Echidna: Madre De Todos Los Monstruos | Criatura De La Mitología Griega

Echidna es un monstruo algo oscuro, pero sin embargo temible en la mitología griega. La Ilíada de Homero y el poema Teogonía de Hesíodo son algunos de los escritos más antiguos que la presentan, y por lo tanto han sido influyentes en la formación de la narrativa moderna de Echidna. Aparte de lo establecido en La Ilíada, la Teogonía y en textos posteriores de otros autores, no se sabe mucho acerca de esta criatura.

¿Quien era Echidna?

Echidna

Echidna es un guardián, diosa, monstruo o madre de los espíritus que son la alternativa a los olímpicos, dependiendo de la fuente. Independientemente de cómo se la vea, como madre de muchas de las criaturas que Heracles tenía la tarea de matar, su importancia para los griegos es indudable.

Origen

Echidna era hija de Gaia y Tártaro, o de Keto y Phorkys. De cualquier manera, el nacimiento en cueva de esta mitad mujer y mitad serpiente anunciaría una nueva era en el panteón griego, una época en la que el nacimiento de sus hijos le presentaría el título de “Madre de todos los monstruos”.

Familia

Estaba casada con Tifón, sus padres eran Gaia y Tártaro, era su hermano mayor. Quizás esto explicaría el semblante de todos sus hijos juntos. Si sus padres eran Keto y Phorkys, entonces quizás su semblante puede explicarse como una combinación de los rasgos de su bella madre, y los rasgos monstruosos de su padre.

Al igual que Echidna, la parte superior del cuerpo de Phorkys era humanoide, mientras que su mitad inferior no lo era. Pero en vez de ser una serpiente, su mitad inferior era la de un pez. Pero su mitad superior no era guapa, sino que estaba cubierta de piel de cangrejo.

Independientemente de su linaje, como Madre de todos los monstruos, los hijos de Echidna con Tifón figuraban prominentemente en los cuentos de casi todos los grandes héroes de la mitología griega.

Mitos sobre Echidna

Echidna

La mayor parte de la historia de Echidna no se centra en ella, sino en sus famosos hijos. Su título de Madre de todos los monstruos es bien merecido. Su marido, como la propia Echidna, era también mitad humanoide y mitad serpiente. Sus hijos, sin embargo, estaban dominados por sus lados monstruosos.

Muerte de los hijos a manos de los héroes griegos

Uno puede suponer que Echidna no tiene amor perdido por ninguno de los grandes héroes de la mitología griega. La mayoría de sus hijos fueron superados o asesinados por ellos. Bellerophon mató a Quimera, el monstruo de tres cabezas que parece estar hecho de restos de un dragón, una cabra y un león. Al hijo de Echidna, el Dragón de Colchia, se le mostró más misericordia, y simplemente se quedó dormido en el esfuerzo de Jasón por recuperar el Vello de Oro que guardaba.

Su hija la Esfinge, mitad humano y mitad león, se suicidó, ya sea lanzándose desde un acantilado o devorando su propio cuerpo, cuando Edipo fue capaz de responder a sus acertijos. Hay muy poca información sobre su hija Gorgon, salvo que en algún momento se convirtió en tres hijas y no en una. Euryale, Medusa y Stheno compartían horribles rostros y cabellos que consistían en serpientes que se retorcían y se enfurecían. De las tres, sólo Medusa era mortal, lo que probablemente es la razón por la que a veces se cuestiona el hecho de que sea hija de Echidna. Probablemente es también por eso que sólo se nota su muerte, a manos de Perseo.

Echidna y heracles

Seguramente el héroe que más la odiaba sería Heracles. En sus 12 trabajos, venció o mató a seis de sus hijos. La víctima en su primer trabajo fue el León de Nemea, que se convertiría en la constelación Leo. Su segundo trabajo lo enfrentó cara a cara con la Hidra Lernaica, y otra vez, otro de sus hijo fue asesinado. En su cuarto trabajo, en una parte lateral de su búsqueda, Hércules mató al águila caucásica, que puede o no haber sido un hijo de Echidna.

