Home Seres Mitológicos Náyades: Ninfas De Agua De La Mitología Griega | Seres Mitologicos

Náyades: Ninfas De Agua De La Mitología Griega | Seres Mitologicos

Imagínate encontrarte con un manantial burbujeante en el desierto de la antigua Grecia. Si el alegre tintineo del agua, el suave lecho de musgo en la orilla del manantial y las fragantes flores de agua que se sumergen sobre el agua para contemplar sus reflejos no son lo suficientemente encantadoras para ti, imagina una mujer elegante con extremidades blancas como la nieve y un pelo largo y sedoso que se asoma entre los lirios. Ella es una Náyades de la mitología griega, y su espíritu divino ha dado a esta primavera su belleza hechizante.

¿Qué son las Náyades?

Las náyades son semidiosas que habitan en las brillantes y frescas aguas de las antiguas civilizaciones griegas. Estas encantadoras damas están profundamente apegadas a sus hogares, y si un pueblo surge cerca de sus aguas, le ofrecerán bendiciones y protección al pueblo, siempre y cuando sus habitantes no lo ofendan.

Las náyades se dividen en muchas subcategorías, dependiendo del tipo de agua que llaman hogar. Pegaia habita en manantiales y pozos; krenaia hace su hogar en fuentes; potameides se puede encontrar en arroyos; limnades habita lagos; y heleionomai vive en humedales y pantanos.

Origen

La Náyade es claramente una parte muy arraigada de la cultura griega. Estas seductoras semidiosas parecen remontarse a los albores de la propia civilización griega, lo que no es de extrañar, teniendo en cuenta que están fuertemente ligadas al agua dulce que hizo posible que las ciudades griegas sobrevivieran y prosperaran.

Las náyades adornan la cerámica y los mosaicos griegos que datan del siglo IV a.C. Recorren algunos de los himnos, tragedias y poemas épicos más antiguos de Grecia, como La Odisea de Homero y La Ilíada.

Descripción

 

Las náyades son mujeres jóvenes de una belleza deslumbrante, con miembros largos y gráciles y cabello suelto. Su belleza es tanto más devastadora cuanto que les gusta vagar sin ropa, y muchos hombres; dioses y mortales por igual, han caído bajo el encanto de la Náyade “no herrada”.

Habilidades especiales

Las náyades existen en la cúspide de la inmortalidad. Mientras las aguas de su hogar sean fuertes, permanecen jóvenes, hermosas, alegres y vigorosas. Sin embargo, si sus aguas se agotan, su fuerza se les escapa.

Así como las Náyades sacan fuerza de sus hogares acuáticos, se dice que las aguas donde vive una Náyade absorben algunas de sus cualidades mágicas. El agua de la casa de una náyade puede curar a los enfermos, inspirar a poetas y profetas, y traer fertilidad a las mujeres jóvenes o a las cosechas.

En un nivel más básico, el agua de la Náyade es generalmente la mejor fuente de agua dulce disponible para una ciudad; es la corriente que da vida alrededor de la cual se construye la civilización. Con frecuencia se nombran pueblos en honor a la Náyade local, y se hacen santuarios y ofrendas para mantenerla en buen estado de ánimo, para que continúe bendiciendo su agua.

Si una náyade es provocada, su ira se refleja en sus aguas. Puede hacer hervir el agua con el calor de su furia, y puede desatar inundaciones repentinas o sequías sobre sus enemigos. También puede cambiar la calidad de su agua, haciéndola amarilla y miserable con azufre, o blanca y dulce, como la leche.

Ocasionalmente, ella puede emprender grandes transfiguraciones tales como esconder a un amante convirtiéndolo en un eco o escondiéndose a sí misma transformándose en un arroyo.

Afortunadamente, las Náyades son, en su mayor parte, espíritus buenos y que nutren, incluso si caen dentro y fuera de los romances dramáticos. Debido a su dulzura y afición por la belleza y la salud, a menudo se convierten en niñeras de los dioses y de los hijos de los dioses. Dionisos, Hera, Adonis y Aquiles fueron atendidos por Náyades durante los tiernos primeros años de sus vidas.

Criaturas relacionadas

Las náyades son sólo una de las varias razas de espíritus acuáticos griegos. Así como las Náyades viven y se ocupan del agua dulce, los oceánidos habitan el agua salada y las náyades viven específicamente en el Mediterráneo.

