Arhat: Dignidad En El Budismo. La Perfección Espiritual

Arhat, (Sánscrito: “alguien que es digno”), Pali Arhat, en el budismo, una persona perfeccionada, una persona que ha logrado comprender la verdadera naturaleza de la existencia y ha alcanzado el nirvana (iluminación espiritual). El arhat, habiéndose liberado de los lazos del deseo, no renacerá.

Arhat

El estado de un arhat es considerado en la tradición Theravada como la meta propia de un budista. En los textos de Pali se describen cuatro etapas de logro:

    • el estado del “stream enter”, es decir, un converso (sotapanna) logrado superando las falsas creencias y dudas sobre el Buda, la enseñanza (dhamma) y el orden (sangha)
    • el “una vez retornado” (sakadagamín), que renacerá sólo una vez en este reino, un estado alcanzado por la disminución de la lujuria y el odio, y la ilusión
    • el “no retornante” (anagamín), que, después de la muerte, renacerá en un cielo superior, donde se convertirá en un arhat, un estado alcanzado por la superación del deseo sensual y la mala voluntad, además de los logros de las dos primeras etapas
    • el arhat. Excepto en circunstancias extraordinarias, un hombre o una mujer puede convertirse en un arhat sólo mientras que un monje o una monja.

Los budistas de Mahayana critican el ideal del arhat sobre la base de que el bodhisattva es una meta superior de perfección, para que el bodhisattva prometa convertirse en un buda para trabajar por el bien de los demás. Esta divergencia de opiniones sigue siendo una de las diferencias fundamentales entre las tradiciones Theravada y Mahayana.

En China, así como en Corea, Japón y Tíbet, los Arhat (lohan chino, rakan japonés) se representaban a menudo en las paredes de los templos en grupos de 16 (posteriormente ampliados a 18, o incluso 500). Representan a 16 discípulos cercanos del Buda a quienes él confió que permanecieran en el mundo y no entrarán en el nirvana hasta la llegada del siguiente Buda, con el fin de proporcionar a la gente objetos de adoración.

1.   El Arhat

El budismo se define a Arhat como alguna persona que ha conseguido comprender la auténtica naturaleza de la coexistencia y ha alcanzado el nirvana. Otras tradiciones budistas han usado el término para personas muy avanzadas a lo largo del camino de la Iluminación, pero que tal vez no hayan alcanzado la plena Budeidad. La comprensión del concepto ha cambiado a lo largo de los siglos, y varía entre las diferentes escuelas de budismo y las diferentes regiones.

Las enseñanzas budistas de Mahayana instan a los seguidores a tomar el camino de un bodhisattva, y a no volver al nivel de los Arhat y sravakas. Los Arhat, o al menos los Arhat de mayor rango, llegaron a ser ampliamente considerados como “superando el estado de libertad personal para unirse a la empresa del Bodhisattva a su propia manera”.

El budismo mahayana consideraba a un grupo de dieciocho Arhat (con nombres y personalidades) en espera del regreso del Buda como Maitreya, y otras agrupaciones de 6, 8, 16, 100 y 500 también aparecen en la tradición y en el arte budista, especialmente en el este de Asia[. Pueden ser vistos como los equivalentes budistas de los santos cristianos, apóstoles o primeros discípulos y líderes de la fe.

2.   Etimología

Arhat es un participio presente que proviene de la raíz verbal arh “merecer”, arha “merecer, merecer”; arhaṇa “tener un reclamo, tener derecho”; arhita (participio pasado) “honrado, adorado”. La palabra se usa en Ṛgveda con este sentido de “merecer”.

El profesor Richard Gombrich ha argumentado que el participio actual es “chocante” y parece fuera de lugar cuando hay un adjetivo de la misma raíz (arha). Gombrich sostiene que esto proviene de la misma metáfora que el título de Jain jina “conquistador”, de donde jaina “se relacionó con el conquistador”, es decir, el jainismo.

3.   En las primeras escuelas budistas

En la India pre Budista, el término arhat, que denota una persona santa en general, estaba estrechamente asociado con el poder milagroso y el ascetismo. Los budistas hacían una distinción clara entre su arhat y los hombres santos indios en general, en el budismo estos poderes milagrosos ya no eran centrales para la identidad del arhat ni para su misión.

Según A.K. Warder, el Sarvastivadins mantuvo la misma posición que la rama de Mahasaṃghika con respecto a los Arhat, considerándolos imperfectos y falibles. En el Sarvastivadin Nagadatta Sutra, el demonio Mara toma la forma del padre de Nagadatta, y trata de convencer a Nagadatta, que era un bhikṣuṇi, para que trabaje hacia la etapa más baja del Arhathip en lugar de esforzarse por convertirse en un buda completamente iluminado (samyaksaṃbuddha).

