Mapinguari: El Monstruo Mitológico Del Amazonas

El Amazonas está lleno de mitos y supersticiones. Algunos tienen raíces antiguas y otros son leyendas urbanas transmitidas por la influencia europea. En el Amazonas hay una leyenda de una bestia de dos patas llamada mapinguari. Persigue agresivamente a los humanos y se los come. Según la leyenda que dicen, el mapinguari puede tener patas de armadillo hacia atrás, un ojo o una boca enorme en el estómago.

Se dice que el tunchi o mapinguari es un espíritu maligno que persigue a las personas en la selva, con un silbido espeluznante. Algunos dicen que es una fusión de almas que han muerto en el bosque. Asesina brutalmente a cualquiera que dañe el medio ambiente, o personas que respondan de alguna manera a su silbato. Es más fácil decirlo que hacerlo porque a medida que te adentras en el bosque, el silbido se hace más fuerte y más fuerte, lo que hace que sea más difícil ignorarlo.

Mapinguari
Mapinguari

La curupira; la otra forma de llamar al Mapinguari, también es una criatura guardiana del bosque, pero es bajo como un niño y sus pies están invertidos, con los dedos de los pies apuntando hacia la espalda. Él es el protector de los animales y los árboles, y según la leyenda, guiará a los cazadores y otros invasores del bosque por el mal camino. En el estado de São Paulo, la curupira es el protector simbólico oficial de los bosques y de todos los animales que viven en ellos.

1.  Etimología

Mapinguari” se traduce de manera variable como “el animal rugiente” o “la bestia fétida”, aunque esta afirmación parece tener su origen. Se le da la etimología descrita como “defensor de los bosques”. Según Felipe Ferreira Vander Velden, “mapinguari” es una contracción de varias palabras tupi-guaraníes:”mbaé-pi-guari”, que significa “una cosa que tiene una pata torcida”. “Kida so’emo” significa “bestia cara negra” en Karitiana. “Mao de pilao” significa “mano de mortero” en portugués.

2.  Descripción

El folklore describe el mapinguari como teniendo relaciones con otros animales de la selva tropical. Se dice que es seguido por enjambres de moscas o manadas de pecaríes. Aquellos que creen en el mapinguari como un espíritu lo ven como un protector de la selva tropical que castiga a los cazadores que matan más animales de los que necesitan para sobrevivir.

3.  Variantes del Mapinguari

En el amazonas existen muchas leyendas que hablan sobre el mapinguari, pero dependiendo de la tribu que las cuente esta cambiara su nombre.

El chullachaqui

El chullachaqui es uno de los muchos guardianes de la amazonia. Se dice que es un elfo de la agricultura y que juega con humanos que no respetan la selva tropical de ninguna manera. Las leyendas dicen que para mantenerse alejado de los claros, ya que es un desgaste, él construye sus granjas. También tiene una pata de cabra y una humana normal.

Mapinguari

Los rumores se han arremolinado durante generaciones sobre una bestia gigante y peligrosa que se esconde en el denso pincel de las selvas tropicales del Amazonas en América del Sur. A primera vista, parece asemejarse a un simio, o tal vez a un perezoso gigante. Se mueve lentamente, pero, al examinarlo más de cerca, no podría ser una pereza en absoluto.

La bestia gigante alcanza al menos más de siete pies de altura en sus patas traseras, con pelaje rojizo enmarañado y largas garras que se enroscan hacia adentro mientras se arrastra en cuatro patas. Por lo general, permanece cerca del suelo, pero cuando se levanta, expone una boca abierta sobre su estómago que es lo suficientemente grande como para consumir cualquier criatura que se cruce en su camino.

A lo largo de los años, ha adquirido el nombre de “mapinguari“, que significa “animal rugiente” o “bestia fétida”. Esta bestia rugiente deambula por los bosques de América del Sur, derribando arbustos y árboles con sus poderosas garras y dejando atrás un rastro de Destrucción ya que busca comida.

4.  Mapinguari: ¿Realidad o ficción?

Aunque la existencia de los mapinguari se suele descartar como folklore o simplemente como otra leyenda urbana, hay algunas pruebas científicas de que esta historia se basa en la realidad. La descripción coincide aproximadamente con la del perezoso terrestre gigante, una especie de perezoso del tamaño de un elefante, oficialmente llamada “Megatherium”, que vivió en Sudamérica hasta el final de la era del Pleistoceno.

