Buraq: La Criatura Mitológica Islámica. El Caballo Con Rostro De Mujer

Buraq, en la tradición islámica es una criatura que se dice que transportó al profeta Muhammad al cielo. Descrito como “un animal blanco, mitad mula, mitad burro, con alas en sus lados. Buraq se introdujo originalmente en la historia del viaje nocturno de Muhammad desde La Meca a Jerusalén y viceversa, lo que explica cómo el viaje entre las ciudades podría haberse completado en una sola noche.

En algunas tradiciones se convirtió en un corcel con la cabeza de una mujer y la cola de un pavo real. Cuando el viaje del relato de la noche se conectó con el de la ascensión de Mu heaven ammad al cielo, Buraq reemplazó la escalera como los medios de acceso de Muhammad al cielo.

Baruq
Baruq Caballo con Rostro de Mujer

Desde al menos el siglo XIV, el mito de Buraq, visualizado sobre la base de antiguas representaciones de grifos, esfinges y centauros, se convirtió en un tema favorito de la pintura en miniatura persa.

1.  Significados

El nombre de Buraq tiene los siguientes significados: “resplandeciente, resplandeciente, brillante, brillante, resplandeciente, resplandeciente, brillante, radiante, refulgente, resplandeciente, resplandeciente, resplandeciente, resplandeciente, resplandeciente, resplandeciente”

Es una criatura en la tradición islámica que se asemeja a los híbridos mitológicos del Cercano Oriente (en particular a las deidades protectoras de la Mesopotamia), de la que se decía que era un medio de transporte para ciertos profetas.

Lo más notable son los relatos de hadith sobre los relatos de Isra y Mi’raj que el Buraq llevó al profeta islámico Muhammad de La Meca a Jerusalén y de vuelta a los cielos por la noche.

2.  Etimología

La Enciclopedia del Islam, refiriéndose a los escritos de Al-Damiri, considera que el Buraq es un derivado y un adjetivo del árabe: barq “lightning/ emitted lightning” o varios significados generales derivados del verbo: “to beam, flash, gleam, gleam, glimmer, glisten, glitter, radiate, shimmer, shimmer, shine, sparkle, twinkle”.

Según la Enciclopedia Iranica, “Boraq” es la forma arabizada de “Persa Medio barag o barag, “una bestia montadora, monte”.

1.  Orígenes de la criatura mítica Buraq

La criatura mitológica llamada Buraq o Al-Buraq se encuentra principalmente en la mitología de la tradición islámica y se menciona en el Corán. Hay muchas variaciones del nombre, Al-Buraq en función del dialecto y la pronunciación y la región en la que se cuenta la historia. En general, la forma de Al-Buraq se considera la versión genérica y se utilizará.

El Al-Buraq es una criatura mítica del transporte. Se describe como de color blanco y el tamaño entre un burro y una mula. Es tener la cara de una mujer y las alas de un águila, así como la cola de un pavo real. El simbolismo del cuerpo de caballo y las alas de águila implica un movimiento rápido y la capacidad de transportar un pasajero.

El movimiento de un paso se dice que es equivalente a la distancia de la visión de la criatura. Así que no solo puede llevar a un pasajero en su cuerpo equino, sino que también puede moverse rápidamente debido a las grandes alas en los lados de su cuerpo. Este movimiento intensamente rápido también podría atribuirse al nombre.

En el idioma árabe, la palabra de Al-Buraq, es al-buraaq, que en inglés significa rayo (buraq).

2.  Mito

El mito de Al-Buraq en realidad comienza con el profeta Abraham. Se dice que Al-Buraq llevó a Abraham todas las mañanas a su esposa, Agar, en La Meca. En las noches, el Al-Buraq llevaría a Abraham de regreso a Siria y a su esposa Sarah (buraq).

Sin embargo, el verdadero mito de Al-Buraq es un relato que se cuenta en el capítulo del Corán llamado “Viaje nocturno”. La historia dice que en el siglo VII, el profeta Muhammad  contó la historia de la Noche que Viajé con el Arcángel Gabriel. Había estado en La Meca visitando a un primo y había ido a la mezquita local para orar y descansar.

Mientras que a lo sumo, el ángel Gabriel vino a él, y fue seguido por el Al-Buraq. Se le dijo que subiera al Al-Buraq y luego Muhammad  y Gabriel viajaron a la mezquita que se decía que era la mezquita más alejada de La Meca. En muchas historias se asume que esta ubicación es la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén.

Después de que Muhammad  había adorado en la mezquita, Gabriel y Muhammad, montados en el Al-Buraq viajaron a varios Cielos e Infiernos, o la segunda parte del viaje, mi’raj. En los Cielos, Mahoma pudo hablar con otros profetas, como Abraham, Jesús y Moisés. Luego se presentó a Alá y se le pidió que instruyera a la gente a darle cinco oraciones diariamente. Muhammad prometió avisar a la gente y fue devuelto a La Meca desde donde comenzó.

