Vellocino De Oro En La Mitología Griega | Historias Mitológicas Griegas

Cuando la vida parezca una interminable batalla cuesta arriba, piensa en la adversidad que Jason tuvo que superar para conseguir su premio, el Vellocino de Oro, gigantes beligerantes, acantilados aplastantes, pájaros asesinos con alas de bronce, un autómata gigante, toros que respiran fuego y sirenas traicioneras.

¿Qué es el vellocino de oro?

En la mitología griega, el Vello de Oro era el vellón de un carnero alado de oro de Colchis. Un carnero sagrado de Zeus.

El origen del vellocino de oro

Athamas, el Rey de Tesalia se casó con una diosa de las nubes llamada Nephele. Tuvieron dos hijos, un niño llamado Frixo y una niña llamada Helle. Más tarde, Athamas se enamoró de otra mujer, Ino, y la tomó como su segunda esposa. Su sobrino se enfureció por las acciones de su esposo y lo dejó, trayendo sequía a la tierra. La nueva esposa del Rey, Ino, se puso celosa de los hijos de su sobrino y los quería muertos. Convenció a Athamas de que sacrificara a Frixo para poner fin a la sequía.

Antes de que ocurriera el sacrificio, Nephele se apareció a Frixo, trayendo un carnero de hojas doradas para rescatarlo a él y a su hermana. Frixo y Helle lograron escapar en el carnero y volaron sobre el mar, pero cuando Helle miró hacia abajo, perdió el equilibrio y se cayó del carnero. Se ahogó cerca del estrecho que separa Europa de Asia, que se conoció como Hellespont (mar de Helle). Por suerte, Frixo llegó hasta Colchis, en el Mar Negro, y fue recibido en la casa de Eetes a su llegada. Frixo sacrificó el carnero y su Vello de Oro fue colgado en la arboleda de Ares, donde fue custodiado por un dragón insomne.

Jason y el vellocino de oro

Jasón era el hijo del legítimo rey de Iolcus. Su tío, Peleo, había matado a todos los hermanos de Jasón y usurpado el trono. Jasón deseaba reclamarle el trono, pero para ello, Peleo le encomendó la tarea de recuperar el Vello de Oro. Jason accedió a la búsqueda y reunió a un equipo heroico para ayudarle a tener éxito. La manada de héroes es más conocida como los Argonautas, que llevan el nombre de la nave de Jason, el Argo.

Lemnos

Los argonautas zarparon hacia la lejana y mítica tierra de Colchis para recuperar el vellocino de oro. Su primera parada fue en la isla de Lemnos. La isla estaba habitada sólo por mujeres. Debido a una maldición de Afrodita, que sentía que no estaba siendo adorada adecuadamente, las mujeres habían matado a todos sus maridos. Los héroes se quedaron en Lemnos y valientemente ayudaron a engendrar una nueva raza con las mujeres, llamada los Minyans. Después de unos años, los héroes recordaron que estaban en una búsqueda y zarparon de Lemnos.

Doliones

Después de Lemnos, su siguiente destino era Doliones. Para recuperar los suministros que necesitaban, los argonautas tuvieron que aventurarse más allá de Bear Mountain, una zona habitada por una mítica raza de gigantes llamados Gegeines. Los héroes se dirigieron hacia la montaña, pero mientras tanto los Gegeines se dirigieron a atacar su nave. Hércules, que fue dejado atrás en el barco, logró matar a muchos de los gigantes antes de que el resto de los argonautas regresaran y se alejaran del resto.

Esa noche zarparon de Doliones, pero accidentalmente aterrizaron de nuevo en la misma isla. Esta vez, los Doliones los confundieron con enemigos y los atacaron. Desafortunadamente muchos Doliones fueron asesinados, incluyendo a su Rey. Los argonautas sintieron remordimiento por las numerosas muertes y celebraron un funeral en su honor. Cuando finalmente zarparon de la isla, Hércules se dio cuenta de que había roto su mineral y regresó a la orilla con su escudero, Hylas, para crear uno nuevo.

Hylas se convirtió en la desafortunada víctima de una ninfa que lo llevó al mar. Cuando Hércules no pudo encontrar a su escudero, no quiso irse sin él. Esto no dejó a los héroes otra opción que dejar a su camarada atrás y continuar con su misión.

Tracia y las rocas en conflicto

La siguiente parada en su aventura del Vello de Oro fue Tracia. Fino, el Rey de Tracia, informó a los argonautas dónde encontrar Colchis, después de que los argonautas mataron a las arpías que asolaban la tierra y robaron comida. Les advirtió que primero tendrían que pasar a través de dos enormes acantilados de roca que se estrellaron juntos, destruyendo todo lo que intentaba pasar, y llamó a los Simplégades.

Aconsejó a Jason que primero enviara una paloma a través de los Simplégades, y si el ave sobrevivía, entonces era un buen presagio para un viaje seguro. Siguieron el consejo del Rey y se sintieron aliviados cuando la paloma sólo perdió unas pocas plumas de la cola que atravesaban las rocas gigantes. Los argonautas siguieron en su barco y, gracias a la diosa Atenea, sólo sufrieron daños menores en la popa. Ella había mantenido los acantilados separados mientras su barco atravesaba.

