Wyvern: Criatura Mitológica Que Imita Los Poderes De Los Dragones

Un Wyvern es una pequeña criatura parecida a un dragón que imita los poderes y hábitos de un dragón en menor escala. Aunque no son tan feroces como sus primos mayores, son altamente agresivos y más que capaces de matar a un viajero desarmado o de dañar un pueblo desprotegido. Así como la Quimera su existencia tiene un significado para quienes intentan seguir su historia.

Descripción Física

La semejanza física entre los wyverns y los dragones ha llevado a muchas personas a creer que estas criaturas provienen de la misma familia. Eso puede ser cierto, pero siguen siendo especies muy diferentes con importantes diferencias físicas. En primer lugar, los wyverns tienen dos patas, mientras que los dragones tienen cuatro (o en algunas descripciones antiguas, ninguna).

Las patas de la serpiente más pequeña también son más parecidas a las de los pájaros -largas y delgadas, con dedos de los pies muy extendidos y garras muy curvadas- en las que las patas de un dragón son reptiles. Sus piernas no sólo les dan un aspecto único, sino que también les dan un estilo único de movimiento, brincando, revoloteando y saltando en lugar de gatear.

Segundo, las colas de los Wyverns tienen un extremo con púas único. Algunos textos afirman que esta barba es en realidad un aguijón que puede entregar una dosis dolorosa de veneno, lo que les daría un arma en su arsenal que los dragones no tienen! Otros textos describen dragones que se han adaptado a la vida semi-acuática desarrollando una cola más parecida a la de un pez.

Habilidades especiales

Los Wyverns comparten muchas de las mismas habilidades que los dragones. Son excelentes voladores, y a menudo se les puede ver dando vueltas en el cielo mientras buscan tesoros para saquear. Cuando logran hacerse con una baratija nueva, la llevan a sus guaridas, donde esconden su “tesoro”. Sus hordas, sin embargo, no son tan impresionantes como las verdaderas hordas de dragones, que son conocidas por enfermar a los hombres de codicia y envidia.

Cómico, los pequeños dragones recogerán cualquier cosa brillante, incluso si no es más que una cuchara barata. Son luchadores intrépidos, incluso más que sus primos calculadores, que por lo general sólo luchan cuando las probabilidades están a su favor. Los Wyverns se lanzarán a la batalla contra cualquier enemigo, por muy poderoso que parezca.

Si las pequeñas serpientes pueden o no respirar fuego es objeto de un acalorado debate. Ciertamente, no contienen una fuente inagotable de fuego, como lo hace el poderoso dragón, pero algunos textos describen a los Wyverns lanzando pequeñas bolas de fuego a sus enemigos o a un techo de paja. En algunos bestiarios medievales incluso se les ha puesto el sobrenombre de “tragos de fuego”.

El arma más mortífera de todos los Wyverns es su aliento. Aunque no puedan respirar fuego, pueden respirar algo mucho más peligroso: pestilencia. Propagan enfermedades contagiosas dondequiera que vayan, y durante la edad oscura de Europa, se les culpó de propagar la peste negra, una enfermedad grotesca que se cobró millones de vidas.

Representación Cultural

Aunque la primera representación de un Wyvern se ha perdido en la historia, de los bestiarios y de los textos de la alquimia se desprende claramente que estos pequeños dragones eran conocidos en toda Europa ya en el período medieval, en el siglo V d.C.

Algunos eruditos han especulado que los Wyvern pueden haber surgido de las banderas de guerra romanas, lo que habría sido visto por los primeros europeos cuando las fuerzas conquistadoras de Roma comenzaron a extenderse hacia el norte. Esta idea se apoya en el hecho de que la etimología de la palabra “wyvern” se remonta, a través del francés, a la palabra latina “vipera”, que habría sido utilizada por los romanos.

Heráldica

Se cree que los wyverns aparecieron en los estandartes de guerra ingleses ya en el siglo VIII, cuando Gales estaba representado por un “dragón rojo” y Wessex por un “dragón de oro”. En el siglo XVI, la popularidad de este pequeño dragón como símbolo de valor y fuerza le había valido un lugar en el escudo de armas de muchas familias prominentes de Gales y Wessex. En el siglo XIX, las empresas inglesas de todo el país habían comenzado a utilizar la dragonet como su logotipo, y hoy en día, se le puede encontrar como logotipo o mascota en todo el mundo.

Videojuegos

Fuera de la heráldica, el territorio más grande de ellos, es el reino de los videojuegos. Con sus formas formidables y actitudes feroces, estos monstruos son un villano ideal para los juegos de fantasía, y se han llevado la vida de muchos jugadores en los juegos más vendidos como Final Fantasy, World of Warcraft y Dragonlance.

Algunos de estos juegos han llamado incorrectamente a sus Wyverns “dragones”, a pesar de que los monstruos sólo tienen dos patas. Afortunadamente, los puristas mitológicos se han lanzado a Internet en masa para poner las cosas en orden para cualquier jugador que sienta curiosidad por saber más sobre los personajes de los juegos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here