Existe cierta controversia sobre este mito sobre si el viaje duró una noche, un segundo en el marco del tiempo humano o si fue solo un sueño. No hay forma de verificarlo para que los creyentes sigan creyendo que fue un viaje en el tiempo, mientras que los que no creen seguirán diciendo que es solo un sueño

3.  Descripción

Aunque los Hadith no se refieren explícitamente a los Buraq como si tuvieran un rostro humano, el Oriente próximo y el arte persa casi siempre lo retrata así – una representación que encontró su camino en el arte islámico indio y persa. Esto puede haberse originado a partir de una interpretación de la criatura descrita con un “rostro hermoso” como el rostro humano en lugar de bestial.

Extracto que describe al Buraq

En aquel momento me enviaron una bestia de color blanco que era un poco más enana que una mula y un poco más alta que un burro. El peldaño de la bestia (era tan amplio que alcanzaba hasta el sitio más alejado a la trayectoria de la perspicacia del animal.

Otro Descripción del Buraq

En aquel momento Gabriel envió el Buraq, apuesto de rostro y atado, una animal alto y de color blanco, este era más alto que un burro, pero más chico que una mula. Lograba poner sus cascos en el límite más distante de su campo visual. Poseía orejas alargadas. Cada vez que se enfrentaba a una montaña, sus patas traseras se extendían, y cada vez que descendía, sus patas delanteras se extendían. Poseía 2 alas en sus piernas que le proporcionaban potencia a sus muslos.

Se resistió cuando Mahoma vino a montarlo. El ángel Gabriel puso su mano sobre su melena y dijo: “¿No te da vergüenza, O Buraq? Por el dios Alá, ninguno te ha montado en todo el firmamento más deseada por el dio Alá que él”. Al escuchar esto se sonrojó tanto que transpiró hasta estar hecho una sopa, y se contuvo hasta que el Elegido lo cabalgó.

En las descripciones anteriores no hay acuerdo en cuanto al sexo del Buraq. La imagen de que la bestia “al Buraq” es puramente una potra celestial también se alude en un libro famoso llamado “La Cúpula de la Roca”, donde el capítulo la menciona como “La Corte Abierta”, y en la ilustración del episodio titulado Palestina de Georg Ebers.

4.  Viaje al Séptimo Cielo

Según la costumbre islámica, el Viaje Nocturno asumió lugar 10 años después de que Mahoma se volviera un profeta, a mediados del siglo VII. Mahoma había estado en La Meca, en la casa de su primo (la casa de Fakhitah bint Abi Talib), cuando fue a al-Masjid al-Haram (Mezquita de Al-Haram).

Mientras descansaba en la Kaaba, Gabriel se le apareció trayendo el Buraq, que llevaba a Mahoma en compañía del arcángel, a al-Masjid al-Aqsa, que tradicionalmente se consideraba el Monte del Templo en Jerusalén.

En este lugar, se bajó del Buraq, oró en el sitio del Templo Sagrado (Bayt Al-Maqdis), y luego lo montó de nuevo mientras la criatura ascendía a los siete cielos donde conoció a Adán, Jesús y a su primo Juan el Bautista, José, Enoc Aarón, Moisés y Abraham uno por uno hasta que llegó al trono de Dios.

Dios se comunicó con él dándoles palabras e instrucciones, sobre todo el mandamiento a los musulmanes de ofrecer oraciones, inicialmente cincuenta veces al día. A instancias de Moisés, Mahoma regresó a Dios varias veces antes de reducir el número a cinco.

5.  Abraham

Según Ibn Ishaq, el Buraq transportó a Abraham cuando visitó a Agar e Ismael. La costumbre cuenta que Abraham solía vivir con su esposa Sara en Palestina, pero las bestias Buraq lo trasladaban por la madrugada a La Meca para visitar a su familia allí y transportarlo de regreso por las noches.

6.  Muro Occidental

La mezquita se asienta sobre un antiguo pasadizo que una vez salió por la puerta de Barclay, cuyo enorme dintel permanece visible debajo de la puerta magrebí Debido a la proximidad del Muro Occidental, la zona aledaña a la muralla ha estado asociada a Buraq al menos desde el siglo XIX.

Cuando un judío británico pidió a las autoridades egipcias en 1840 permiso para repavimentar el terreno frente al Muro Occidental, el gobernador de Siria escribió:

De la copia del acta de las deliberaciones del Consejo Consultivo de Jerusalén se desprende que el lugar donde los judíos pidieron permiso para pavimentar colinda con el muro del Haram al-Sharif y también con el lugar donde estaba amarrado el Buraq, y está incluido en la carta de dotación de Abu Madyan, que Dios bendiga su memoria; que los judíos nunca hayan hecho reparaciones en ese lugar en el pasado.

Para los musulmanes, el Muro de las Lamentaciones (antes Muro Occidental) se conoce como “al-Ḥa iṭu l-Buraq” “el Muro de los Lamentos”

Ya que al otro lado (el lado musulmán del Muro de los Lamentos en el Monte del Templo) es donde Mahoma ató el Buraq, el animal de equitación sobre el que cabalgaba durante la Noche de la Ascensión. El muro se une a la estructura de la Mezquita Al-Buraq.

El Buraq es idéntico y está asociado con otras criaturas míticas como el Sarimanok filipino, el Simurgh persa y el Garuda hindú y budista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here