Los científicos han encontrado fósiles que datan de hace más de 11.000 años y que pertenecen a la pereza gigante de Megatherium, lo que demuestra que existió una vez. Aunque ahora están extintos, algunas personas creen que los avistamientos reportados de los mapinguari son en realidad pruebas de que el perezoso gigante no está realmente extinto, pero aún vive en las profundidades de la selva amazónica.

Por supuesto, también podría darse el caso de que la historia, aunque alguna vez se basó de hecho, se embelleció a medida que pasaba de generación en generación, creando la leyenda urbana del horrible mapinguari que hoy en día es tan conocido. Mientras que los Megatherium eran vegetarianos, se dice que los mapinguari son carnívoros, atacan al ganado y otros animales grandes con sus afiladas garras y dientes y se los comen.

No hay informes actuales de que un mapinguari haya atacado a una persona, pero aquellos que han afirmado haberlo visto en persona dicen que hay una gran señal de advertencia de que el mapinguari se está acercando: su olor. El mapinguari emite un olor putrefacto, que es suficiente para alertar a las personas que se encuentren cerca de que se está acercando algo asqueroso y sería prudente dejarlo. También se dice que los mapinguari tienen una aversión al agua, por lo que tienden a permanecer en los bosques donde la tierra permanece seca.

5.  Avistamientos del Mapinguari

Los rumores de avistamientos de mapinguari se han vuelto tan comunes que, en los científicos, se han visto atraídos a la zona para investigar. El Dr. David Oren, ex director de investigación en el Instituto Goeldi, dirigió una expedición a Sudamérica para buscar pistas de que los avistamientos pueden basarse en algo más que una leyenda urbana. Pero hasta el momento, no hay ninguna prueba real.

El Dr. Oren afirmó no haber encontrado evidencia y sigue convencido de que no es más que un mito. “Para mí es bastante claro que la leyenda del mapinguari se basa en el contacto humano con el último de los perezosos terrestres. Sabemos que las especies extintas pueden sobrevivir como leyendas durante cientos de años. Pero si tal animal todavía existe o no es otra pregunta, no podemos responderla” dijo al New York Times en 2007.

Aun así, cientos de personas han acudido reportados avistamientos. Lucas Karitiana, miembro de la tribu Karitiana en Brasil, insiste en que su hijo se encontró con uno en el bosque y, aunque escapó ileso, toda el área rodeada parecía “como si una roca hubiera rodado y derribado todos los árboles y enredaderas”.

Cualquiera que sea la verdad, la leyenda no parece desaparecer pronto. Y dado que parece que los científicos nunca podrán verificar con precisión cada criatura que deambula por la misteriosa selva tropical, puede ser mejor desconfiar de vagar por el Amazonas solo en la oscuridad, evitando el riesgo de lo que pueda estar acechando allí.

El mapinguari es un cryptid grande reportado desde las partes más profundas de la selva amazónica. Testigos presenciales lo describen como un animal parecido a un simio bípedo con largo cabello rojo, mal olor, un solo ojo y una boca en el estómago.

Muchos criptozoólogos y algunos zoólogos de la corriente principal, incluido David Oren, mejor conocido por su investigación sobre mapinguari, creen que puede existir como un perezoso de tierra relicto o un homínido desconocido. Al igual que muchos otros cryptids, lo que se llama “mapinguari” puede ser dos animales, un perezoso de tierra y un gran simio.

6.  Evidencia física

Existen supuestas evidencias encontradas por criptozoólogos demostrando la presencia física y real del Mapinguari.

Cabello

El criptozoólogos David Oren ha recogido varias muestras de cabello que, según él creía, procedían de mapinguari, pero los resultados de las pruebas no fueron concluyentes, aunque en un caso se descubrió que un mechón de cabello procedía de un agutí.

Taburete

También el criptozoólogos David Oren ha recolectado varias muestras de heces que, según él creía, pueden provenir del mapinguari, pero los resultados de las pruebas no fueron concluyentes, y en un caso se descubrió que una materia fecal provenía de un oso hormiguero gigante.

