Home Mitos 3 Mitos De Hermes Famosos | Mitología Del Dios Hermes

3 Mitos De Hermes Famosos | Mitología Del Dios Hermes

Hermes (llamado Mercurio en la mitología romana) fue considerado el mensajero de los dioses olímpicos. Según los mitos de Hermes, este dios fue el hijo de Zeus, rey del monte Olimpo, y de Maia, una ninfa. Con el paso del tiempo, también estuvo asociado con la suerte, pastores, atletas, ladrones y comerciantes.

Mitos De Hermes

A menudo representado como rápido y joven, en los mitos de Hermes se creía que este dios era responsable de guiar a las almas difuntas al inframundo. El nombre “Hermes” significa literalmente “marcador de límite”. De hecho, en la antigua Atenas y según la mitología del dios Hermes, muchos marcadores de límites (generalmente solo montones de piedra) estaban decorados con un busto de Hermes.

En los relatos de los mitos de Hermes, se lo identificó con la gimnasia, su imagen generalmente se encontraba en la entrada de los gimnasios. Este dios también fue el patrón de la invención, el arte, la literatura, el comercio y los viajes. En muchos mitos de Hermes, él era un astuto tramposo, que usó su intelecto para burlar a los otros dioses. Algunos mitos de Hermes afirman que él era el padre de los sátiros, mitad cabra y mitad humano.

Este dios aparece en incontables relatos de la mitología griega como una figura de gran importancia entre héroes y dioses. Aquí te mostraremos 3 de los mitos de Hermes famosos dentro de la mitología del dios Hermes.

1.  Mitos de Hermes: Baucis y Filemón

En el primero de nuestros mitos de Hermes, se cuenta la historia de Baucis y Filemón; dos campesinos humildes que agradaron con su generosidad a los dioses griegos. La historia comienza con Zeus y Hermes que llegaron un día disfrazados de campesinos comunes y comenzaron a pedirle a la gente del pueblo un lugar para dormir esa noche.

Habían sido rechazados por todos, “tan malvados eran los habitantes de esa tierra“, cuando finalmente llegaron a la sencilla cabaña rústica de Baucis y Filemón. Aunque la pareja era pobre, su generosidad superó con creces la de sus vecinos ricos, entre los cuales los dioses encontraron “puertas cerradas y ninguna palabra de amabilidad“.

Después de servir a los dos invitados comida y vino (que Ovidio describe con placer en los detalles), Baucis notó que, aunque había rellenado las copas de madera de haya de su invitado muchas veces, la jarra todavía estaba llena (de la cual deriva la frase “Jarra de Hermes“).

Al darse cuenta de que sus invitados eran dioses, ella y su esposo “levantaron sus manos en súplica e imploraron indulgencia por su simple hogar y comida“. Filemón pensó en atrapar y matar al ganso que custodiaba su casa y convertirla en una comida, pero cuando fue a hacerlo, corrió a salvo en el regazo de Zeus.

Zeus dijo que no necesitaban matar al ganso y que debían abandonar la ciudad. Esto se debió a que iba a destruir la ciudad y a todos aquellos que los rechazaron y no brindaron la debida hospitalidad.

Después de subir a la cumbre (“hasta donde una flecha podía disparar de un tirón”), Baucis y Filemón volvieron a mirar a su ciudad y vieron que había sido destruida por una inundación y que Zeus había convertido su cabaña en un templo ornamentado.

El deseo de la pareja de ser guardianes del templo fue concedido. También pidieron que cuando llegara el momento de que uno de ellos muriera, que el otro también muriera. Tras su muerte, la pareja se convirtió en un par de árboles entrelazados, un roble y un tilo, de pie en el terreno pantanoso desierto.

2. Mitos de Hermes: Hermáfrodito Y Salmacias

El segundo de los mitos del dios Hermes cuenta la historia de la descendencia de este dios olímpico. Como resultado de una aventura entre Hermes y Afrodita, nació un hijo, llamado Hermáfrodito, cuyo nombre y belleza provienen de sus padres. La versión más famosa de los mitos de Hermes proviene de Ovidio, que no solo da una etiología para el hermafrodita, sino que también explica por qué se creía que la Salmacias de primavera enervaba a quienes se bañaban en ella.

Hermáfrodito fue criado en una cueva de montaña por las ninfas, y cuando tenía quince años se fue de su casa para vagar por tierras desconocidas. Cuando llegó a Halicarnaso, en la costa de Asia Menor, descubrió una hermosa piscina de agua clara rodeada de hierba verde fresca. Una ninfa llamada Salmacis, habitaba la piscina.

Ella se negó a cazar en el bosque y seguir las persecuciones de Artemisa, pero en cambio permaneció en su piscina, a menudo languideciendo seductoramente en sus verdes orillas. Una vez, cuando estaba recogiendo flores cerca, vio al divinamente hermoso Hermáfrodito y se enamoró y tuvo un deseo irresistible de tenerlo.

Se hizo cuidadosamente lo más atractiva posible antes de dirigirse a él con una ferviente declaración de amor que insistía en que debía consumarse. El niño se sonrojó porque no sabía qué era el amor, y cuando ella tocó su hermoso cuello y le exigió al menos que le diera uno de sus besos, él amenazó con irse. Salmacis, temerosa de perderlo, dijo que ella le daría acceso gratuito al lugar y fingió dejarlo solo. En cambio, se escondió detrás de un arbusto cercano para mirarlo.

