Escila: Ninfa Maldecida Y Convertida En Monstruo Marino

Escila es recordada como un de los monstruos marinos que aterrorizaba a los antiguos griegos cuando pasaban a través de un estrecho del océano. Aunque comenzó su vida como una ninfa encantadora, ella engulló a incontables marineros y condujo muchos barcos a una tumba acuática.

Descripción física de Escila

Al principio de su vida, Escila vivía entre las ninfas del mar que causaban estragos en los corazones de los jóvenes griegos. Tenía la piel lechosa, el pelo como la seda y una cara dulce que podía hacer que un hombre se enamorara de ella en un instante.

Su belleza la condenó a convertirse en un objeto de celos. Se usó magia negra para transformar a la doncella en un monstruo. Ella mantuvo su torso y su dulce rostro, pero sus delicadas piernas se deformaron en un nido de perros gruñones, y le brotó una larga y gruesa cola con escamas y espinas como un dragón. Algunos mitos la describen con doce tentáculos y seis espantosas cabezas, conectadas a su cuerpo por cuellos de serpiente.

Habilidades especiales de Escila

Escila es conocida por su codicia sin fin y su fuerza feroz. En La Odisea, la diosa Circe advierte a Odiseo que “Ningún marinero, en ningún barco, se ha jactado de haber navegado por el estrecho ileso, porque con cada una de sus cabezas arrebata y se lleva a un hombre del barco de cejas oscuras.”

El sonido de su voz, como la de un centenar de perros ladrando o perros rebuznando, puede hacer temblar de miedo a los marineros más valientes, y su visión puede traumatizar a un hombre de por vida.

Criaturas Relacionadas con Escila

Tres posibles diosas son propuestas como la madre de Escila. En La Odisea, la madre del monstruo es una oscura diosa marina llamada Crataeis. Más tarde, los estudiosos propusieron que Crataeis era otro nombre para Ceto, una diosa primordial del mar, o Hécate, la diosa de triple cuerpo de la magia y los pasadizos. Una cuarta posible candidata es Lamia, una monstruosa cambiaformas que es famosa por sus hábitos de comer hombres por derecho propio.

Su padre ha sido identificado como Phorcys, un dios marino primordial, o un personaje oscuro llamado Titon. Su reinado de terror es apoyado por otro monstruo, que vive al otro lado de su estrecho mortal. Mientras se esconde en una cueva en los acantilados, usando sus largos cuellos para bajar en picado y sacar a los marineros de sus barcos, Caribdis se esconde en las aguas de abajo.

Charybdis ha sido descrito como un remolino gigante, tan poderoso que crea un rugido lo suficientemente fuerte como para ahogar los gritos de Escila . Intentando esquivar a Charybdis, los barcos se ven obligados a abrazar el borde del acantilado y sacrificar a seis de sus mejores hombres por las hambrientas cabezas de Escila . Como dice Circe en La Odisea, “Mucho mejor perder a seis hombres y conservar su nave que perder a todos sus hombres.”

Representación Cultural

Escila aparece en algunos de los textos griegos más antiguos, incluyendo La Odisea de Homero del siglo VIII a.C. y Las Metamorfosis de Ovidio del siglo I d.C. Ella fue discutida por Virgilio, Séneca, Plinio el Viejo y Platón cada uno a su vez. En las excavaciones arqueológicas de las ciudades griegas se han encontrado jarrones y urnas de quinientos años de antigüedad, pintados con su imagen.

Mitos famosos sobre Escila

El comienzo de las desgracias de Escila se explica en un mito sobre su transformación. Fue una vez una hermosa e inocente criatura, amada por todas las ninfas marinas. Le encantaba bañarse en los estanques junto al mar, peinarse el pelo con las peinetas de las ninfas y parlotear con ellas sobre los hombres a los que había evitado.

Las ninfas, que tenían su propia parte de la atención no deseada de los hombres, trataron de advertir a Escila que la gente podía volverse agresiva cuando estaban enamorados, pero la joven doncella permaneció despreocupada y descuidada. Tomó el sol en las playas sin ropa y se deleitó en las piscinas de la marea.

Un día, un dios del mar llamado Glaucus vio a la hermosa ninfómana. Estaba cautivado, pero cuando intentó acercarse a ella, ella huyó con sus delicados pies. Grumpy Graucus se quejó entonces de su rechazo a Circe, una bruja del mar y maestra cervecera de pociones. Glaucus no sabía que Circe apreciaba una pasión secreta por él, y cuando se enteró de su deseo por Escila, se enfureció.

Se escabulló a una de las piscinas favoritas de la ninfómana y la envenenó con una poción terrible. Cuando la pobre doncella regresó a bañarse, sus hermosas piernas se retorcieron en perros ladradores, y sintió un dolor ardiente mientras seis monstruosas cabezas brotaban de su espalda. Cuando Glaucus la volvió a ver, estaba horrorizado y con el corazón roto. Abandonó a su suerte y maldijo a Circe por su celosa ira.

Después de su transformación, Scylla se escondió en los acantilados que dan a su antigua piscina. Desató su furia contra los hombres, a quienes culpaba de su destino por su pasión indeseada, atacando sus barcos cada vez que zarpaban, pero su mayor oportunidad de venganza llegó cuando Odiseo y su tripulación la pasaron por delante.

Rechazado por Glaucus, Circe se había enamorado de un hombre nuevo, inteligente y apuesto: Odiseo. Durante algún tiempo, ella lo había mantenido a él y a su tripulación encarcelados en su isla, pero cuando vio que ansiaba regresar a casa, lo liberó e incluso le dio consejos sobre cómo hacer su viaje con seguridad. Ella le advirtió sobre los peligros de Escila y Caribdis, diciéndole que permaneciera escondido bajo cubierta, desarmado, cuando pasara por la cueva del monstruo marino.

Sin duda, Escila habría estado encantada de devorar a Odiseo, el amante de Circe. Desafortunadamente, se escondió bajo cubierta como Circe le había instruido, y ella tuvo que conformarse con comerse a sus seis tripulantes más fuertes y robustos. Después de que atacara a otros viajeros importantes (sobre todo a los argonautas), los dioses se cansaron del baño de sangre de Escila.

Decidieron añadirla a “las doce labores de Heracles”. Increíblemente, el héroe logró matarla cortando cada una de sus cabezas, una por una. Por un tiempo, ella sirvió como una de las guardianas del inframundo. Luego, fue resucitada por su padre. Finalmente, Poseidón se apiadó del monstruo de cara dulce y la transformó en una roca gigante, terminando así con el miserable ciclo de amargura y venganza en que se había convertido su vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here