Audios

Durante la patente de España’s Bestia Hunter investigación, una llamada extraña puede haber sido oído en respuesta a una llamada de la pereza modificado, pero no está claro si fue recogido por el equipo de grabación. La investigación de Josh Gates para Destination Truth también registró una llamada de un animal que un ex guardián de Los Ángeles no pudo identificar.

Avistamientos

David Oren ha recopilado más de noventa relatos del mapinguari o de animales como este, y hasta el 2002 había entrevistado a siete cazadores que afirmaban haber disparado especímenes. En 1994, Oren intentaba montar una expedición para buscar el mapinguari.

Según Discover Magazine, un cazador nativo llamado Manuel Vitorino Pinheiro dos Santos disparó cuatro pecaríes antes de escuchar la llamada del mapinguari. Huyó al río cuando la segunda llamada sacudió los árboles y se escondió bajo el agua. Las llamadas se apagaron cuando el animal pareció adentrarse más en la jungla, pero Manuel permaneció escondido durante horas.

Se han producido varios avistamientos de mapinguari en la reserva de la tribu Karitiana, especialmente cerca de un área aparentemente conocida como la “Cueva del Mapinguari“, aunque se dice que el nombre Karitiana para el animal es “kida so’emo”.

En un incidente, un hombre Karitiana llamado Moaci estaba cazando cuando vio lo que él creía que era un oso hormiguero gigante, debido a sus garras; pero cuando el animal se puso de pie, era más alto que un hombre. Moaci huyó, perseguido por el animal, y se escondió debajo de un árbol, que el animal intentó arrancar de raíz.

Un hombre llamado Edinalo trabajaba para una compañía petrolera que colocaba tuberías a través del Amazonas. Cuando bajó de su bote a tierra firme, fue atacado por un animal grande, maloliente y peludo que se rompió la mandíbula. Abrumado por el olor, se desmayó y más tarde lo encontraron más personas. El encuentro fue tan aterrador para él que dejó su trabajo y se negó a entrar en el bosque nuevamente.

Testimonio

La guía de Richard Terry, Samuel, le contó a Terry una historia contada por su abuelo sobre un encuentro de mapinguari en la remota región fronteriza entre Brasil y Venezuela:

“Dijo que se encontró cara a cara con una bestia sobrenatural. Estaba convencido de que era el Mapinguari, que había entrado en su cabina remota por la noche. Era tan grande que cuando estaba erguido rugiéndole, levantó el techo de madera”.

“Aparentemente, la criatura tiró al hombre al suelo con una poderosa embestida de su brazo, rompiéndole la mandíbula. Él cree que solo pudo salvarse si tenía un arma que usó para disparar directamente al monstruo de pelo peludo que huyó dejando un rastro de sangre”.

Otros relatos supuestamente reales cuentan:

  • Una mujer nativa estaba recogiendo fruta cerca de su casa cuando fue molestada por un mapinguari. Ella huyó de regreso a su casa.
  • Un cazador nativo estaba acechando pecaríes cuando un mapinguari emergió de los árboles. El hombre huyó.
  • Un hombre estaba cocinando la cena dentro de su choza cuando se arrancó todo el techo de paja. Huyó afuera, solo para ser atacado por un mapinguari.

7.  Orden cronológico de los avistamientos

Aquí se muestran algunos relatos y pruebas supuestamente reales del avistamiento del Mapinguari a lo largo del tiempo.

En 1930, un explorador llamado Inocencio o Inocencio estaba explorando el río Urubu con diez amigos, pero se perdió en la búsqueda de una tropa de monos negros que él pretendía disparar. Se separó de sus amigos y pasaba la noche en un árbol cuando lo molestó lo que sonaba como un hombre que gritaba tres veces, antes de que se acercara un animal grande:

“A unos cuarenta metros de distancia, había un pequeño claro donde había caído una samaumeira y sus ramas habían derribado otros árboles más pequeños. De ahí era de donde procedía su último grito. Inmediatamente después, se escuchó un fuerte ruido de pasos, como si un gran El animal se acercaba a mi velocidad máxima. Cuando alcanzó el árbol caído, emitió un gruñido y se detuvo. Finalmente, una silueta del tamaño de un hombre de mediana altura apareció en el claro”

“Permaneció donde estaba, mirando quizás sospechosamente el lugar donde estaba. Luego volvió a rugir como antes. No pude esperar más y disparé sin siquiera preocuparme por apuntar. Hubo un rugido salvaje y luego un ruido de choque. Me asusté al ver que el animal corría hacia mí y disparé una segunda bala. La aterradora criatura fue alcanzada, dio un salto increíblemente rápido y se escondió cerca del viejo samaumeira.”

