Sísifo: Rey De Ephra En La Mitología Griega | Personajes Mitológicos

Sísifo era el rey de Ephra (Corinto) en la mitología griega. Era hijo del rey Eolo de Tesalia y Enarete. Fundó Ephyra, sobre la cual gobernó como su primer rey. Su esposa era la ninfa Merope, con quien tuvo cuatro hijos: Glaucus, Ornytion, Almus y Thersander.

Aunque Sísifo ayudó a que su ciudad se convirtiera en un centro comercial e invirtió en la navegación, fue una persona astuta y engañosa. En numerosas ocasiones, violó la Xenia, el concepto de hospitalidad y generosidad mostrado a viajeros e invitados, al matarlos, para poder probar que era un rey despiadado.

Estas violaciones le hicieron caer ante los ojos de Zeus, que era el encargado de promover el Xenia. Otra vez que Sísifo enfureció a Zeus cuando le dijo al dios del río Asopo dónde estaba su hija Aegina, Zeus la había secuestrado previamente. A cambio, Asopus creó un manantial para fluir en la Acrópolis de Corinto.

¿Quién era Sísifo?

Era el rey de Ephyra. Fundó la ciudad y se proclamó a sí mismo rey. Su mito sirve como una fuerte lección moral que sigue siendo relevante hoy en día. Se dice que el mito de Sísifo simboliza nuestras propias luchas. Tenemos sueños y aspiraciones, sólo para encontrarnos completando tareas mundanas y esencialmente inútiles. Esta es la razón por la que Sísifo es a menudo retratado como un héroe por derecho propio, y a menudo es usado como ejemplo por los filósofos de hoy en día.

Familia

Estaba casado con Merope, una ninfa, y juntos tuvieron cuatro hijos, llamados Glaucus, Ornytion, Almus y Thersander. Su padre era Eolo y su madre Enarete. Tenía un hermano llamado Salmoneo y su nieto era Belerofonte.

Apariencia

En las representaciones artísticas se le presenta como un hombre fuerte de mediana edad. Aunque su fuerza es obvia, también parece harapiento y desgastado. Su ropa sólo cubre su cintura y justo debajo y se le suele mostrar empujando una gran roca hacia arriba en una colina para que coincida con su mito.

Leyendas e historias

El mito de Sísifo es familiar para muchos y a menudo imitado en los cuentos modernos. Pero aquí está la versión original que es tan importante para la mitología griega.

El mito de Sísifo

La verdadera naturaleza de Sísifo se hizo evidente para los que lo rodeaban desde el principio. Su hermano, Salomón, le robó el trono a Sísifo. Una hechicera llamada Media ayudó a Sísifo a ganar el trono de Ephyra, que pobló con residentes que crecían a partir de hongos. Era un buen líder para su pueblo, pero sus decisiones a menudo se veían empañadas por el mal juicio y el egoísmo.

Un día, descubrió que un ladrón llamado Autólicus estaba permitiendo que su ganado se acercara demasiado a los rebaños del reino. Esto preocupaba a Sísifo porque era hábil en su robo, pudiendo cambiar la forma y el color de cualquier cosa que robara. Se suponía que estaba robando ganado, ya que el rebaño del reino se estaba encogiendo mientras que el de Autólicus crecía, pero nadie podía probar nada.

Quería atrapar al ladrón en el acto, así que marcó el interior de los cascos de los animales. Esto les permitió probar que Autólicus estaba robando el ganado. Pero recuperar el ganado y probar la culpabilidad del ladrón no era suficiente para el rey. Sedujo a la hija de Autólicus, Anticleia, y posiblemente engendró a Odiseo con ella.

Sísifo confió en este tipo de venganza otra vez. Consultó con un oráculo para ver cómo podía vengarse de su hermano por haberle robado el trono. Se le dijo que si engendraba hijos con la hija de su hermano, eventualmente destruirían a su abuelo. Forzó una relación con su sobrina, Tyro. Pero antes de que la profecía pudiera hacerse realidad, Tiro mató a sus dos hijos para proteger a su padre.

Pero Sísifo no sólo guardó su ira para los mortales. También trató a los dioses con falta de respeto. Primero ofendió a Zeus. Asopus, un dios del río, estaba tratando de encontrar a su hija Aegina. Sísifo hizo un trato con Asopo, diciéndole que le informaría del destino de su hija si le prometía al rey una primavera eterna para su reino.

Asopo hizo lo que se le pidió y Sísifo le dijo que Zeus había secuestrado a su hija. Asopo atacó a Zeus pero no fue rival para los rayos del dios. Si bien era cierto que Zeus había secuestrado a la niña, estaba furioso con Sísifo por su traición. Zeus envió a Tánatos, o la Muerte, tras el rey, pero se las arregló para escapar con un truco.

La muerte se acercó al rey con esposas y Sísifo se burló de él pidiéndole que les mostrara cómo trabajaba. La muerte terminó encerrada en sus propias esposas y fue mantenida prisionera en la casa de Sísifo. Como la Muerte era incapaz de cumplir con sus deberes, nadie podía morir. Aunque estuvieran gravemente heridos, no morirían. La Tierra comenzó a llenarse de cuerpos sangrientos, mortalmente heridos y mortalmente enfermos. Eventualmente, Ares liberó a la Muerte y luego le dio a Sísifo.

Pero de nuevo, Sísifo logró escapar. Mientras moría, le dijo a su esposa que no lo enterrara antes de que ocurriera el incidente. Cuando llegó al inframundo, habló con la reina Perséfone. Explicó que no se le había dado el entierro adecuado y que, por lo tanto, no tenía derecho a estar allí. Como no estaba enterrado, debería haber sido abandonado. También le dijo a Perséfone que las acciones de su esposa podrían servir como un mal ejemplo para futuras viudas y que él necesitaba rectificar la situación.

Perséfone accedió a permitirle regresar a la Tierra por sólo tres días, tiempo suficiente para organizar su funeral y discutir las malas acciones con su esposa, a pesar de que estaban planeadas. Pero en vez de regresar al inframundo, Sísifo vivió el resto de su vida hasta que las causas naturales lo enviaron de nuevo a ver el Hades.

Como castigo por su maltrato tanto a los mortales como a los dioses, fue condenado a un destino terrible. Tuvo que rodar una roca gigante desde la base de una colina hasta la cima. Pero cada vez que llegaba a la cima de la colina, la roca volvía a rodar hasta el fondo y se veía obligado a empezar de nuevo. Este fue un castigo eterno y sirve como un recordatorio de que las acciones que tomamos durante nuestras vidas tienen un efecto directo en lo que podemos esperar durante la otra vida.

Simbología

El símbolo principal asociado con Sísifo es la roca que se ve obligado a empujar en la otra vida. Otros símbolos asociados con él no son de naturaleza material, sino más bien características. Por ejemplo, el robo y el engaño son rasgos simbólicos vinculados a Sísifo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here