Hermáfrodito, cautivado por la piscina, se quitó la ropa y Salmacis se sintió abrumado al ver su cuerpo desnudo. Se zambulló en el agua, y Salmacis, inflamado por la pasión, se lanzó rápidamente tras él. Ella lo agarró y lo abrazó, envolviéndolo con besos mientras Hermáfrodito luchaba por liberarse.

Salmacis se aferró a Hermáfrodito con todo su cuerpo, y fue como si fueran uno, la ninfa oro a los dioses clamando para que los volviese uno solo. Los dioses le concedieron la oración para que nunca se separaran. Sus dos cuerpos estaban unidos, y ya no eran niños o niñas, sino que participaban de ambos sexos.

Los padres de Hermáfrodito, ahora hermafrodita, concedieron su oración para que cualquier hombre que se bañara en este estanque emergiera con extremidades debilitadas y ablandadas y solo medio hombre.

3.  Mitos de Hermes: el ladrón del ganado

El tercer y más famoso de los mitos de Hermes, narra cómo fue el nacimiento y la astucia que tuvo este dios con tan solo días de nacido. La historia comienza con Zeus y Maia. Zeus se unió en amor a la hermosa ninfa Maia en una lujosa cueva, y ella dio a luz al dios Hermes. Este bebé precoz nació al amanecer. Al mediodía estaba tocando la lira, y por la noche robó el ganado de Apolo.

Hermes inventa la lira. Tan pronto como Hermes salió de la cueva donde nació, se encontró con una tortuga y rápidamente ideó un plan. Agarró y cortó la tortuga y usó el caparazón hueco, junto con cañas, piel de buey y cuerdas de tripa de oveja, para hacer la primera lira de siete cuerdas. En poco tiempo, afinó la lira y estaba cantando hermosas canciones en honor a su padre y su madre.

Acto I: El robo del ganado

Muy pronto, Hermes se concentró en otras actividades; ansiaba carne e ideó un plan para robar el ganado de Apolo. En la noche, se separó de la manada de cincuenta cabezas y hábilmente los hizo caminar hacia atrás, con las cabezas hacia él, mientras él mismo caminaba en línea recta, usando sandalias de mimbre que había tejido para disfrazar sus huellas.

Cuando un anciano que trabajaba en un viñedo exuberante notó que Hermes manejaba el ganado, el dios infantil le dijo que no lo dijera, prometiéndole una buena cosecha de uvas y mucho vino.

Acto II: Hermes hace el sacrificio.

Al amanecer, Hermes alimentó bien a las vacas y encontró un refugio para ellas. Luego recogió un poco de madera y fue el primero en usar palos secos y, por fricción, encendió un fuego. Desolló y descuartizó dos del ganado (aunque era un bebé) y dividió partes ricas de la carne en doce porciones, que asó como ofrendas a los dioses.

Siguiendo el ritual del sacrificio, él, como uno de los dioses, no podía comer nada de la carne sino solo saborear el aroma. Después de destruir toda evidencia de lo que había hecho, regresó a su casa con su madre.

Hermes tranquiliza a Maia. Hermes se metió en su cuna y actuó como un bebé indefenso; pero su madre, Maia, no se dejó engañar por su despliegue de impotencia y lo reprendió, porque sabía que él no había hecho nada bueno.

Acto III: Apolo rastrea a Hermes.

Apolo, ansioso por la pérdida de su ganado (que, según explica, eran todas vacas), preguntó al anciano que cuidaba el viñedo, y el anciano le dijo que había visto a un niño conduciendo un rebaño hacia atrás. La señal de un águila con las alas extendidas le dijo a Apolo que el ladrón era hijo de Zeus, y cuando vio que las huellas del ganado giraban hacia atrás y las huellas del ladrón ocultaban hábilmente, el ingenio del robo lo llevó a la cueva de Maia y Hermes.

Acto IV: Apolo confronta a Hermes.

Enfurecido, Apolo se enfrentó a Hermes, quien se hundió en sus mantas con una mirada de inocencia infantil que no logró engañar a Apolo. Después de una búsqueda en los alrededores, preguntó con urgencia al niño sobre su ganado robado.

Hermes afirmó que no sabía nada; Como nació ayer, era imposible que pudiera haber cometido tal crimen. Apolo, sin embargo, no se dejó engañar, sino que conocía a Hermes por el engaño astuto que era. Su discusión terminó solo cuando Apolo llevó a Hermes a la cima del monte Olimpo, donde buscó justicia del propio Zeus.

Acto V: Zeus decide el caso.

Apolo habló primero y declaró sinceramente los hechos sobre el robo de su ganado. La respuesta de Hermes estuvo llena de mentiras, e incluso hizo un fuerte juramento de que era absolutamente inocente. Zeus se echó a reír cuando escuchó las protestas y las negaciones del niño tortuoso y ordenó a Hermes, en su papel de guía, que llevara a Apolo al lugar donde había escondido el ganado.

Acto VI: La reconciliación entre Hermes y Apolo.

Hermes hizo lo que Zeus le ordenó, y cuando Apolo encontró su ganado, los dos se reconciliaron. Hermes tomó la lira que él había inventado y tocó y cantó tan bellamente que Apolo quedó cautivado y exclamó que esta habilidad encantadora valía cincuenta vacas. Prometió que Hermes se convertiría en el mensajero de los dioses y que él y su madre habrían tenido fama entre los inmortales (y así se cumplió la promesa de Hermes a su madre).

Ante esto, Hermes le dio la lira a Apolo ordenando que se convirtiera en un maestro del arte musical, y Apolo a su vez le dio a Hermes un látigo brillante y lo puso a cargo de los rebaños de ganado. Y entonces los dos regresaron al Olimpo, donde Zeus los unió en amistad.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here