También hay dioses de los ríos que gobiernan los ríos más poderosos de Grecia. Estos dioses no son Náyades, pero han engendrado muchas de las hermosas Náyades que viven en arroyos y manantiales más pequeños.

Una Náyade responde a los otros dioses en el Olimpo. Cuando Zeus convoca a una Náyade a un consejo, ella abandona su amado hogar y se dirige al Monte Olimpo para escuchar sus decretos. Si un dios pasa por la casa de una náyade y le pide un favor, probablemente obedecerá.

a diosa Artemisa, que comparte la naturaleza protectora de la Náyade, en particular con las niñas, a menudo trabaja en estrecha colaboración con las Náyades.

Adaptación romana

Es bien sabido que Roma se tragó muchas de las figuras e historias mitológicas de la antigua Grecia. La mayoría de ellos fueron alterados y rebautizados para ajustarse a las agendas políticas y religiosas de Roma, pero la Náyade permaneció intacta.

La gente local continuó adorando a sus náyades nativas, y los poetas y filósofos romanos continuaron dirigiéndose a las ninfas en sus escritos (más notablemente en las metamorfosis de Ovidio).

Mitos famosos

La mayoría de los mitos que se aferran a las Náyades son puestos en movimiento por la belleza sobrenatural de estos espíritus de agua o por su pasión por la belleza de los demás. Sus romances han dado a luz a héroes y nobles griegos y a hermosos rasgos de la naturaleza, como nuevos arroyos o árboles.

La preciosa Naiad Cyrene era inusual entre sus hermanas. No se contentaba con disfrutar de los fragantes banquetes junto al agua y la música plateada de la Náyade. En cambio, era como “una segunda Artemisa”, con el espíritu de una cazadora. Un día, ella estaba caminando cerca de un rebaño de ovejas cuando vio que eran atacadas por un león. No tenía armas con ella, pero su corazón no tenía miedo, y empezó a luchar con el león para salvar a las ovejas.

El dios Apolo la descubrió en esta valiente lucha y fue instantáneamente cautivado por su belleza y valentía. Por consiguiente, llevó a la Náyade a una ciudad del norte de África, a la que bautizó con su nombre, y juntos tuvieron dos hijos, ambos semidioses, que pasaron a figurar en otros mitos griegos.

La encantadora Pholoe tuvo menos suerte en el amor que Cirene. Fue perseguida por Pan, un dios peludo y medio cabra que con frecuencia hacía avances desagradables hacia mujeres hermosas. Pholoe huyó de Pan hasta que, exhausta, se desmayó en la orilla de su lago nativo.

Pan estaba casi encima de ella cuando Artemisa, que estaba cazando un ciervo cerca, lo vio revoloteando sobre los miembros blancos como la nieve de la ninfa caída. Enojado, Artemisa lanzó un dardo que atravesó la mano de Pholoe y la despertó para sumergirse en el lago, donde se envolvió en la maleza para esconderse de Pan.

Se sintió amargamente decepcionado y puso un encantamiento en un árbol junto al lago, para que constantemente dejara caer hojas en el prístino estanque de Pholoe.

El cuento de Hylas pone el típico mito náyade sobre su cabeza; esta vez, los seductores espíritus del agua se enamoran de la belleza de un hombre mortal, el joven Hylas que viaja con Heracles en la famosa búsqueda del argonauta. Movidos por la vista de la juventud alegre y rizada, los náyades atraen a Hylas a sus aguas, donde quieren que permanezca para siempre, compartiendo su belleza y felicidad.

Cuando Heracles busca a Hylas, las ninfas convierten a Hylas en un eco, de modo que la única respuesta que obtiene Heracles cuando deambula por las colinas pidiendo a su amigo perdido es el nombre de Hylas, que le suena de vuelta.

Literatura Moderna

Aunque el término “náyade” ha quedado en gran medida fuera de uso en la literatura moderna, las “ninfas del agua” todavía mantienen su control sobre la imaginación humana. Se encuentran en muchos de los libros más queridos del género fantástico, como las Crónicas de Narnia de CS Lewis y la trilogía El Señor de los Anillos de JRR Tolkein.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here