Edipo: Héroe Trágico Y Mítico Rey Griego De Tebas De La Mitología Griega

Edipo es el desafortunado protagonista principal de “una de las más conocidas de todas las leyendas” en el griego antiguo o cualquier otra mitología. Dejado, cuando aún era un bebé, para morir en las montañas por su padre, que había sido advertido de que su hijo lo mataría y se casaría con su esposa.

¿Quien era Edipo?

Edipo era un mítico rey griego de Tebas. Héroe trágico de la mitología griega, Edipo cumplió accidentalmente la profecía de que acabaría matando a su padre y casándose con su madre, lo que traería el desastre a su ciudad y a su familia. La historia de Edipo es el tema de la tragedia de Sófocles Edipo Rey, a la que siguió Edipo en Colón y luego Antígona. Juntas, estas obras conforman las tres obras de Sófocles en Theban. Edipo representa dos temas perdurables del mito y el drama griego; la naturaleza defectuosa de la humanidad y el papel del individuo en el curso del destino en un universo duro.

Familia

Los padres de Edipo eran el rey Lauis y la reina Jocasta. No lo supo hasta mucho más tarde, pero se casó con su madre. Juntos, tuvieron cuatro hijos, llamados Polinices, Eteocles, Antígona e Ismene.

Apariencia

En representaciones artísticas, se muestra generalmente con el pelo oscuro y una barba. Lleva una corta túnica blanca. En algunas representaciones, él es capaz de ver. En otros, se le muestra ciego, después de quitarse los ojos.

Mitos de Edipo

Edipo, el Príncipe Abandonado

Como sucede a menudo en la mitología griega y, quién sabe, quizás también en la vida, la historia de Edipo comienza en algún momento antes de su propio nacimiento. Layo, el Rey de Tebas sin hijos, decidió consultar al Oráculo de Delfos para saber si él y su esposa alguna vez tendrían hijos. Para su total consternación, se le dijo que sería mejor para él que no lo hicieran: cualquier hijo nacido de su unión estaba destinado a matarlo. Layo trató de mantenerse alejado de la cama de su esposa tanto como pudo, pero todo su esfuerzo se vio frustrado por una noche de jolgorio y vino de sabor dulce. Jocasta quedó embarazada y, a su debido tiempo, dio a luz a un niño.

Para frustrar la profecía, Layo dijo a sus sirvientes que le perforaran los tobillos al bebé, para que ni siquiera pudiera gatear, y mucho menos causarle algún daño; después, para estar aún más seguro, entregó a su hijo a uno de los pastores de Tebas, diciéndole que dejara al bebé en las montañas para que muriera. El pastor, incapaz de hacer tal cosa, entregó el bebé a un segundo pastor, que por casualidad pastoreaba sus rebaños en la misma montaña.

Padres adoptivos de Edipo: Pólibo y Merope

Como corintio, este segundo pastor se apiadó del muchacho y lo llevó a la corte del rey Pólibo y de la reina Merope de Corinto. La pareja real, también sin hijos, decidió adoptar al pobre bebé y criarlo como propio. Le pusieron el nombre de sus heridas en el tobillo: Edipo significa “Pie hinchado”. Cuando Edipo creció, un borracho le dijo que Pólibo y Mérope no eran sus padres biológicos.

Decidido a investigar este asunto, terminó en Delfos, con la intención de aprender la verdad del Oráculo. En lugar de recibir la respuesta de donde venía, se le dijo a Edipo que mataría a su padre y se casaría con su madre. Al oír esto, Edipo decidió instantáneamente dejar Corinto y alejarse lo más posible de él; así que se dirigió hacia el norte, en la dirección de su ciudad natal, Tebas.

Matar a Laius

En su camino hacia allí, en una estrecha intersección de tres vías cerca de Daulis, se encontró con un carro que transportaba al rey Layo, su padre biológico. Edipo y el cuadriguero de Layo empezaron a discutir sobre quién tenía el derecho de paso. La disputa terminó con Edipo matando tanto al cuadriguero como a su padre, cumpliendo así, sin saberlo, la primera mitad de su profecía. Sólo uno de los sirvientes de Layo logró salvar su vida de la ira de Edipo.

