Yomi: El Inframundo De La Mitología Japonesa. Mundo de las Tinieblas

Yomi o Yomi-no-kuni es la palabra japonesa para la tierra de los muertos (Mundo de las Tinieblas). Según la mitología sintoísta relacionada en Kojiki, aquí es donde los muertos van después de la vida. La palabra Yomi es una comparación de la mitología japonesa semejante al Infierno de las creencias cristianas o Sheol que significa tumba y tradicionalmente en las creencias de Japón se conoce como: el retiro después de la muerte de Izanami a ese lugar.

El mito narra que Izanagi un héroe siguió a Izanami hasta el Yomi y después de regresar se duchó. El Yomi es un reino de muerte donde parece tener unión terrestre la vida humana y evidentemente no es un sitio que se considere paradisiaco donde el alma descansaría.

Yomi el Inframundo de las Almas

No se describe como un lugar de castigo eterno y de torturas perpetúas; más bien, se representa como un lugar donde el alma de las personas viven momentos repetidos de su sombrío pasado aunque su existencia en vida fuera perfecta. La mayoría de los eruditos y estudiosos tenían la creencia que la representación de Yomi emanó de tumbas antigua en la era feudal, donde dejaban los cuerpos para que se descompusieran.

El inframundo llamdo Yomi era gobernado por Izanami no Mikoto, el dios de Yomi (Yomo-tsu-Ōkami). Según Kojiki, la entrada a Yomi se encuentra en la provincia de Izumo y fue sellada por Izanagi en su vuelo desde Yomi, momento en el que bloqueó permanentemente la entrada colocando una enorme roca (Chigaeshi no okami) en la base de la pendiente que conduce a Yomi (Yomotsu Hirasaka).

1.  Etimología de Yomi

Los kanji (una forma de escritura japonesa) que a veces se utilizan para transcribir a Yomi se refieren en realidad al reino mitológico chino de los muertos llamados Diyu o Huángquán (espíritus amarillos), que aparece en los textos chinos ya en el siglo VIII antes de Cristo. Los caracteres son jukujikun, es decir, se utilizaron sin tener en cuenta el significado real de la palabra Yomi, que se desconoce.

Con respecto a la mitología japonesa, los comentaristas suelen considerar que Yomi yace bajo la tierra y forma parte de una tríada de lugares discutidos en Kojiki: Takamahara (“llanura celeste alta”, situada en el cielo), Ashihara-no-Nakatsukuni (situada en la tierra), y Yomo-tsu-kuni o Yomi-no-Kuni (“región de Yomi“, situada bajo tierra) también conocido como Ne-no-Katasukuni (“lugar de las alamas originales”).

2.  Historia de Yomi

Las primeras influencias chinas en Shinto. Se cree que el confucianismo, que se originó en China, llegó a Japón en el siglo V d.C., y para el siglo VII se había extendido entre la gente, junto con el Daoísmo y la filosofía yinyang (armonía de dos fuerzas básicas de la naturaleza). Todo esto estimuló el desarrollo de las enseñanzas éticas de Shinto Con la centralización gradual del poder político, Shinto comenzó a desarrollarse también como un culto nacional.

Los mitos de varios clanes se combinaron y reorganizaron en una mitología japonesa con la Casa Imperial como centro. Los kami de la Casa Imperial y los kami tutelares de clanes poderosos se convirtieron en los kami de toda la nación y el pueblo, y el estado hacía ofrendas cada año. Tales prácticas se sistematizaron supuestamente alrededor del inicio de las reformas de la era Taika en el año 645.

A principios del siglo X, unos 3.000 santuarios de todo Japón recibían ofrendas estatales. Sin embargo, a medida que el poder del gobierno central fue decayendo, el sistema dejó de ser efectivo, y después del siglo XIII solo un número limitado de santuarios importantes continuaron recibiendo las ofrendas Imperiales. Más tarde, después de la Restauración Meiji en 1868, el antiguo sistema fue revivido.

3.  Mitos sobre Yomi

La narraciones mitologías y leyendas que hablan del Yomi varían mucho dependiendo de las regiones asiáticas; dependiendo si son de Japón o si provienen de china. Todos estos cuentos fantásticos se caracterizan por una sola similitud; y es que Yomi es un lugar no deseado al que el alma inmortal no quiere llegar.

Una de las mitologías populares es la creación del Yomi, donde uno de los dioses creadores muere y es rescatado; el cual es conocido como “la ida al Yomi (inframundo)”.

La ida al Yomi (Yomi-no-kuni)

Cuando el mundo comenzó, estaba dividido entre Takamagahara, los cielos, y Ashihara-no-nakatsukuni, la tierra. Muchos dioses llegaron a los cielos, pero la tierra seguía siendo una masa sin forma y caótica, como gotas de aceite flotando en el agua, o medusas a la deriva sin rumbo.

Los dioses de Takamagahara encargaron a Izanagi e Izanami, (la primera pareja de dioses masculinos y femeninos en nacer), que dieran forma al mundo y crearan las deidades que poblarían los cielos y la tierra. Después de crear las islas que conforman Japón, se pusieron a crear una miríada de dioses.

Todo fue bien al principio; los dioses del mar, los vientos, los árboles, los campos y las montañas nacieron en ese momento. Entonces Izanami dio a luz al dios del fuego Kagutsuchi, y sufrió horribles quemaduras que la hicieron enfermar y finalmente morir.

Izanagi enterró a Izanami en el Monte Hiba, que está en la frontera de Izumo y Hoki, y su espíritu descendió a Yomi, el inframundo. Ahora que Izanami se había ido, Izanagi la extrañaba terriblemente. Decidió hacer el viaje a Yomi y traerla de vuelta. Siguió el oscuro camino hasta sus puertas, donde Izanami salió a saludarle.