Desde detrás de esta barricada, emitió amenazantes gruñidos tan fieramente que El árbol al que me aferré parecía temblar. Había estado antes en cazas de jaguares y había participado activamente en ellos, y sé lo salvaje que es este gato cuando está atropellado y a raya. Pero los rugidos del animal que Aquella noche me atacaron eran más terribles y ensordecedores que los de un jaguar.

Volví a cargar mi arma y temiendo otro ataque, disparé en dirección al rugido. La forma negra volvió a rugir más fuerte, pero se retiró y desapareció en las profundidades del bosque. De vez en cuando todavía podía escuchar su gruñido de dolor hasta que por fin cesó.

Después de pasar la noche en el árbol, a la mañana siguiente Inocencio eliminó arbustos rotos, salpicaduras de sangre y un fuerte olor agrio que impregnaba toda el área.

Un informe de 1937 del centro de Brasil afirmaba que un mapinguari había sufrido un alboroto durante tres semanas, matando a más de 100 vacas y arrancando las lenguas de sus cadáveres.

En 1975, un trabajador minero llamado Mário Pereira de Souza afirmó haber estado cara a cara con un mapinguari en un campamento minero en Río Jamauchim. Escuchó un grito, y el animal cargó contra él, inestable, sobre sus patas traseras

En 1980, Un grupo de indios Kanamarí que vivían en el valle de Río Juruá afirmó haber criado dos mapinguari infantiles en bananas y leche, pero después de uno o dos años su olor se volvió demasiado fuerte para soportar, y fueron liberados.

En 1981 Un hombre brasileño (Teófelo) y su hija (Lydia) que vivían en Valeria contaron a Pat España que, en septiembre de 1981, Lydia estaba en el borde del bosque cerca de su casa por la noche, cuando la sobresaltó un aullido. Ella huyó a su padre, que agarró un arma y fue a desatar su vaca. Vio un animal afuera que identificó como mapinguari, y le disparó antes de huir de regreso a su casa. Al día siguiente, todos los aldeanos se mudaron y se asentaron a la orilla del río.

En 1997 Glenn Shepard Jr., un etnobiólogo y antropólogo estadounidense radicado en Manaus, dijo que se encontraba entre los escépticos con respecto a la teoría de Oren del mapinguari hasta 1997, cuando algunos miembros de una tribu que habían evacuado su aldea identificaron a los segamai, una criatura parecida a un perezoso peludo que habitaba el colinas, con un modelo de un perezoso gigante que habían visto en el Museo de Historia Natural de Lima.

En algún momento a fines de la década de 1990, el primatólogo holandés Marc van Roosmalen escuchó que una tribu a lo largo del río Río Purús encontró huellas mapinguari cerca de su asentamiento, y trasladó sus casas al otro lado del río por temor. Cuando se le preguntó si creía que el mapinguari realmente existía, Van Roosmalen respondió: “No voy a decir que no es posible. ¿Quién soy yo para decir eso?”

Alrededor de 1993, Se dice que un hombre de 70 años llamado Joao Batista Azevedo estaba trabajando junto a un río cuando escuchó el grito de un mapinguari. Salió del bosque, pero no se acercó ni lo atacó.

Entre los años de 2003 a 2004 Un hombre de Karitiana llamado Geovaldo afirmó haber encontrado un mapinguari en 2003 o 2004 cerca de un área llamada “La Cueva del Mapinguari“, aunque da explicaciones contradictorias sobre el avistamiento. En el primer informe, simplemente dijo que lo había visto y que el olor lo había dejado inconsciente:

Iba hacia el pueblo y estaba haciendo un gran ruido. Se detuvo cuando se acercó a mí, y fue entonces cuando el mal olor me mareó y me cansó “.

