Mito De Narciso “El Más Bello” En La Mitología Griega

El mito de Narciso es uno de los mitos griegos más conocidos, debido a su singularidad y a su historia moral; Narciso era hijo del dios del río Cefiso y de la ninfa Liriope. Era conocido por su belleza y fue amado por el dios Apolo debido a su extraordinario físico.

Este mito se presenta en dos versiones diferentes, la griega y la grecorromana, ya que tanto Conon el griego como Ovidio, el poeta romano, escribieron la historia de Narciso, enriqueciéndola con diferentes elementos.

La versión griega del mito de Narciso

Según Conon, Aminias, un joven se enamoró de Narciso, que ya había despreciado a sus pretendientes masculinos. Aminías también fue despreciado por Narciso, quien le dio una espada al desafortunado joven. Aminias se suicidó en la puerta de Narciso rezando a los dioses para que le dieran una lección a Narciso por todo el dolor que había provocado.

Una vez caminó por un lago o un río y decidió beber un poco de agua; vio su reflejo en el agua y se sorprendió por la belleza que vio; quedó fascinado por el reflejo de sí mismo. Sin embargo, no pudo obtener el objeto de su deseo, y murió a orillas del río o lago a causa de su dolor. Según el mito, Narciso sigue admirándose en el Inframundo, mirando las aguas del Estigio.

Narciso y su reflejo

Nació en Tespia, en Beocia, hijo de Cefiso (la personificación del río Boecio del mismo nombre) y de la ninfa Liriope. Su madre fue advertida un día por el vidente Tiresias de que su hijo viviría una larga vida mientras nunca se conozca a sí mismo”. Al llegar a la adolescencia, el apuesto joven nunca encontró a nadie que pudiera mover los hilos de su corazón; de hecho, dejó a su paso un largo rastro de afligidas y quebrantadas doncellas, y uno o dos jóvenes también cayeron al borde del camino.

Entonces, un día, vio su propio reflejo en un charco de agua y, así, descubrió lo último en amor no correspondido y se enamoró de sí mismo. Naturalmente, esta relación unidireccional no fue a ninguna parte, y Narciso, incapaz de alejarse de la piscina, se consumió en la desesperación hasta que finalmente murió de sed y hambre.

La inmortalidad, al menos de una especie, estaba asegurada, sin embargo, cuando su cadáver (o en algunas versiones la sangre de su puñalada autoinfligida) se convirtió en las flores que, a partir de entonces, llevaban su nombre.

La versión romana del mito – Ovidio

El mito presentado por Ovidio, el poeta, está ligeramente alterado. Según este mito, los padres de Narciso estaban preocupados por la extraordinaria belleza del niño y le preguntaron al profeta Tiresias qué hacer con respecto al futuro de su hijo.

Teiresias les dijo que el niño sólo envejecería si “no se conocía a sí mismo”. Cuando Narciso tenía dieciséis años caminaba por el bosque y ninfa eco lo vio y se sintió locamente enamorada de él. Ella empezó a seguirlo y él le preguntó “quién está ahí”, sintiendo a alguien detrás de él.

Narciso y Eco

El Eco respondió “quién está ahí” y eso duró algún tiempo hasta que el Eco decidió mostrarse. Trató de abrazar al niño que se alejó de Eco, diciéndole que lo dejara en paz. Eco se quedó con el corazón roto y pasó el resto de su vida en cañadas; hasta que no quedó nada más que un eco de ella.

Némesis, sin embargo, la Diosa de la Venganza, escuchó la historia y decidió castigar a Narciso. A partir de este punto las historias son similares; él se ve a sí mismo en el estanque y se asombra de la belleza del reflejo. Una vez que se dio cuenta de que su amor no podía ser abordado, se suicidó.

El mito de Narciso en la vida moderna y el arte

Este mito es conocido también por una razón adicional; la flor Narciso que se encuentra generalmente a orillas de ríos y lagos, tomó su nombre en honor al mítico héroe. Es una grácil flor con 40 especies diferentes, la mayoría cultivadas en Europa. Florece a principios de la primavera y se considera frágil y muy bella, con flores blancas, amarillas y rosadas.

El Mito ha inspirado también a varios artistas; el más conocido es Caravaggio que pintó a un joven admirando su reflejo en el agua. Los pintores Turner y Dalí también se inspiraron en el mito, mientras que poetas como Keats y Housman utilizaron su ejemplo en muchas de sus obras. El escritor ruso Fyodor Dostoevsky creó varios personajes con la mentalidad y la soledad de Narciso, como Yakov Petrovich Golyadkin.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here