Las Aves del Estínfalo

Zeus vino al rescate de los argonautas cuando el navegante de Argo se durmió y cayó por la borda, enviando el barco en dirección a las Amazonas. Zeus envió vientos para alejarlos a salvo de las mujeres guerreras. La tripulación llegó entonces a la isla de Ares y fue atacada repentinamente por aves sagradas que pertenecían al Dios de la Guerra y que tenían alas mortales con puntas de bronce.

Las Aves del Estínfalo no pudieron ser matados, pero los héroes lograron ahuyentarlos golpeándolas fuertemente con sus escudos metálicos. La búsqueda de Jason para traer a casa el Vello de Oro continuó.

Colchis y las tres tareas

Los argonautas finalmente llegaron a Colchis y fueron recibidos por el rey Eetes. Cuando el Rey se enteró de que Jasón acababa de adquirir el Vello de Oro, quiso matarlo inmediatamente, pero se dio cuenta de que sólo empeoraría las cosas. El Rey estaba en posesión del Vello de Oro y dijo que se lo daría a Jasón sólo cuando completara tres tareas.

Jason estaba desesperado por la idea de enfrentarse a más desafíos de vida o muerte. La Diosa, Hera, reconoció que Jasón necesitaría ayuda y la proporcionó en forma de Medea, la hija del Rey, que era una hechicera hábil. Hera hizo que Medea se enamorara de Jasón.

La primera tarea de Jason fue golpear a las bestias que protegían el Vello de Oro: toros con pezuñas de bronce que respiraban fuego. Luego tuvo que hacer que los toros araran un campo. Su segunda tarea era sembrar dientes de dragón en el campo labrado. No sabía que las semillas se convertirían en guerreros que él también tendría que derrotar! Decidido a tener éxito en su búsqueda para recuperar el Vello de Oro, Jasón aceptó el reto a regañadientes, arrepentido de la ausencia de su poderosa cohorte Hércules.

Ayuda de Medea

Medea sí que acudió en ayuda de Jasón. Ella preparó un ungüento que lo hizo a prueba de fuego! Con el ungüento, pudo derrotar a los toros que respiraban fuego sin que se quemaran y pudo sembrar los dientes del dragón. Medea también divulgó cómo golpear a los guerreros y Jasón, en consecuencia, lanzó una piedra entre los guerreros. Los guerreros se volvieron contra sus cohortes y se mataron unos a otros, ya que no sabían de dónde había salido la piedra. Eso dejó una tarea más ¡y la ayuda de Medea fue de nuevo invaluable!

Para entonces, el Rey se había puesto furioso por el éxito de Jasón. Sospechaba que Jason estaba recibiendo ayuda, probablemente de uno de sus parientes, y quería matar a todos los argonautas como resultado. En la última tarea, Medea ayudó a Jasón a robar el vellocino de oro al dragón insomne. Convenció a Jason para que se la llevara cuando se fueron, ya que su intuición le decía que su padre estaba planeando algo malicioso.

Medea, con la ayuda de Orfeo, utilizó magia y música para dormir al dragón, mientras que Jasón recuperó el vellocino de oro del árbol del jardín. Volvieron corriendo al Argo para evitar la ira del Rey y escaparon.

Las sirenas y los talos

Los argonautas se encontraron con las sirenas y casi encallan, pero gracias a Orfeo y su lira, su música mágica dominó el canto de la sirena y los salvó de un terrible destino. Tetis, la diosa del mar, ayudó a los argonautas a pasar con seguridad a un monstruo de seis cabezas y a un remolino mortal, con lo que pasaron a su siguiente desafío.

Su aventura épica continuó cuando los argonautas se encontraron con el autómata gigante Talos en Creta, su próxima parada. Los héroes solo querían descansar y recoger provisiones, pero Talos no quería nada de eso y empezó a tirar piedras gigantes a su barco. Medea usó su hechicería para matar a Talos, quitándole el alfiler de su tobillo que tenía en su sangre vital. Con el alfiler quitado, su sangre se drenó de su cuerpo y lo dejó muerto.

Volver a Iolcus

Finalmente los argonautas regresaron a Iolcus y Jasón entregó el Vellocino de Oro al rey Peleo. Sin embargo, no sabía que Peleo ya había matado a su padre, Aesón. Con la ayuda de Medea, Jasón pudo vengarse de su tío engañando a sus primos para que mataran a su padre, Peleo. A la muerte de Peleo, ¡Jason se hizo con el trono por fin! Pero su victoria duró poco. La gente de Ioco no estaba contenta con una hechicera como su reina y obligó a Jasón y Medea a irse, concediendo el trono al hijo de Peleo, Acastas.

Las tribulaciones de Jason continuaron. Él y Medea fueron exiliados a Corinto. Medea le dio tres hijos allí, pero cuando Jasón quiso casarse con la princesa de Corinto, Medea decidió castigarlo. No sólo mató a la princesa, sino también a ella y a los tres hijos de Jason.

Con los dioses y la magia de su lado, Jason logró sobrevivir a una interminable adversidad letal para reclamar el Vello de Oro. Puede que no tengamos los mismos aliados poderosos, pero si tenemos el rasgo crucial del carácter de Jason, quizás podamos conquistar el mundo también: ¡la persistencia!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here