Bestia De Gévaudan: Criatura Monstruosa, Parecida A Un Hombre Lobo

La Bestia de Gévaudan fue una criatura monstruosa, parecida a un hombre lobo, que convirtió la mitad del siglo XVIII en un terrible baño de sangre para los habitantes de Gévaudan, una pequeña provincia del centro-sur de Francia. Aunque la Bestia se cobró entre 80 y 200 vidas y dejó numerosos testigos oculares tras sus ataques, nunca fue identificado positivamente como un depredador conocido. Hasta el día de hoy, sigue siendo uno de los misterios más sangrientos de la historia.

Bestia de Gévaudan

Descripción Física dela Bestia de Gévaudan

Los relatos de los testigos presenciales de la Bestia de Gévaudan dan como resultado un espécimen abigarrado, un mosaico de rasgos de lobos, leones, hienas, osos, perros y panteras. Según todos los informes, la Bestia era enorme. Muchos testigos lo compararon con un pequeño caballo o un ternero. El pelo de la Bestia variaba de color.

Por lo general, su capa base era de color marrón rojizo, pero sus marcas variaban desde una raya negra en la columna vertebral hasta parches de pelo gris y manchas en los cuartos traseros. Tenía largos y viciosos colmillos y garras, a diferencia de cualquiera de los depredadores conocidos en la región. Algunos testigos afirmaron que las garras se habían unido en una especie de pezuña.

La cabeza de la Bestia de Gévaudan era más plana y su hocico más parecido al de un cerdo que al de un lobo; sus orejas eran pequeñas y redondas. Tenía un pecho ancho y cavernoso, caderas estrechas y una cola larga, delgada pero terriblemente poderosa. Según algunos testigos, la Bestia podía usar su cola como arma para derribar a los hombres.

Los cazadores produjeron hasta seis cuerpos diferentes, afirmando que habían matado a la Bestia. Estos cuerpos pesaban alrededor de 150 libras y parecían lobos muy grandes. Los dos cuerpos más creíbles fueron rellenados, examinados por cirujanos e incluso presentados en la corte real. Uno de los cuerpos fue descrito por un famoso cazador de lobos, quien dijo: “El otro cuerpo fue descrito por el superintendente de la región de Gévaudan, quien informó que

Comportamiento

La Bestia era temida no sólo por su terrible poder sino también por sus inusuales y brutales técnicas de caza. Aunque prefería atacar a las víctimas cuando estaban solas, claramente no tenía miedo de los humanos adultos, siendo seis veces más propenso a atacar a un adulto que a un lobo típico.

Bestia de Gévaudan

Sus ataques eran casi siempre una sorpresa; aparecía repentinamente de los arbustos o incluso caía sobre sus víctimas desde arriba, y parecía preferir la luz del día a la típica capa de depredador de la noche. Usó sus garras con efectos devastadores, mucho más que los típicos lobos, pero su golpe de muerte característico fue para arrancarles la garganta a sus víctimas o aplastarles el cráneo.

Escalofriantemente, la Bestia parecía cazar tanto por placer como por hambre. Aunque a veces devoraba a las víctimas, las mataba y abandonaba sus cadáveres con la misma frecuencia. Con el tiempo, la Bestia demostró tener el mismo talento para jugar a “la caza” que a “el cazador”.

Era un maestro de la evasión; justo cuando los cazadores pensaban que lo tenían acorralado, desaparecía. También parecía no haber sido afectado por las balas. Según varios cazadores, sufrió múltiples heridas de bala, sólo para levantarse y escapar de nuevo a los arbustos.

Muchos habitantes de Gévaudan creían que la Bestia tenía ayudantes en su trabajo sucio. Algunas de sus víctimas fueron asesinadas al mismo tiempo en diferentes lugares, y algunos testigos reportaron haberlo visto en compañía de su pareja, sus cachorros, o incluso de un hombre. Este último informe, junto con el hecho de que a veces se veía a la Bestia vistiendo una armadura hecha de piel de cerdo dura, llevó a algunos aldeanos a creer que era un animal de ataque entrenado, en lugar de un depredador solitario.

Historia

Su primer ataque tuvo lugar en el verano de 1764, cuando atacó a una mujer que estaba cuidando su ganado. Afortunadamente, la manada de la mujer incluía varios toros, que lograron defenderse de la Bestia, pero la siguiente víctima, un niño de 14 años, no tuvo tanta suerte.

En pocos meses, el monstruo se había cobrado tantas vidas que la histeria masiva comenzó a aparecer. La histeria fue alimentada por la reputación de la Bestia de golpear en cualquier momento y lugar. Aunque prefería a los pastores solitarios, también se le documentó atacando a los aldeanos mientras trabajaban en jardines públicos, a los compradores en la gran feria de primavera, e incluso a sacerdotes y monjes en una abadía.

La histeria pública alcanzó su punto culminante en 1765, cuando la Bestia atacó a un grupo de siete hombres armados. Aunque los hombres sobrevivieron, la audacia de este ataque llevó a la Bestia a la atención del rey, y éste lanzó una cruzada para poner fin al baño de sangre. A pesar de la ira del rey, el reino de terror de la Bestia continuaría hasta el 19 de junio de 1767.

Caza

Poco después de que comenzó la matanza de la Bestia, los hombres locales comenzaron a tomar las armas contra el monstruo que los asolaba. En menos de seis meses, estos hombres habían declarado una guerra total contra la población local de lobos, formando grandes grupos de caza llamados “beats”. En total, estas partidas de caza matarían a más de 100 lobos antes de que la histeria disminuyera.

En octubre de 1764, el capitán Duhamel organizó a sus soldados en una de las partidas de caza más grandes que jamás haya seguido a la bestia. Cincuenta y siete hombres se encargaron del proyecto, pero la Bestia los evadió a todos. Sin embargo, su fracaso sólo sirvió para excitar a otros cazadores de todo el país. Pronto se ofreció una recompensa por la piel de la Bestia, y los cazadores acudieron en masa a la región de Gévaudan para participar en el deporte.

Arte y literatura

Bestia de Gévaudan

Durante el reinado de la Bestia de Gévaudan, se hicieron numerosas representaciones artísticas de él, tanto para advertir al público sobre él como para ayudar a los cazadores a identificarlo. Era un personaje habitual en los periódicos y en los carteles de búsqueda y captura.

Desde su muerte, la Bestia de Gévaudan se ha convertido en una figura famosa en la tradición de los hombres lobo. Debutó literariamente con novelas góticas como La Bête du Gévaudan y Wolves: Una vieja historia contada de nuevo. Desde entonces, ha pasado a los medios de comunicación contemporáneos, como el largometraje Brotherhood of the Wolf y el drama televisivo Teen Wolf.

Explicaciones de la criatura

Quizás incluso más de lo que capta la imaginación de los fanáticos de la ficción paranormal, la Bestia fascina a los historiadores y a los criptozoólogos. A diferencia de otras criaturas “míticas”,  la bestia de Gévaudan tiene un sólido historial. No hay duda de que algo fue responsable de toda la carnicería, y a los eruditos les encanta especular sobre la verdadera identidad de ese algo.

Hasta hace poco, la teoría más popular explicaba a la Bestia como un híbrido de perro lobo. Si un lobo se apareó con un perro grande (los mastines eran populares en esa época), la descendencia podría haber tenido varios de los rasgos de la Bestia, a saber, su tamaño, su cola delgada y su pelaje rojizo. También podría haber tenido la peculiar disposición de la Bestia, que combinaba la sed de sangre depredadora de un lobo con la falta de miedo de un perro a los humanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here