Mara, por lo tanto, se disfrazó del padre de Nagadatta y le dijo así a Nagadatta: “Tu pensamiento es demasiado serio. La Budeidad es demasiado difícil de alcanzar. Se necesitan cien mil nayutas de koṭis de kalpas para convertirse en un Buda. Puesto que pocas personas logran la Budeidad en este mundo, ¿por qué no logras el Arhathip? Porque la experiencia de Arhathip es la misma que la de nirvāṇa; además, es fácil alcanzar Arhathip.

En su respuesta, Nagadatta rechaza el Arhathip como un camino inferior, diciendo: “La sabiduría de un Buda es como el espacio vacío de las diez cuartas partes, que puede iluminar a innumerables personas. Pero la sabiduría de un Arhat es inferior”.

4.   En Theravada Budismo

En el budismo Theravada, un Arhat es una persona que ha eliminado todas las raíces malsanas que subyacen a los grilletes que a su muerte no renacerán en ningún mundo, ya que los lazos (grilletes) que atan a una persona al samsara han sido finalmente disueltos. En el Canon de Pali, la palabra tathagata se usa a veces como sinónimo de Arhat, aunque la primera suele referirse sólo al Buda.

Después del logro de Nibbana, los cinco agregados (formas físicas, sentimientos/sensaciones, percepción, formaciones mentales y conciencia) continuarán funcionando, sostenidos por la vitalidad física del cuerpo. Este logro se denomina el elemento nibbana con un residuo restante.

Pero una vez que el Arhat pase y con la desintegración del cuerpo físico, los cinco agregados dejarán de funcionar, terminando así con todos los rastros de existencia en el mundo fenoménico y por lo tanto con la liberación total de la miseria del samsara. Parinibbana ocurre a la muerte de un Arhat.

En el budismo Theravada, el mismo Buda es identificado primero como un Arhat, al igual que sus seguidores iluminados, porque están libres de todas las contaminaciones, existiendo sin codicia, odio, engaño, ignorancia y ansia. Al carecer de “bienes” que conduzcan a un nacimiento futuro, el Arhat conoce y ve lo real aquí y ahora. Esta virtud muestra pureza de acero inoxidable, valor verdadero, y la realización del fin, nibbana.

En su estudio de los roles de los Arhat, budas y bodhisattvas, Nathan Katz escribe que hay una tendencia en la escuela Theravada a excluir a los laicos de la posibilidad de lograr el Arhathip.

Mientras que en el Sutta Piṭaka, Arhat estaba abierto a todos, tanto en principio como de hecho, hubo una tendencia creciente entre los posteriores. Theravada saṅghikas a restringir Arhat a los que llevaban la bata. Anteriormente indicamos un versículo de Milindapañha que sostenía que mientras que Arhat podría ser alcanzable por un laico, dentro de un día de su logro tendría que entrar en saṅgha o morir.

En el canon de Pali, Ananda afirma que él conoce a los monásticos para lograr el nibbana en una de cuatro maneras:

    • Se desarrolla la perspicacia precedida por la serenidad (Pali: samatha-pubbaṇgamaṃ vipassanaṃ),
    • Se desarrolla la serenidad precedida por la perspicacia (vipassana-pubbaṇgamaṃ samathaṃ),
    • Uno desarrolla serenidad y perspicacia de una manera gradual (samatha-vipassanaṃ yuganaddhaṃ),
    • La mente de uno se agarra por la excitación sobre el dhamma y, como consecuencia, desarrolla serenidad y abandona las cadenas (dhamma-uddhacca viggahitaṃ manasaṃ hoti).

Para aquellos que han destruido la codicia y el odio con algún residuo de engaño, se les llama anagami (no retornante). Anagamis no renacerá en el mundo humano después de la muerte, sino en el cielo de las Moradas Puras, donde sólo viven los anagamis. Allí, alcanzarán la iluminación completa.

5.   Logros

Los Arhat habían perfeccionado el camino hacia la luz. Según Bhikkhu Bodhi, el Canon de Pali retrata al Buda declarándose a sí mismo como un Arhat. Según Bhikkhu Bodhi, nirvaṇa es “la meta final”, y quien ha alcanzado el nirvana ha alcanzado el Arhathip: “La marca que define a un Arhat es el logro de nirvāṇa en esta vida presente”.

6.   Traducciones

El término arhat se traduce a menudo en inglés como arahat. El término tibetano para arhat fue traducido por el significado del sánscrito. Esta traducción, dgra bcom pa, significa “uno que ha destruido a los enemigos de las aflicciones” Así, los traductores tibetanos también entendieron que el significado de arhat es ari hanta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here