Daemon Espíritus Del Aire Y La Tierra | Mitología Griega

Un Daemon es un espíritu semidivino, normalmente creado cuando muere una persona noble o un héroe. Estos seres actúan como intermediarios entre los dioses y los mortales, entregando mensajes divinos y bendiciones a los mortales o informando a los dioses de su mal comportamiento.

¿Qué es un Daemon?

Los demonios se describen como espíritus del aire y de la tierra. En algunos textos, son un enjambre de treinta mil seres magníficos, llenando los cielos entre el mundo mortal y el mundo divino. En otros textos, descienden de sus cielos elevados y vagan sobre la tierra, donde son invisibles o están envueltos en la niebla. Ocasionalmente, algunos de ellos, como Agathos y Limia, pueden aparecer como serpientes.

Estatus Social

Cuando Cronos, el líder de los Titanes, aún gobernaba sobre el mundo, creó una “Raza de Oro” de hombres. Aunque estos hombres eran mortales, vivían como dioses, con una fuerza maravillosa, fiestas alegres y corazones sabios y puros. Cuando uno de los hombres de Oro falleció, se convirtió en un Daimonion y continuó vagando por la tierra, disfrutando de sus bendiciones y velando por sus generaciones futuras.

Los demonios tuvieron un papel importante durante el reinado de Cronos. Cronos reconoció que los humanos son siempre susceptibles a la corrupción, cuando son colocados en posiciones de poder, y que la civilización humana es debilitada por sus líderes corruptos. Por lo tanto, nombró a Daemones como gobernantes de la civilización humana. El plan tuvo mucho éxito, ya que los seres más nobles

“con mucho consuelo para ellos y mucho para nosotros, se hicieron cargo de nosotros y nos proporcionaron paz, modestia, orden y justicia sin trabas, y así hicieron a las tribus de hombres libres de disputas y felices.”

Desafortunadamente, la caída de Cronos también resultó en la caída de este dichoso orden social. Cuando Zeus tomó el control de su padre, los Daemones de oro fueron reemplazados por un grupo inferior de “Silver Daemones”. Estos seres tienen menos autoridad sobre los hombres que sus predecesores dorados, pero su influencia sigue siendo poderosa. Si te atrapan siendo cruel o injusto, pueden reportarte a los dioses para que te castiguen. Por otro lado, si ven bondad y modestia en ti, pueden bendecirte con una rica cosecha.

Desafortunadamente, no todos los Daemones de Plata tienen un corazón noble. Se clasifican en dos grupos: los agatodaimones benevolentes y los kakodaimones malevolentes. Los espíritus más diabólicos frecuentemente abusan de su poder sobre los humanos, envenenando las mentes con mentiras o castigándolas sin razón.

Habilidades especiales

Las responsabilidades pesadas recaen sobre los Daemone. Afortunadamente, tienen varios poderes útiles, que les ayudan a hacer su trabajo.

Son excelentes viajeros, capaces de desaparecer y reaparecer donde quieran. Son bienvenidos en el Monte Olimpo y en el mundo de los mortales, e incluso pueden viajar al inframundo y de regreso. No hay límites que les impidan ir a donde se les necesita.

Como descendientes de la gran diosa de la tierra, Gaia, tienen una conexión natural con la tierra. Si ellos eligen bendecir su tierra, sus cosechas crecerán ricas y generosas. Incluso pueden salvar a un hombre hambriento del hambre invocando frutos de la tierra.

Aunque los espíritus son invisibles para los hombres, su presencia se puede sentir y sus voces se pueden escuchar. Son extraordinariamente inteligentes, incluso capaces de predecir el futuro. Cuando tienen un mensaje importante que entregar, pueden enviárselo en un sueño, o incluso susurrarlo directamente al corazón.

Criaturas relacionadas

A medida que el cristianismo comenzó a apoderarse de las tradiciones griegas y romanas, los eruditos cristianos produjeron varias interpretaciones nuevas para Daemons.

La más famosa es el “demonio”. Los demonios cristianos se basan en historias romanas sobre los kakodaimons, los espíritus malignos que persiguen a los hombres con mala suerte e impulsos pecaminosos.

Otro rehecho es el “ángel de la guarda”. Los demonios, que son descritos como seres semidivinos que son creados cuando mueren hombres buenos, son muy similares a los ángeles del cristianismo. La creencia romana común de que los demonios nos vigilan inspiró la creencia cristiana en los ángeles guardianes, que hacen lo mismo.

Representación Cultural

Sócrates

Sócrates, en el padre de la filosofía griega, era famoso por afirmar que había nacido con un Daemon personal, que los dioses le habían regalado. Sócrates describió a su Daimonion como un “oráculo interno”, lo que significa que el espíritu era parte de sí mismo, en lugar de un ser separado. El oráculo hablaba cada vez que Sócrates estaba a punto de comportarse mal, pero cuando estaba en lo cierto, no decía nada. De esta manera, el demonio de Sócrates se parecía mucho a la “conciencia” de hoy.

Platón

El estudiante más famoso de Sócrates, Platón, le dio un giro ligeramente nuevo al Daemon. Platón afirmó que a cada hombre se le asignaba un Daemon, en el momento de su nacimiento, para que siempre tuviera un noble espíritu que lo guiara y custodiara a lo largo de la vida. A diferencia de Sócrates, Platón especificó que estos eran seres externos. Estaban apegados a los hombres, pero no pertenecían a los hombres. De esta manera, el demonio de Platón se parecía mucho al “ángel de la guarda” de hoy.

Aristóteles

El estudiante más famoso de Platón, Aristóteles, continuó modificando el concepto del Demonio. Daba aún más poder a los espíritus, afirmando que la felicidad y el carácter de una persona dependían de la calidad de su Daimonion. De esta manera, el demonio de Aristóteles se parecía mucho a los “demonios” de hoy, que pueden poseer a las personas y controlar sus acciones.

Aristóteles pasó su concepto del Daimonion posesivo a Alejandro Magno, uno de sus alumnos. Cuando Alejandro subió al poder, animó a sus súbditos a adorar a su Daimonion, en lugar de adorarlo a él. Esta tradición continuó hasta bien entrado el apogeo del imperio romano, con gloriosos dæmons como “Augusto” siendo reciclados entre los líderes y exaltados por el público.

El demonio moderno

Hoy en día, los demonios rara vez son discutidos por el público. Han sido reemplazados por conceptos similares, como la conciencia, el ángel guardián o el demonio.

Sin embargo, los seres siguen siendo populares en los círculos espirituales y psicológicos. Se discuten en textos budistas y en los escritos de Carl Jung. La mayoría de los eruditos de hoy han vuelto a una interpretación socrática de los demonios; creen que los espíritus simbolizan cualidades que pertenecen a los hombres, como nuestra inteligencia y moralidad, y que sus voces son en realidad sólo una parte de nosotros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here