4 Mitos De Honduras Que Quizás No Conocías | Mitología Hondureña

Cuando viajas puedes aprender sobre todo tipo de cosas interesantes. Pero los aspectos favoritos son todos aquellos que hacen que cada cultura sea única y colorida. Un lugar que puedes visitar es Honduras, donde puedes aprender algunos mitos de honduras que quizás no conocías e historias de fantasmas que son divertidas e interesantes. Son una gran parte de su historia y mucha gente cree en ellos.

Mitos De Honduras

Así que aquí te mostramos los mitos de honduras que quizás no conocías dentro de la mitología hondureña.

1.  Mitos De Honduras: La sucia

Este es uno de los mitos de hondura más conocidos. También existen variantes de la misma a través del resto de  América Central y México.

Esta es la historia de una hermosa dama que vivió con sus padres. Cuando tenía 15 años conoció a un niño y se enamoró. Fue a ver a sus padres y le pidió su mano en matrimonio porque sabían de su familia y tenía la reputación de un trabajador que aceptaron de inmediato.

El día de la boda, el fraile solicitó un documento donde indicara que ambos habían sido bautizados. Pero ella no lo tenía. Así que el fraile no se casó con ellos.

La niña cayó en una depresión tan oscura que terminó volviéndose loca. El chico perdió toda esperanza de poder casarse con ella y se fue. Fue entonces cuando decidió no quitarse nunca el vestido de novia.

Un día, mientras caminaba por un río cercano, escuchó que su ser querido iba a casarse con otra chica. Esto la hizo sentir tan triste y desesperada que comenzó a correr y gritar hasta que encontró un precipicio desde donde saltó. Su alma fue dejada en esta tierra, buscando a su ser querido.

Se le puede encontrar por la noche cerca de los lagos, todavía con su vestido de novia y tiende a aparecer frente a los hombres. Su belleza atrae a los hombres, pero una vez que están cerca, se convierte en algo horrible, como el mito de la llorona. Se vuelven locos después de ver una criatura tan horrible.

2.  Mitos De Honduras: El sisimite

Según la mitología hondureña, el sisimite es un monstruo horrible que se describe como un pie grande, o un look de Yeti. Es una especie de enorme mono con pelo largo que parece fuerte y vive en lo profundo de los bosques y en las montañas más altas de la región. Según los mitos de honduras, solo deja las profundidades de los bosques para buscar mujeres que secuestra y llevar a su cueva.

El sisimite

La historia más famosa es la de una mujer que, después de años de ser secuestrada y tener a sus 3 hijos, logró escapar con ellos. Cuando el monstruo se enteró, la siguió a ella y a sus hijos. En su desesperación, cruzó un río dejando atrás a sus hijos. El sisimite luego ahogó a los niños como venganza contra la mujer.

3.  Mitos De Honduras: El cadejo

En la mitología hondureña también existen animales extraños y esta criatura es conocida como el cadejo que es un animal mítico que tiende a seguir a las personas en la noche como una especie de tutor. Tiene la forma de un gran perro negro con ojos que parecen fuego y enormes dientes. La mayoría de las veces sigue a gente borracha en las calles. Él los ayuda a encontrar el camino a casa de forma segura o se queda cerca de ellos si se duermen para que no los roben.

Estos mitos de honduras también cuentan que la bestia involucra a otros perros, como uno blanco. Esta es la que sigue a las mujeres borrachas y también hay una gris que se preocupa por los niños solitarios. También se dice que cada vez que uno de estos perros sigue a alguien, los espíritus negativos no se acercan.

A continuación sigue la historia…

A principios de 1900, Juan Carlos era un tutor que vivía en una casa de paja cerca de Los Arcos, en los campos cercanos a La Aurora en Guatemala. Trabajó cerca de Parroquia Vieja y llegó a su casa a la medianoche. Casi todo el tiempo, su esposa y sus hijos pequeños pasan todo el día solo, en medio de los campos. Juan encontró un blanco perro cuando llegó a su casa un día.

Cuando el perro lo veía venir, se sacudía, giraba y desaparecía. Juan siempre trató de seguir al perro, pero nunca pudo alcanzarlo. Un día, cuando llegó, el perro blanco nunca se movió, y cuando se acercó al perro, no hizo un solo sonido. Pero luego Juan tocó su pata, y de repente abrió los ojos. Juan estaba asustado; el perro dijo: “ya no necesitas mi ayuda“.

Asustado, Juan exclamó: “¿Qué ayuda?” Y el perro dijo, dolorido: “Soy un perro enviado desde arriba. Mi misión era protegerte de cualquier peligro. Pero me habías demostrado que ya no necesitas mi ayuda”. Justo después de eso, el perro blanco cerró los ojos. Juan lo enterró, y cada vez que llegaba a casa, recordaba al perro blanco.

4.  Mitos De Honduras: Casa cazada de copan

Este es uno de los mitos de honduras que habla sobre una pequeña casa ubicada sobre una colina verde donde las vacas comen y pasan el rato. Nadie ha vivido en ella durante mucho tiempo. La gente dice que cualquiera que intente vivir en ella muere antes de tener tiempo para abandonarla.

La gente de Copan dicen que pueden oír los gritos horribles que vienen desde el interior. Así que los locales, temerosos de sufrir algún tipo de desgracia, evitan pasar por esta pequeña y linda casa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here