer que las montañas se derrumbaran o que las tormentas eléctricas se extendieran por toda la tierra con sólo agitar sus alas.

Y no olvide que también podía encogerse, lo que significaba que siempre podía encontrar una grieta por la que escapar o un agujero en el que esconderse. Convenientemente,  también era inmune al veneno de sus archienemigos, las serpientes. Los talismanes con su imagen y las oraciones con su nombre también podrían ser usados para proteger a los mortales de los efectos de cualquier veneno.

Representación Cultural

Garuda

Garuda aparece por primera vez en los Vedas hindúes, escritos entre 1500 y 400 a.C., pero la historia más larga sobre él aparece en el Mahabharata, un poema épico escrito alrededor de 400 a.C. Su fama se extendió rápidamente por toda Asia; se pueden encontrar estatuas y pinturas antiguas de él en la India, Indonesia, Japón, Mongolia, Nepal, Surinam, Filipinas y Tailandia. Finalmente, él fue absorbido por la fe budista. Aparece por primera vez en el Maha-samaya Sutta, una de las primeras oraciones rituales recitadas por los budistas.

Apariencias modernas

Aunque Garuda no ha tenido un gran impacto en la cultura occidental, sigue siendo un personaje muy querido en muchas naciones que practican el hinduismo o el budismo. Se le puede encontrar en los templos, en las oraciones y en las danzas rituales. También aparece en el escenario secular, con innumerables aviones militares y equipos deportivos que llevan su nombre. Tailandia e Indonesia han llegado incluso a declarar a Garuda su “símbolo nacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here