Este relato fue confirmado por el padre de Geovaldo, Lucas, quien dijo que cuando su hijo lo llevó de regreso al lugar del encuentro, vio un camino despejado donde la criatura se había ido, “como si una roca hubiera rodado y derribado todos los árboles y viñas”.

En el relato muy diferente dado más tarde en Cazador de bestias, Geovaldo realmente le disparó al animal. Dijo que estaba cazando cerdos salvajes cuando fue atacado por un mapinguari. Le disparó varias veces antes de cargar su arma con una bala de plomo y disparar a la cara de los animales. El mapinguari se detuvo y gritó de dolor, y Geovaldo escapó.

En 2007 específicamente en el mes de julio, un informe de Rio Branco, Brasil, declaró que una criatura con un ojo y una boca abierta se veían vagando en la jungla profunda. La criatura era alta, tenía siete pies o más cuando estaba sobre dos piernas, emitía un olor fuerte y extremadamente desagradable y tenía un pelaje espeso y enmarañado.

En 2014 Un grupo de acai berrypickers en la Reserva Forestal de Sumaúma en el Río Japiim informó haber visto un mapinguari en septiembre de 2014. Mientras se encontraban en un área remota de bosque a 5 horas de la aldea más cercana, los recolectores escucharon un grito:

Comencé a imitar el llanto y me di cuenta de que el sonido nos llegaba. Fue cuando empezamos a escuchar un fuerte e intermitente estallido. En ese momento, apareció una criatura de color oscuro y unos dos metros de altura, con solo una. Ojo rojizo como llamas“.

Los hombres huyeron de regreso al río para pasar la noche en su tienda, pero la criatura apareció de nuevo, y regresaron a su aldea en su canoa durante la noche, abandonando su equipo. Algunos de los hombres no pudieron dormir por varios días y, a partir de octubre de 2014, ninguna de las personas de la aldea se había atrevido a regresar al bosque.

En 2008 una investigación de Destination Truth , Josh Gates viajó a la Amazonía para entrevistar a testigos presenciales, incluido Geovaldo. Él y su equipo llevaron a cabo una investigación nocturna, donde escucharon el ruido de los árboles y encontraron palmeras destrozadas. También registraron una llamada de animales que un ex guardián de Los Ángeles no pudo identificar.

En 2011 La investigación de Pat Spain reveló que el mapinguari era un perezoso gigante. Llamó y recibió una respuesta; Ambas llamadas sonaban como gritos de pereza más profundos. Entrevistó a Geovaldo, quien identificó el animal que vio como un perezoso gigante.

8.  Mapinguari (perezoso gigante)

Desde la década de 1990, la teoría más común con respecto a la identidad del mapinguari es que es un perezoso terrestre gigante, una familia diversa de mamíferos que vivió desde el Oligoceno hasta el Holoceno temprano, durante millones de años.

Mylodon y Megatherium son los perezosos gigantes llamados de manera variable como los culpables, aunque el inmenso tamaño de Megatherium no es consistente con el tamaño más conservador reportado en los encuentros de mapinguari. David Oren inicialmente sugirió una identidad Mylodon, pero a la luz de los problemas con esta identificación que se analiza a continuación, más tarde cambió su teoría para respaldar una identificación del mapinguari como una especie de perezoso de suelo megaloniquida.

En la investigación de Pat España, una llamada perezosa se desaceleró en la selva tropical. Pat obtuvo una respuesta vocal que sonó similar a su llamada perezosa modificada; una pereza grande sonaría como una pereza normal más lenta y profunda. Se sabe que un perezoso molido, Glossotherium, tenía osículos grandes en la oreja, lo que sugiere que fue adaptado para la comunicación de largo alcance.

En la investigación de España, al testigo ocular Geovaldo se le mostraron imágenes de varios animales, tanto sudamericanos como africanos. Geovaldo identificó a los animales sudamericanos, pero no a los africanos, como se esperaría. Cuando se mostró una imagen de un perezoso de tierra, Geovaldo la identificó como lo que había visto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here