Hércules cerraría los últimos tres trabajos acosando a más hijos de Echidna. A los diez años, mató al perro de dos cabezas Orthrus mientras robaba el ganado del gigante Geryon. Su undécimo trabajo vio la muerte del hijo de la serpiente/dragón de Echidna, Ladón, cuando robó las manzanas de oro en el Jardín de las Hespérides. Finalmente, en su duodécimo trabajo, Hércules mostró algo de misericordia, y sólo capturó a la descendencia de Echidna, Cerbero, o quizás la cabeza extra fue demasiado para el héroe.

Otros Niños

Hay un par de monstruos adicionales de la mitología griega que a veces se atribuyen a Echidna. La primera es Phaea, también conocida como la Cerda Crommyoniana. Teseo se mete en la acción en esta, matándola a ella y a muchos otros delincuentes en su primer viaje a Atenas.

Finalmente está Escila, con la que Odiseo se había encontrado, pero que fue asesinada por Heracles fuera de sus labores. Ocasionalmente se la atribuye a Echidna, pero con mayor frecuencia se la relaciona con un acoplamiento de Hécate y Tifón.

Influencia actual

Se dice que vive en el Tártaro, eligiendo estar cerca de su marido después de su humillante derrota ante Zeus. No hay más registros de que hayan tenido más hijos después de este evento; tal vez el hecho de que Zeus atrapó a Tifón debajo del Monte Etna tuvo algún efecto en su libido.

Lugar de Culto a Echidna

El lugar de culto de Echidna tiene su origen en Frigia, donde se la consideraba la guardiana de los tesoros de la Tierra. Se dice que los terremotos son el resultado de su movimiento, enrollando y desenrollando su cuerpo inferior parecido a una serpiente. Como tal, a menudo se la invoca para prevenir o minimizar los daños y lesiones durante estas catástrofes.

Datos sobre Echidna

  • El Echidna, un mamífero australiano, lleva el nombre del Echidna de la mitología griega. Esto se debe a que exhibe cualidades tanto de reptil como de mamífero.
  • No hay representaciones artísticas antiguas confirmadas de Echidna. La imagen más aceptada de ella está formada por la descripción de Hesíodo de una bella mujer serpiente que vive en una cueva, pero autores como Aristófanes la contradicen y la describen como una bestia horrible con cien cabezas viviendo en el inframundo.
  • Una teoría sobre la genealogía de Echidna la sitúa como la hija de Tártaro y Gaia, lo que la convertiría a ella y a su amante Tifón en hermanos.
  • Echidna es también conocida como la Anguila del Tártaro (una posible referencia a su padre), la Serpiente del Útero, y la Madre de los Monstruos.
  • La mayoría de los autores creen que la madre de Echidna era una ninfa marina.
  • El asesino de Echidna, Argus Panoptes, era un sirviente jurado de Hera. La orden de matarla era una tarea secundaria. Su principal deber era vigilar al amante de Zeus, Io, y asegurarse de que Zeus se mantuviera alejado de ella.
  • En las Metamorfosis de Ovidio se dice que Echidna es capaz de producir un veneno venenoso con el poder de inducir a la locura.
  • Debido al gusto de Echidna por la carne humana cruda, Daniel Ogden, profesor de Historia Antigua en la Universidad de Exeter, sugiere que pudo haber tenido la cabeza de una serpiente para devorar más fácilmente a su presa. Esto contradice la imagen generalmente aceptada de Echidna, que es retratada como si tuviera la cabeza y el torso de una bella mujer, pero la cola de una serpiente.
  • Los Himnos Homéricos (una serie de escritos anónimos al estilo de Homero) equiparan a Echidna con la Pitón Delfina, una serpiente enviada por Gaia para proteger al Oráculo de Delfos. En este relato, el pitón nace del lodo podrido que dejó el Gran Diluvio y que fue asesinado por el dios Apolo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here