Home Mitología Por País Súcubo: Demonio Seductora, Poderosa Encantadora De Hombres

Súcubo: Demonio Seductora, Poderosa Encantadora De Hombres

Súcubo Inteligente, sexy y potencialmente mortal, no es un demonio a ser subestimado. Es una seductora poderosa a la que le encanta jugar con los hombres, y aunque al principio parezca divertida, ¡no querrás hacerla enojar!

Súcubo

Descripción Física

Hoy en día, la palabra “súcubo” evoca imágenes voluptuosas: mujeres con pelo largo y ondulado, piel sedosa y curvas perfectas. Visten trajes de cuero para alardear de sus cuerpos, y no intentan ocultar los signos reveladores de su naturaleza demoníaca. Las alas de murciélago, las colas de púas, los cuernos rizados y los ojos brillantes son comunes entre los súcubos modernos.

Pero estos demonios no siempre fueron tan glamorosos. Desde los albores de su leyenda hasta la Edad Media, los súcubos fueron considerados criaturas horribles y deformes. Eran un poco más pequeños que la gente común, y se inclinaban y gateaban en lugar de caminar erguidos. Sus pies eran como rapaces, sus rostros como gárgolas, y sus dedos con la punta de las garras rasgadas.

Personalidad

Las demonios de hoy en día tienen un carisma intenso y un poder seductor que va de la mano con su buen aspecto. Son criaturas inteligentes que pueden tentar a los hombres tanto con sus palabras como con sus cuerpos. Pueden ser dominantes y vengativos si son despreciados, pero en última instancia se enorgullecen de su capacidad para complacer (y manipular) a los hombres.

Los antepasados de los súcubos de hoy, por otro lado, tenían personalidades tan desagradables como su aspecto. Eran astutos, controladores y maliciosos. A pesar de estar enloquecidas por el sexo, no tenían interés en complacer a los hombres. En cambio, usaron el sexo para sus propios propósitos: para complacerse a sí mismos, para corromper a los piadosos, para ganar fuerza vital, o incluso para tener hijos.

Criaturas Relacionadas

Las criaturas relacionadas con esta encantadora de hombres, demonio terrible a los muchos temen ver enojada.

Incubo

Es imposible hablar de la Súcubo sin mencionar a su compañera en el crimen, la Incubos. Un demonio sexual masculino, que ataca a las mujeres durante la noche. Ya que los demonios no pueden reproducirse por sí mismos, trabajan juntos para producir descendencia.

Los súcubos recolectan el semen de sus citas con los hombres, y luego lo pasan a Incuba, quien lo usa para embarazar a las mujeres. Cuando el niño (llamado cambión) nazca, tendrá características demoníacas, gracias al toque del Súcubo y el Incubo.

Claramente, estos dos demonios sexuales tienen muchas similitudes y una estrecha relación de trabajo, pero algunos estudiosos han sugerido una conexión aún más profunda: Súcubos e Íncubos son, de hecho, la misma criatura. Son capaces de cambiar entre formas femeninas y masculinas, de acuerdo con sus parejas sexuales.

Lilith

Quizás la seductora más famosa de todos los tiempos, Lilith es conocida como la madre de todos los súcubos. Ella aparece en la mitología sumeria, egipcia, griega, romana, judía y cristiana.

Lilith (llamada “lilitu”) apareció por primera vez en la cultura sumeria como una diosa de la fertilidad y la brujería. Más tarde, los asirios y los babilonios la asociaron con demonios oscuros. Los griegos dieron a Lilith (llamada “lamia”) un extenso trasfondo.

Era una mujer hermosa que Hera transformó en un monstruo, después de que su belleza atrajera la mirada errante de Zeus. En su nueva forma monstruosa, Lamia deambulaba por el mundo, seduciendo a los hombres y comiendo bebés.

La mitología judeo-cristiana también le dio su propio giro a la leyenda de Lilith. La describieron como la primera esposa de Adán, creada al mismo tiempo que él. A diferencia de Eva, Lilith no era una compañera mansa. Se negó a honrar a Adán como su líder.

En vez de eso, se fue a explorar por su cuenta y descubrió el Mar Rojo, donde vivían hordas de demonios. La mujer rebelde se dio cuenta de que le gustaban más los demonios que Adán, así que se apareó con ellos y comenzó a “llevar lirios a razón de más de cien por día”. Estos “lilim” salieron al mundo como demonios, algunos de ellos tan sexys e independientes como su madre. Estos se convirtieron en los Súcubos.

Representación Cultural

Las mujeres-demonios sexuales han existido desde los albores del folklore. Se pueden encontrar en culturas de todo el mundo; India tiene el “yakshini”, Arabia tiene la “qarinha”, los nativos americanos tienen la “mujer ciervo”, China tiene el “mogwai” y Grecia tiene la “Lamia”. Es imposible saber cuál de estas leyendas vino primero. Lo más probable es que todos ellos evolucionaran por separado en torno a la misma época.

La palabra “succubus” (una combinación de palabras latinas que significan “acostarse”) aparece por primera vez en el inglés medieval. A finales del siglo XV, estos demonios eran bien conocidos y a menudo discutidos por los teólogos, que trataban de explicar su origen, su capacidad de reproducción, etc.

Más tarde, los súcubos aparecieron en cacerías de brujas; las mujeres que “trataban de seducir” a los hombres fueron acusadas de ser súcubos disfrazados, mientras que las mujeres que quedaban embarazadas fuera del matrimonio fueron acusadas de ser cómplices de Incubi.

Durante el Renacimiento y el Romanticismo, el interés por los demonios femeninos grotescos y subversivos disminuyó. En vez de eso, los artistas cambiaron su atención a la Lamia de Grecia, que era hermosa e injustamente maldecida. No fue hasta el auge de la literatura gótica que Súcubos comenzó a reclamar el centro de atención, pero aún así fueron cambiados de su forma original, siendo más hermosos e inteligentes.

Apariencias modernas

Súcubo

Los súcubos todavía tienen un lugar en la fantasía y la ciencia ficción. Han aparecido en las obras de Stephen King, Orson Scott Card, Jonathon Stroud y Stephanie Meyer. No es de extrañar que el Súcubo se precie aún más en los géneros visuales, como los cómics y los videojuegos, donde su cuerpo caliente y sus trajes de cuero con tiras pueden llamar mucho la atención.

Explicación

Desde una perspectiva psicológica y política, la leyenda del Súcubo es bastante sencilla. En un mundo patriarcal, los hombres eran intimidados por las mujeres que tomaban el control de sus propias vidas y de su propia sexualidad, por lo que demonizaban cualquier tipo de comportamiento “rebelde”.

También podría haber una explicación biológica. Sesenta por ciento de la población humana total sufre de parálisis del sueño, una condición esporádica que hace que el cerebro recupere el conocimiento antes de que el cuerpo lo haga. Durante un episodio de parálisis del sueño, las personas sufren de alucinaciones que involucran los cinco sentidos y una sensación extrema de terror. Estos síntomas pueden ser fácilmente confundidos con una visita demoníaca!

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here