Izanagi dijo: “Mi querido Izanami, nuestra creación del mundo está inconclusa. Vuelve conmigo para que podamos completar lo que hemos empezado“.

A lo que Izanami respondió con tristeza: “Quiero ir contigo, pero llegas demasiado tarde. Ya he comido de la comida de esta tierra, y ya no puedo volver contigo.” Luego, pensándolo un poco más, dijo: “Has venido hasta aquí para traerme de vuelta, y realmente quiero volver contigo, así que hablaré de ello con el señor de esta tierra. Tienes que esperar aquí mientras hablamos, y no debes verme“.

Izanagi estuvo de acuerdo, y durante un rato, esperó pacientemente. Pero finalmente llegó a un punto en el que no podía esperar más, y rompiéndose un diente del peine que tenía en el pelo, hizo una antorcha y entró en Yomi. Cuando por fin la encontró, se sorprendió por su apariencia. Estaba podrida y llena de gusanos, y ocho horribles dioses del trueno se agarraban a su cuerpo. Aterrorizado, Izanagi decidió huir de Yomi-no-kuni de vuelta a la tierra de los vivos.

“¡Te dije que no miraras, y sin embargo me ignoraste! pagarás por la vergüenza que me has causado”, gritó Izanami, y ordenó a las malvadas brujas del inframundo que le persiguieran. Izanami e Izanagi crearon la tierra de Japón y los dioses que lo pueblan. La entrada al Inframundo, que todavía se puede visitar hoy en día.

4.  Lugares de visita en el mito de Yomi

Se dice que Yomotsu Hirasaka, la entrada al Yomi (inframundo), se encuentra en el área de Iya en Matsue, justo al lado de la ruta 9. Es un lugar tranquilo, aislado y sombrío incluso en los días más claros, lo que crea una atmósfera apropiada para un lugar que se dice que es una frontera entre este mundo y el siguiente.

Varias rocas grandes están en el área, y uno se pregunta exactamente cuál fue volcado para bloquear la entrada. También cerca de esta área está el Santuario de Iya, y se dice que una pendiente cerca del santuario es la misma que condujo a la entrada del inframundo.

La tumba de Izama

Se dice que la tumba de Izanami está en la cima del monte Hiba, y aunque hay varias montañas con ese nombre, el monte Hiba en el área de Hakuta de la ciudad de Yasugi tiene un fuerte derecho a ser el lugar real, ya que está justo en la frontera de Shimane oriental (la tierra de Izumo) y Tottori occidental (la tierra de Hoki). El Santuario de Kume, en la base de la montaña, también consagra a Izanami.

También se cuenta que Izanagi corrió tan rápido como pudo, pero empezaron a alcanzarle, así que tiró su cinta para el pelo al suelo tras él. Se convirtió en una planta de vid silvestre cargada de uvas. Las brujas no pudieron evitar detenerse y comerse las uvas, e Izanagi siguió huyendo.

Sin embargo, comieron más rápido de lo que él esperaba, y pronto estuvieron a punto de atraparlo de nuevo. Así que ahora se rompió otro diente del peine en el pelo y lo tiró al suelo. Los brotes de bambú crecieron en el lugar, y una vez más, las brujas se detuvieron para desenterrarlos y comérselos. Izanagi siguió huyendo.

Izanami ordenó entonces a los dioses del trueno y a un ejército de espíritus del Yomi que persiguiesen a Izanagi. Mientras se acercaban a él, Izanagi cogió su espada de su vaina y la giró furiosamente tras él mientras seguía corriendo. No sirvió de nada, ya que cada vez se acercaban más.

Pero la entrada al Yomi, Yomotsu Hirasaka, apareció ante él, y en su base había un melocotonero creciendo. Izanagi arrancó tres melocotones del árbol, y volviéndose para enfrentarse al ejército del inframundo, los arrojó a sus perseguidores y los llevó de vuelta a las profundidades del inframundo.

Para no desanimarse, ahora la propia Izanami venía persiguiendo a Izanagi, así que cogió una gran roca y la rodó frente a la entrada de Yomi, separándola para siempre de la tierra de los vivos. Ahora, parados en lados opuestos de la roca, Izanami e Izanagi se despidieron por última vez.

Primero Izanami dijo: “Izanagi, por la vergüenza que me has causado, todos los días mataré a mil habitantes de este mundo que tanto aprecias“. A lo que Izanagi respondió: “Si haces eso, crearé mil quinientas personas cada día“. Y nunca más se volvieron a ver.

Después de separarse de Izanami, Izanagi se bañó para lavar las impurezas del Yomi. Muchos dioses fueron creados durante esta ceremonia de purificación, pero lo más importante es que, mientras terminaba de bañar, nacieron tres dioses. La diosa del sol Amaterasu nació cuando se lavó el ojo izquierdo, y la deidad lunar Tsukuyomi nació cuando se lavó el derecho.

Cuando se limpió su nariz, nació otro dios llamado Susana. Izanagi estaba contento con sus hijos, y les dio a cada uno un reino para gobernar: a Amaterasu le dio Takamagahara, los cielos, a Tsukuyomi la noche, y a Susano-o los mares. Mientras Amaterasu y Tsukuyomi tomaron felizmente el control de sus reinos, Susana no lo hizo. Actuó, rebelándose contra Amaterasu y los otros dioses en Takamagahara. Se puso tan mal que fue expulsado de Takamagahara y desterrado a la tierra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here