3 Mitos Mesopotámicos Famosos | Mitos de Mesopotamia

Los mesopotámicos eran muy religiosos, y sus civilizaciones compartían las mismas deidades con diferentes identidades, nombres y mitos mesopotámicos.

Mitos Mesopotámicos

La mitología sumeria se refiere a los mitos mesopotámicos, textos religiosos y otras literaturas que provienen de la región de la antigua Mesopotamia en la moderna Asia occidental. En particular, las sociedades de Sumer, Akkad y Asiria, todas las cuales existieron poco después del 3000 a. C. y desaparecieron en su mayoría en el 400 d. C.

Estas obras se conservaron principalmente en tabletas de piedra o arcilla y fueron escritas en escritura cuneiforme por escribas. Han sobrevivido varias piezas largas, algunas de las cuales se consideran las historias más antiguas del mundo, y han dado a los historiadores una visión de la ideología y cosmología mesopotámicas.

Para arrojar algo de luz sobre la mitología mesopotámica, aquí te mostraremos 3 mitos mesopotámicos famosos y sus diosas del panteón mesopotámico.

1.  Ereshkigal o Irkalla, la Diosa del Inframundo

En los mitos mesopotámicos, Ereshkigal o Irkalla era considerada la reina de la tierra de los muertos. Su nombre Irkalla es el equivalente de Hades en la mitología griega. Tanto Irkalla como Hades son los nombres del territorio del inframundo y sus dioses. En literatura, es conocida como Ninkigal, que significa “Señora de la Gran Tierra“. Era la insuperable dama que difundió estatutos o presentó juicios en el mundo de los muertos.

El declive de la diosa Inanna al mundo de los muertos (inframundo) es uno de los dos mitos mesopotámicos que siguen las historias de Irkalla. Inanna viaja al inframundo con el objetivo de extender sus poderes. Cuando el dios del agua Enki, es informado al respecto, le ordena a el guardián de la puerta llamado Neti, que cierre todas las puertas y las abra una a la vez, mientras Inanna se quita las prendas.

Neti sigue estas instrucciones y cuando Inanna llega al trono, está desnuda e impotente. Inanna es declarada culpable por los siete jueces y condenada a muerte, su cadáver debe colgarse de un gancho para que todos puedan verlo. Cuando Ninshubur, el segundo al mando de Inanna, le suplica a Ereshkigal, ella acepta ayudar a Inanna.

Según los mitos de Mesopotamia, Ella envía dos criaturas sin sexo para revivir a su hermana menor con agua y comida. Mientras intentan sacarla del inframundo, dos demonios vienen y preguntan por alguien más como su reemplazo. Cuando Inanna descubre que su esposo no lloró su muerte, les dice a los demonios que lo lleven en su lugar. Ereshkigal devuelve a la vida a Inanna.

Otro de los mitos mesopotámicos habla de su matrimonio con Nergal, quien era el dios de la peste. Siendo la diosa del inframundo, envió a su mensajero Namtar, que fue tratado bien por todos los dioses y diosas, excepto Nergal. Como resultado, Nergal fue rechazado por las otras diosas y la única diosa que le quedaba para casarse era Ereshkigal. Más tarde se casó con ella y gobernaron juntos el inframundo.

2.  Marduk

Según los mitos mesopotámicos se cuenta que Marduk no siempre fue el dios principal. Hubo un tiempo en que todos los dioses eran iguales. Pero había contiendes entre ellos. Uno en particular conocido como Tiamat, era malvado y odiaba al resto de los dioses. Este dios malvado era muy poderoso y los otros dioses le tenían miedo.

Uno de los otros dioses desarrolló un plan. Ea, el dios del agua, sabía que Marduk podría derrotar a Tiamut. Entonces Ea fue a Marduk y le preguntó si estaría dispuesto a pelear contra Tiamut.

Marduk lo pensó y se preguntó a si mismo ¿qué pasaría si algo salía mal? ¿Y si ella lo capturaba o incluso lo mataba? Tenía que valer la pena sus esfuerzos. Entonces Marduk regresó a Ea con un trato. Lucharía contra Taimat si el resto de los dioses lo convirtieran en el dios principal para siempre.

Entonces la diosa Ea reunió a los demás dioses y les hizo un festín con muchos deleites, luego de que estuvieron satisfechos los otros dioses Ea les propuso la idea de que Marduk fuese el dios principal después de derrotar a Tiamut. Ellos estuvieron de acuerdo. Entonces Ea regresó a Marduk y le hizo saber que si Marduk derrotaba a Tiamat, él sería el dios principal para siempre.

Marduk tomó un arco y flechas, su mazo de truenos, su red de tormentas y su marca registrada, una daga relámpago, y se dispuso a derrotar a Tiamat. La lucha que siguió fue estupenda. La batalla se prolongó durante días con Marduk matando monstruos y demonios de izquierda a derecha. Finalmente se acercó lo suficiente a Tiamat como para poder lanzar su red sobre ella. Atrapado, Tiamat se volvió para destruir a Marduk con un grito mágico asesino.

El dios Marduk fue más rápido y disparó una flecha por su garganta matándola. Luego cortó su cuerpo por la mitad y lo puso en los cielos custodiados por las luces centelleantes que llamamos estrellas y se aseguró de que la luna estuviera allí para vigilarla. El resto lo convirtió en la tierra.

Es interesante notar en este mito mesopotámico que Marduk tuvo que obtener el consentimiento de la asamblea de dioses para enfrentarse a Tiamat. Esto es un reflejo de cómo se gobernó el pueblo de Babilonia en la mitología mesopotámica.

Según los mitos mesopotámicos, el gobierno de los dioses se organizó de la misma manera que el gobierno del pueblo. Todos los dioses informaron a Marduk al igual que todos los nobles informaron al rey. Y Marduk tuvo que escuchar a la asamblea de dioses así como el rey tuvo que escuchar a la asamblea de personas.

3.  Legenda de Gilgamesh

Una de las ciudades más grandes de la antigua Sumer fue la ciudad de Uruk de la mitología mesopotámica. La leyenda dice que había una vez, a orillas del Éufrates, en la gran ciudad de Uruk, donde vivía un rey llamado Gilgamesh. Este fue un gran héroe que se desvivió por conseguir la vida eterna.

Los mitos mesopotámicos cuentan las muchas aventuras de este héroe, la historia comienza cuando los dioses envían a un hombre salvaje llamado Enkidu, para desafiar a Gilgamesh. Al principio este hombre salvaje vivía en la selva rural, habitando con animales.

Estaba parcialmente civilizado por una sacerdotisa del templo llamada Shamhat, quien lo cuidaba. Esta mujer lo seduce y le enseña a comer como un ser humano. Enkidu luego se dirige a Uruk y se encuentra con Gilgamesh y luchan. Durante la pelea estos dos contrincantes se vuelven mejores amigos.

La primera mitad de los mitos mesopotámicos y epopeyas se refieren a las aventuras de Gilgamesh y Enkidu. Conquistan y matan al monstruo Humbaba, que los dioses habían puesto sobre el Bosque de Cedro.

La segunda mitad de mitos mesopotámicos y epopeyas exponen a Gilgamesh buscando la inmortalidad mientras llora profundamente la muerte de su amigo Enkidu y se preocupa por la suya. Busca a Utnapishtim, un hombre inmortal que sobrevivió al Gran Diluvio, un precursor del Noé bíblico o deucalion. Gilgamesh finalmente encuentra a Utnapishtim, quien le dice que acepte su mortalidad ya que no puede cambiarla. Gilgamesh luego regresa a Uruk y se convierte en un buen rey.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here