Río Estigia: Río Principal En El Inframundo Griego

El río Estigia es un río principal en el inframundo griego (también llamado Hades). El río forma una frontera entre el inframundo y el mundo de los vivos. La palabra significa odio en griego y lleva el nombre de la diosa Estigia. Era la hija de Océano y Tetis.

El río Amazonas es el río más largo de la Tierra con más de 4300 millas de largo y fue el lugar de nacimiento de muchas culturas antiguas. En la tierra de los muertos, el río del odio, o río Estigia, domina el inframundo. Sus oscuras profundidades pueden convertirte en un dios imbatible, pero un destino más probable será la muerte.

Indice de Contenido

Historia

El río Estigia no es el único río en el Hades. Los otros ríos principales son el Acheron (río del dolor), el Lete (río del olvido), el Phlegethon (río del fuego) y el Cocytus (río del llanto). Caronte, el barquero, transporta las almas de los muertos al otro lado del río hacia el inframundo, pero necesita que se le paguen sus deberes. Localizaba su moneda tradicionalmente en la boca de los muertos. Sin el pago, los muertos no entrarían en el inframundo y serían dejados a la deriva en la orilla durante 100 años.

Ubicación

Herodoto, un historiador griego del siglo V a.C., creía que el origen de Estigia estaba cerca de Feneos, un pueblo de la antigua Grecia. El pueblo está situado en las estribaciones del monte Cyllene, donde, según se dice, nació Hermes. Según Dante, el río se podía encontrar en el quinto círculo del infierno, donde los pecadores vengativos se ahogaban en sus aguas turbias.

Poderes del río Estigia

Los dioses usaron el río Estigia para jurar. Zeus hizo un juramento a Semele y, como tenía que cumplirlo, el desafortunado resultado fue su muerte. Del mismo modo, Helios fue responsable de la muerte de su propio hijo cuando juró sobre el río. Si un dios no se aferrara a su juramento, se vería obligado a beber del asqueroso río y así perdería la voz durante nueve años. El mito se originó durante la guerra de Titán cuando la diosa Estigia se alió con Zeus. Una vez terminada la guerra, Zeus declaró que todos los juramentos jurados le serían jurados.

Se creía que el río Estigia tenía propiedades mágicas y podía hacer invulnerable a una persona. Se dice que Aquiles fue sumergido en el río por su madre, lo que lo hizo invulnerable, pero su tobillo seguía siendo un punto débil ya que estaba suspendido por él cuando se sumergió en el río. Aquiles se convirtió en un gran guerrero, pero finalmente murió cuando una flecha lo golpeó en el tobillo. El punto débil se conoció como talón de Aquiles.

Los historiadores antiguos creían que la muerte de Alejandro Magno, el rey de Macedonia, pudo haber sido el resultado del agua envenenada de la Estigia. Fuentes científicas modernas revelan que el agua puede haber contenido una bacteria mortal.

La Estigia del Río Real

En Italia, un río que corre parcialmente bajo tierra, llamado el río Alfeo, es visto como un posible portal hacia el inframundo por donde los mortales pueden entrar. Las parejas que consideran el río como la Estigia del Río lanzan anillos en sus aguas para apaciguar a los dioses del matrimonio.

Otra posible variante de la Estigia, según la Teogonía de Hesíodo, es el Mavronéri, un arroyo en Arcadia, Grecia. El nombre del arroyo significa agua negra. Los antiguos griegos creían que el agua del río era venenosa. Creían que si alguien intentaba llevar su agua en otra cosa que no fuera un contenedor hecho de pezuñas de caballo, el contenedor se disolvería.

En la tierra de los vivos puede que no haya un río de odio, fuego o dolor fluyendo a través de nuestro patio trasero, pero las diversas religiones y culturas del mundo, como la de los antiguos griegos, han participado durante mucho tiempo en una plétora de curiosos ritos funerarios para los muertos.

Estas incluyen prácticas como enterrar el cadáver con dinero, joyas, comida o el Libro de los Muertos, no enterrar a alguien en la ropa de una persona viva para evitar que la persona viva se pudra como lo hace el cadáver, arrancarle las uñas a los muertos, e incluso atar un camello a la tumba de una persona recientemente fallecida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here