Huginn y Muninn: Pareja De Cuervos, Espías De Odín

Huginn y Muninn son una pareja de cuervos que, según la mitología nórdica, están alistados al servicio de Odín. Los pájaros salen todas las mañanas al amanecer para volar alrededor del mundo nórdico, Midgard. En la cena, regresan a sus perchas sobre los hombros de Odín y le cuentan lo que han visto.

Huginn y Muninn

Ya sea que Odín esté presidiendo un gran banquete o galopando en la temible batalla de Ragnarök, donde debe enfrentarse a su perdición, siempre es atendido por Huginn y Muninn. Estos poderosos cuervos son mucho más que siervos de Odín. Día tras día, batalla tras batalla, se muestran como aliados de confianza y amigos inseparables.

Descripción física de Huginn y Muninn

Físicamente hablando, estos pájaros no tienen mucho que los diferencie de los cuervos de la variedad de jardín. Son aves grandes, de aspecto ominoso, con plumas negras de tinta y picos grandes y afilados. Sus poderosas alas pueden elevarlos hasta lo alto del cielo, mientras que sus ojos brillantes les permiten divisar el paisaje de abajo con vivos detalles.

Habilidades especiales de Huginn y Muninn

Aunque puedan parecer cuervos comunes, han sido dotados por Odín de poderes maravillosos. Primero, las aves pueden volar todo el mundo de Midgard en un solo día. En segundo lugar, tienen la capacidad de entender, e incluso de hablar, el idioma de los hombres. Tercero, tienen mentes extremadamente astutas y maravillosos poderes de observación.

Los cuervos no son meros espías para Odín; también son importantes consejeros y confidentes. Huginn y Muninn también pueden acompañarlo a la batalla, donde le informan de los movimientos de su enemigo y le ayudan a guiar y curar a su caballo.

Relación con Odín

Algunos eruditos interpretan a Huginn y Muninn como proyecciones del propio Odín, en lugar de cuervos comunes a los que ha bendecido con poderes especiales. En la cultura nórdica, era común que los chamanes entraran en un estado de trance, durante el cual enviaban su conciencia para sondear el mundo y traer información.

Huginn y Muninn

Los nombres de los cuervos de Odín (Huginn que significa “pensamiento” y Muninn que significa “deseo o mente”) apoyan la idea de que son proyecciones de su conciencia. No es de extrañar creer que Odín, el líder de los dioses, pudiera proyectar su “pensamiento” y su “mente” de la misma manera que un chamán y que los cuervos son simplemente símbolos de su omnipotencia.

Otros estudiosos creen que Huginn y Muninn son el fylgjur de Odín. En la cultura nórdica, los animales espirituales, llamados fylgjur, se ven comúnmente en compañía de grandes hombres y mujeres. Estos animales son manifestaciones del carácter de la persona. Alguien con un zorro como fylgja es astuto, mientras que alguien con un buey como flygja es fuerte pero manso. Los cuervos encarnan la sabiduría y la guía en la cultura nórdica, así que un dios con dos cuervos como su flygjur sería un guía sabio, igual que Odín.

Los Fylgjur a menudo también están ligados al destino de una persona; tienden a aparecer justo antes de un momento culminante en la vida de la persona, y a menudo son presagios de muerte. Huginn y Muninn aparecen con frecuencia en las representaciones de Ragnarök, la gran batalla apocalíptica en la que Odín está condenado a morir. Los cuervos le advierten del suceso y permanecen sobre sus hombros durante la batalla.

Finalmente, algunos eruditos creen que Huginn y Muninn son los hamingja de Odin, una encarnación física de su suerte. En la cultura nórdica, el espíritu se compone de muchas partes separables que pueden ser enviadas en diferentes recados. El hamingja es una de esas partes, y como no es una de las partes más esenciales del espíritu, a menudo se despliega en misiones pequeñas.

Historia de Huginn y Muninn

Los cuervos ensucian las excavaciones arqueológicas que nos han dado mucho de nuestro conocimiento sobre la cultura nórdica. A lo largo de nueve siglos y cuatro países, estas aves han reinado supremas como símbolos nórdicos, volando alrededor de la cabeza de Odín o posadas sobre sus hombros.

Los cuervos aparecen en amuletos de oro, placas de casco y broches de hombro, que datan de los siglos V, VI y VII. Adornan el Tapiz de Oserberg, que fue encontrado a bordo de un barco funerario vikingo del siglo IX, y se posan en la Cruz de Thorwald, una piedra rúnica del siglo XI. Suecia, Dinamarca, Noruega e incluso Inglaterra han dado pruebas de que la población local recurrió a Huginn y Muninn para obtener poder y orientación.

Literatura

Huginn y Muninn aparecen en algunos de los primeros textos definitivos sobre la cultura nórdica. Sus formas negras se pueden encontrar en el Edda Poético, una compilación del siglo XIII basada en el folklore tradicional, así como en el Edda Prosa, el Heimskringla y el Tercer Tratado Gramatical, donde se les ve acurrucados hasta Odín sobre su hombro.

Explicación del mito

Huginn y Muninn

No es coincidencia que Huginn y Muninn, un par de cuervos todopoderosos, nacieran de la cultura nórdica. Los cuervos no sólo son símbolos poderosos y comunes en el folclore nórdico, sino que también desempeñaron un papel importante en la vida cotidiana del pueblo nórdico. Quizás el primer vínculo entre los nórdicos y los cuervos fue sus hábitos alimenticios.

Los primeros nórdicos eran cazadores y recolectores, mientras que los cuervos eran carroñeros. Un cuervo inteligente puede seguir a un cazador durante un día, y cuando mata, se invita a sí mismo a la fiesta. De la misma manera, un cazador hambriento puede notar un cuervo dando vueltas en el cielo y seguirlo hasta una comida preparada. De esta manera, puede haberse formado un vínculo primitivo entre los nórdicos y los cuervos.

Con el paso del tiempo y el avance de la civilización nórdica, la gente comenzó a embarcarse en los famosos viajes por mar que le darían a la cultura nórdica un lugar glorioso en la historia, y se llevaron consigo a sus aliados, los cuervos. Así como los cuervos guiaban al pueblo nórdico a la comida, ahora se les pedía que guiaran sus barcos a tierra. Los poderosos pájaros eran transportados en jaulas en barcos vikingos.

A intervalos regulares, eran sacados de sus jaulas y arrojados a la brisa del mar para explorar los alrededores del barco. Si el pájaro encontrara tierra, se dirigiría hacia allí en lugar de regresar a la nave. Si no encontrara tierra, regresaría a la nave.

Debido a que jugaban un papel tan importante en la vida cotidiana del pueblo nórdico, los cuervos comenzaron a ser venerados por la gente. Después de guiar a cientos de personas nórdicas hacia la comida y la seguridad, no es de extrañar que estos grandes pájaros negros encontraran su camino sobre los hombros de Odín!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here