Home Seres Mitológicos Lamia: Monstruo Mitad Mujer Y Mitad Serpiente | Criatura Griega

Lamia: Monstruo Mitad Mujer Y Mitad Serpiente | Criatura Griega

Lamia era una hermosa reina libia amada por Zeus. Por lo tanto, sin tener ninguna culpa propia, provocó la ira de Hera sobre sí misma. Enojada con el interés de Zeus por ella, la diosa no tuvo piedad de Lamia: cada vez que la niña daba a luz a un niño, Hera la asesinaba o hacía que Lamia la matara ella misma.

De cualquier manera, después de un tiempo, Lamia se volvió loca y comenzó a robarle bebés a madres más afortunadas que ella sólo para poder comérselos. Se dice que la maldad de la venganza de Lamia no tenía precedentes y desfiguró visiblemente su rostro. Con el tiempo, este monstruo come, niños se convirtió en una mujer fantasma, una palabra que las madres griegas usaban para asustar a sus hijos con disciplina y buen comportamiento.

¿Quién es Lamia?

Lamia es un monstruo devastadoramente bello, en parte mujer y en parte serpiente. Antes de que la maldijeran con su terrible nueva forma, era una mujer poderosa pero relativamente inocente. Ahora es una villana sedienta de sangre que se desliza por la oscuridad de la noche en busca de niños para devorar, o camina en belleza a través de la luz del día, buscando hombres para hacer su postre.

Apariencia

Según la antigua tradición griega, Lamia tiene la cabeza y los pechos de una mujer, pero el resto de su cuerpo es serpenteante. Según algunos relatos, su forma quimérica es espantosa, pero otros escritores parecen haber quedado hipnotizados por su forma, incluso describiendo sus escamas como gemas preciosas y las bobinas de su cuerpo como gráciles.

Otros escritores griegos abandonan el cuerpo de la serpiente por completo, simplemente escribiendo que el rostro de Lamia se volvió malvado y contorsionado cuando comenzó su primera ola de asesinatos. Su rostro también puede haber sido desfigurado por la pérdida de sus ojos; en algunos mitos, los arrancó con pena por sus propios hijos, y en otros.

Zeus le dio el poder de quitárselos para que pudiera dormir. En el siglo XIX, John Keats, un poeta romántico, creó una visión de Lamia que era tan hermosa que usurpó todas las descripciones anteriores de ella:

“Era una forma gordiana de tonalidad deslumbrante, manchada de bermellón, dorada, verde y azul; rayada como una cebra, pecosa como un pard, con pecas como un pavo real, y toda carmesí barrida; y llena de lunas plateadas que, al respirar, se disolvían, o brillaban más, o entrelazaban sus lustrosos con los tapices más sombríos, de tal manera que se tocaban los lados del arco iris con miserias.

Parecía, de inmediato, una dama elfa, la amante de un demonio, o el propio demonio. Su cabeza era una serpiente, pero ¡ah, agridulce! Tenía la boca de una mujer con todas sus perlas completas; y para sus ojos, ¿qué podían hacer allí sino llorar y llorar para que nacieran tan hermosos?”. Después de la publicación del poema de Keats, se convirtió en la imagen definitoria de Lamia.

Habilidades especiales

Aparte de su potente belleza, las habilidades de Lamia varían mucho de una historia a otra. En general, sus habilidades más comunes son el cambio de forma, la predicción del futuro y la brujería. En muchos mitos, ella es una metamorfa que puede desprenderse de la piel de su serpiente y moverse en la forma de una mujer joven impecablemente hermosa.

Esta habilidad es especialmente útil en historias en las que la reina depuesta prefiere aprovecharse de los hombres en lugar de los niños. Usa su cuerpo inconsciente para seducir a los hombres y luego devorarlos. En otros mitos, ella es una poderosa profetisa que puede prever los acontecimientos antes de que ocurran. Hay dos mecanismos posibles para sus habilidades proféticas.

A veces, sus visiones proféticas le llegan en sueños, pero esta forma de profecía se complica por el hecho de que, cortesía de una maldición de Hera, se ve obligada a quitarse los ojos cada vez que quiere dormir. Otras veces, separa su espíritu de su cuerpo y se desliza sobre la tierra, desvelando secretos que la ayudan a predecir lo que los hombres harán a continuación.

Por último, Lamia tiene una variedad de habilidades relacionadas con la brujería. Es una hechicera menor, con la habilidad de realizar pequeños encantamientos como hacer invisibles a las mujeres o poner una niebla sobre la mente de un hombre, para que no detecte nada extraño que suceda mientras está en su compañía. También es capaz de preparar pociones para propósitos similares.

Criaturas relacionadas

Lamia no sólo era una reina de Libia, antes de su dramática transformación, sino que también era hija de uno de los dioses más poderosos de Grecia: Poseidón, soberano de los mares. Su madre sigue siendo desconocida, aunque hay rumores de que Ceto, una diosa con una conexión especial con los monstruos marinos, o Hécate, la diosa de la brujería, puede ser la madre desaparecida de Lamia.