El acertijo de la esfinge

Poco después, Edipo se topó con la terrible Esfinge, que había asolado la región de Tebas durante algún tiempo, destruyendo las cosechas y devorando a los viajeros que se habían negado a responder a su acertijo o lo habían hecho mal. La Esfinge le hizo a Edipo la misma pregunta que ella había hecho a los desafortunados antes que él: “¿Que camina sobre cuatro pies por la mañana, dos por la tarde y tres por la noche?” Nadie había respondido correctamente a la pregunta antes. Pero él pensó cuidadosamente y finalmente resolvió el acertijo: “Hombre que se arrastra a gatas cuando es un bebé, luego en dos piernas cuando es adulto, y luego con un bastón cuando es viejo.” La Esfinge, incapaz de soportar el hecho de que su acertijo hubiera sido contestado correctamente, se lanzó de la roca en la que estaba sentada y  murió

Edipo Rey

En ese momento, Tebas tenía un gobernante interino, Creonte, el hermano de la viuda Jocasta y el tío de Edipo. Incluso antes de su llegada, Creonte había decretado que cualquiera que lograra matar a la Esfinge sería recompensado con la mano de la reina y el trono de Tebas. Por consiguiente sin que él ni nadie lo supiera, la recompensa de Edipo por rescatar a Tebas de la Esfinge terminaría siendo la más amarga; la corona de su padre y el matrimonio con su madre. Sin reconocer al otro, Edipo y Jocasta engendraron cuatro hijos juntos: Eteocles, Polinices, Antígona e Ismene.

La Plaga

Años después, Tebas es azotada por una terrible plaga. Edipo, decidido a curar su ciudad, hace todo lo que está en su poder para llegar al fondo del asunto; y después de que Creonte regrese de una consulta con el Oráculo en Delfos con la noticia de que la plaga es una retribución divina por no haber llevado nunca ante la justicia al asesino de Layo, hace un solemne juramento de encontrarlo y castigarlo severamente por supuesto, sin tener la más mínima idea de que el asesino era, de hecho, él.

Edipo cuestiona al profeta Tiresias que, aunque ciego, es capaz de ver más y más profundamente que su interlocutor. En un momento dado, obligado a contar todo lo que sabe, Tiresias señala con el dedo de la mano al rey tebano. Sin embargo, se niega a creer que pueda tener algo que ver con el asesinato de Layo y en su lugar culpa a Tiresias por conspirar con Creonte para deponerlo.

La verdad

Jocasta intenta consolar a Edipo y, en el proceso, le informa sobre los acontecimientos que llevaron a la muerte de su marido. Suenan sorprendentemente similares a su encuentro casual con el desconocido cuadriguero de Daulis, y, visiblemente agitado, envía a buscar al sirviente de Layo que logró sobrevivir a la escena. Sin embargo, las cosas van de mal en peor, incluso antes de que el sirviente sea llevado ante él; un mensajero de Corinto entra en la corte e informa a todos que Pólibo había muerto.

Aún creyendo que Pólibo es su verdadero padre, Edipo se siente un poco aliviado al escuchar esto; sin embargo, temiendo que la segunda parte de la profecía aún pueda materializarse, se niega a asistir al funeral para evitar encontrarse con su madre. El mensajero le informa que no tiene que preocuparse por eso, pues sabe muy bien que Pólibo y Mérope no son sus verdaderos padres; ¡sólo sucede que él es el mismo pastor que les entregó el Edipo perforado en el tobillo cuando aún era un bebé!

Auto-ciego

Jocasta no necesita más pruebas que ésta, huye de la escena en plena angustia y se cuelga en su habitación. Aún sin convencerse, Edipo espera al testigo soltero del asesinato de Layo para darse cuenta de que lo peor es cierto, de hecho, mató a su padre hace años y se casó con su madre después.

Edipo trata de encontrar a Jocasta, y después de localizar su cuerpo sin vida, le arranca dos alfileres de oro de su vestido y le pincha los ojos. Como había prometido hacer con el asesino de Layo, se destierra de la ciudad; guiado por su hija y su hermana Antígona, Edipo llega a la corte del rey Teseo de Atenas, donde ambos son calurosamente recibidos. Años después. Luego de maldecir a sus hijos desobedientes, el ciego y cansado de la vida Edipo es llevado misteriosamente por los dioses a un lugar conocido sólo por su anfitrión Teseo.

Las secuelas

Después de la muerte de Edipo, sus hijos Polinices y Eteocles deciden compartir el trono de Tebas, pero cuando Eteocles se niega a dar el trono una vez que su tiempo ha terminado, Polinices abandona Tebas y regresa con un ejército. El ataque de los Siete contra Tebas hace que ambos hermanos mueran en el campo de batalla; las condiciones de su entierro se convierten en la causa del famoso conflicto entre Antígona y el rey tebano, Creonte, una vez más.

Simbología

Los símbolos principales de Edipo y su mito son los ojos, tanto abiertos como cerrados. Un conjunto de ojos abiertos y capaces representan un orgullo ignorante. Los ojos ciegos, aunque ya no pueden ver, representan el conocimiento, simbolizando que hay más en ser sabios que en ver lo que lo rodea.

Fuentes

El “Edipo Rey” de Sófocles es considerado una de las mejores obras de teatro jamás escritas, si no la obra maestra suprema del drama clásico griego. Aunque es la segunda que se escribe, constituye la primera parte de la llamada trilogía tebana de Sófocles, ya que cronológicamente le siguen tanto “Edipo en Colón” como “Antígona”. Como siempre, Apollodorus resume bien la historia completa en su “Biblioteca”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here