Campos Elíseos: Paraíso Donde Dioses Y Nobles Pasan La Eternidad

Los Campos Elíseos, en la mitología griega es el paraíso donde los dioses y los nobles pasan la eternidad en la otra vida. Se cree que los habitantes viven en perfecta felicidad, similar al Jardín Cristiano del Edén. En los exquisitos prados, los habitantes hacen música, cantan e incluso practican deporte.

La mayoría de las religiones creen en una vida después de la muerte: un paraíso idílico donde las penas de la vida terrenal son reemplazadas por exuberantes campos verdes, corrientes de agua y vino que fluyen y una paz dichosa. Al parecido al Jardín de Edén

Indice de Contenido

Ubicación del Campo Elíseos

Homero creía que la ubicación del paraíso estaba en el oeste, al final de la Tierra. Él lo postuló como en las orillas del Océano, un río que fluía alrededor de la Tierra. Hesíodo se refería a los Campos Elíseos como la Isla de los Benditos y los consideraba situados en la misma zona.

Según algunas fuentes, puede haber existido un segundo Campos Elíseos. Este inframundo fue separado del Hades por el río Leteo. El paraíso fue prometido a los iniciados de los cultos de misterio de Deméter, Perséfone y Hekate, entre otros. Se les enseñó que si vivían vidas virtuosas, serían elevados a la condición de dioses tras su muerte y se convertirían en inmortales.

Con su nueva inmortalidad, podrían acceder a la utopía prometida y vivir en la dicha eterna. En ocasiones, los dos conceptos de los Campos Elíseos se combinaban y, si un alma pasaba tres veces por el Elíseo del inframundo, entonces progresaba a la Isla de los Benditos, o paraíso último. Cuando los escritores griegos posteriores evaluaron la leyenda de los Campos Elíseos, postularon que el lugar estaba en la desembocadura del río Danubio y la Isla de los Benditos, potencialmente en el Océano Atlántico.

Fuentes

Homero describe los Campos Elíseos como un paraíso en sus obras, La Odisea. Hesíodo, en su poema Obras y días, menciona igualmente la Isla de los Beatos. El poeta griego Pindar creía que el paraíso estaba contenido en una sola isla. Virgilio describe los campos como sombreados, con clima templado, y que poseen su propio sol y estrellas. Dante supuso que los Campos Elíseos eran el nivel más alto del infierno, donde los no cristianos eran enviados, en lugar del cielo.

En narraciones posteriores sobre el paraíso, como la Oda a la Alegría de Friedrich Schiller, Schiller ve los campos llenos de canciones, alegría y juegos. En el siglo XVI, un jardín periférico del Palacio de las Tullerías en Francia recibió el nombre de Campos Elíseos. El nombre se traduce como los Campos Elíseos y más tarde fue conservado por la icónica avenida de París. El dramaturgo y poeta William Shakespeare hizo más referencia a la idílica vida después de la muerte. Utilizó el término en su obra Noche de Reyes, en referencia a un paraíso general.

¿Quién puede entrar?

Inicialmente sólo los dioses, y aquellos favorecidos por ellos, podían entrar en el paraíso, pero en escritos posteriores, parecía como si una población más amplia fuera capaz de obtener acceso. Aquellos que vivían una vida virtuosa también podían disfrutar de la felicidad eterna ofrecida por el reino celestial.

El dominio eufórico fue dicho para ser gobernado por Cronos, según Pindar y Hesíodo, mientras que Homero creía que Rhadamanthus era el gobernante. Cuando los mortales entraban en el Hades, eran enviados a los Campos Elíseos si eran virtuosos, a los prados de Asphodel si habían sido buenos y malos, y al Tártaro si eran totalmente malos. Las almas que se dirigen a los Campos Elíseos beben primero del río Leteo y olvidan su sufrimiento en la Tierra.

Referencias modernas

Muchos neopaganos creen que Elysium es un paraíso de varias capas, con exuberantes campos verdes y arroyos burbujeantes de agua y vino. Para los neopaganos particularmente virtuosos, pueden acceder a la Ciudad Dorada y disfrutar de una eternidad dichosa. En 1972 se hizo referencia a el, con el nombre de Elysium Mons, un volcán de la provincia volcánica de Elysium, en Marte. En 2013, se estrenó una película de ciencia ficción llamada Elysium. La trama narra la historia de ciudadanos extremadamente ricos que residen en un paraíso hecho por el hombre llamado Elysium.

Quizás tengamos un paraíso por delante, una vez que dejemos atrás nuestra discordia mortal. Sin embargo, un río de Leteo sería un elemento esencial en el viaje hacia la felicidad idílica, ya que sin su tranquilizador barrido para vaciar nuestras frenéticas mentes, ¡nunca seríamos capaces de relajarnos en el paraíso!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here