Como adulto, Lamia mantuvo su conexión con los dioses iniciando un apasionante romance con Zeus. A medida que la aventura se fue calentando, la pareja incluso tuvo varios hijos juntos. Finalmente, la esposa de Zeus, Hera, descubrió la traición de su marido y, para vengarse, transformó a Lamia en un monstruo.

A pesar de la división de sus padres, algunos de los hijos de Zeus y Lamia ganaron su propia fama. Skylla, un monstruo marino de seis cabezas que se cobró la vida de cientos de marineros, inspiró aún más terror que su madre, mientras que Herófila Sibila, la hija más gentil, aún podría llenar tu corazón de temor con sólo mencionar tu nombre en una de sus dramáticas profecías.

Akheilos, el único hijo conocido de la pareja, tuvo un mejor comienzo en la vida que sus hermanas. Había heredado la belleza fascinante de su madre, pero aún así, cuando cometió el error de desafiar a Afrodita a un concurso de belleza, no tuvo ninguna oportunidad. Como castigo por su insolencia, Afrodita lo transformó en un tiburón feo y sin vida.

De una manera más indirecta, Lamia es también la madre de docenas de otros monstruos. Era una figura tan temida en la cultura griega que la gente común comenzó a pluralizarla, pensando en ella como una colección de monstruos voraces (los Lamiae) más que como una mujer soltera y desdichada. Con el tiempo, los Lamiae pueden haber engendrado muchos otros monstruos folclóricos, incluyendo súcubos y vampiros.

Historia

La historia de Lamia nació de la mitología griega; aparece en los escritos antiguos de Homero y Horacio, y tiene un lugar tan firme en la tradición oral que los griegos, incluso hoy en día, utilizan el nombre de Lamia para asustar a los niños pequeños para que se comporten bien.

A diferencia de muchos de los otros personajes griegos, Lamia no se desvaneció después del final de la era romana, sólo para ser redescubierta en el período romántico de Europa. Su reinado de terror continuó hasta la Edad Media, cuando fue perseguida por la recién nacida iglesia cristiana y se asoció con la brujería, hasta el renacimiento, cuando su tradición griega se revitalizó en pinturas y textos.

Después del renacimiento, Lamia fue celebrada por los poetas y pintores del período romántico, que enfatizaron la tragedia de su historia más que el horror de su forma monstruosa. El más famoso de estos poemas es el aclamado “Lamia”, de John Keats, al que se ha hecho referencia una y otra vez en otros escritos sobre Lamia.

Hoy, la leyenda de Lamia sigue con nosotros. En las últimas dos décadas, ha aparecido en múltiples historias cortas y novelas galardonadas. Ella figuró prominentemente en una serie de televisión y película escrita por Neil Gaiman, y su nombre ha sido incluso referenciado en baladas de rock modernas.

Mitos sobre Lamia

La historia más famosa (y controvertida) sobre Lamia es cómo pasó de ser una bella reina a serpiente temida, obligada a arrastrarse entre el polvo de la tierra sobre su estómago de escamas de arco iris. Todos los mitos coinciden en que su romance con Zeus, que desencadenó la furia de Hera, la condenó al fracaso, pero diferentes mitos dan diferentes detalles sobre la venganza de Hera.

La mayoría de los mitos concuerdan en que Hera transformó a Lamia en una serpiente, pero algunos de ellos excluyen este castigo. En cambio, culpan de la transformación de la encantadora mujer a la pena y la locura. La mayoría de los mitos coinciden en que Hera también se vengó de los hijos de Lamia.

Como mínimo, se llevó a todos los niños de Lamia. También puede haber masacrado a los niños o, en la versión más oscura de la leyenda de Lamia, puede haber forzado a la propia Lamia a comerse a los niños. En cualquier caso, la pérdida de sus hijos llevó a Lamia a la locura, lo que la llevó a empezar a robar y comerse a los hijos de otras mujeres.

Finalmente, algunos mitos afirman que Hera añadió una maldición adicional al miserable destino de Lamia. Hizo que la pobre mujer no pudiera cerrar los ojos, ya sea para que se viera obligada a ver cómo sus hijos eran destruidos o para que no pudiera dormir por la noche.

El peso de esta maldición final fue insoportable para Lamia; según algunas historias, se arrancó los ojos en la desesperación, pero en otras historias, Zeus se apiadó de ella y le dio la habilidad de quitarle los ojos cuando quiso sin hacerles daño.

La reputación de Lamia como seductora y devoradora de hombres llegó más tarde, pero añadió numerosas historias a su leyenda. Entre ellas se encontraban sus tretas con Menipus y Lycius; no sólo sedujo a estos dos hombres (después de cambiar a la forma de una mujer, sin su cola de serpiente), sino que los convenció de que se casaran con ella.

Afortunadamente, ambos matrimonios fueron interrumpidos por famosos sabios, que advirtieron a los hombres de su peligro antes de que Lamia tuviera la oportunidad de convertir su luna de miel en un festín de sangre.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here