Viracocha: El Gran Dios Creador De Los Incas

La deidad suprema o dios de la mitología incaica fue el creador Viracocha. Viracocha fue el dios que creó el mundo y también un hombre que viajó por la tierra haciendo grandes obras. Viracocha creó el mundo y el cielo con todas sus estrellas y sacó el sol y la luna de una isla en el lago Titicaca para iluminarlo. Luego fue a Tihuanaco y formó personas y animales con arcilla.

Según la mitología inca, después de viajar por el país instruyendo a su gente, Viracocha partió a través del Pacífico desde las costas de Ecuador, caminando sobre las olas. Su forma era la de un hombre y, por lo tanto, estaba representado en imágenes en los templos.

Viracocha
Viracocha el dios de la creación Inca

Una de tales estatuas de oro macizo, se encontraba en el Cuzco; se mantuvo 4 pies de altura. Las figuras del brazo derecho estaban levantadas y su puño estaba cerrado, excepto el pulgar y el índice. Fue eterno y creó todo, incluyendo otras deidades. Los tres dioses principales bajo Viracocha fueron Inti-(El Sol), Illapa-(el trueno) o el dios del tiempo y Mamaquilla (La luna).

Hay muchas leyendas sobre Viracocha. Una leyenda dice que Inti era su hijo y Mama Quilla y Pachamaam eran sus hijas. De acuerdo con esta leyenda, creó una inundación y destruyó a la gente alrededor del lago Titicaca. Él salvó solo a Manco Capac y a Mama Ocllo para que pudieran traer la civilización al mundo. Posteriormente, Manco Capac y Mama Ocllo fundaron la civilización inca.

1.  Contenido

Considerado el dios creador supremo de los Incas, Viracocha (también conocido como Huiracocha, Wiraqocha y Wiro Qocha), fue venerado como el dios patriarca en el Perú pre-incaico y el panteísmo incaico. Su nombre era tan sagrado que rara vez se pronunciaba en voz alta, sino que se sustituía por otros, como Ilya (luz), Ticci (comienzo) y Wiraqocha Pacayacaciq (instructor).

Esta reverencia es similar a otras tradiciones religiosas, incluyendo el judaísmo, en el que rara vez se pronuncia el nombre de Dios, sino que se reemplaza con palabras como Adonai, Hashem o Yahvé. Viracocha es parte del rico linaje multicultural y multirreligioso y de la cosmología de los dioses del mito de la creación, desde Alá, pasando por Pangu y Shiva.

Una breve muestra de textos de mitos sobre la creación revela una similitud en la biblia dentro del primer libro del antiguo testamento ubicado en (Génesis 1:1) donde dice:”En el principio creó Dios los cielos y la tierra”.

“Cuando el cielo y la tierra comenzaron, tres deidades entraron en la existencia: el Maestro Espíritu del Centro del Cielo, el Espíritu que Produce Maravillosamente en Agosto, y el Antepasado que Produce Maravillosamente en lo Divino. Estos tres eran invisibles. La tierra era joven entonces, y la tierra flotaba como el petróleo, y de ella brotaban brotes de caña”.

“Al principio, había caos, el abismo. De ella surgió por primera vez Gaia, la tierra, que es el fundamento de todo. Después vinieron Tártaros, la profundidad de la Tierra donde las almas muertas condenadas van a su castigo, y Eros, el amor que abruma los cuerpos y las mentes, y Erebos, la oscuridad, y Nyx, la noche.  Erebos y Nyx hicieron el amor y de su unión vinieron Aether, el aire, y Hemera, el día”. “(Gaia,” Theogony)

Estos textos, así como la mayoría de los mitos de la creación (independientemente de su origen), se centran en la idea común de una deidad o deidades poderosas que crean lo que entendemos que es la vida y todos sus aspectos. El legendario Viracocha, el Dios de la Creación de las antiguas culturas sudamericanas y símbolo de la capacidad humana de crear, destruir y reconstruir, está firmemente arraigado en los temas de la mitología de la creación.

2.  La Leyenda de Viracocha

La leyenda nos cuenta que un Viracocha primordial surgió del lago Titicaca, uno de los cuerpos de agua más hermosos y espirituales del mundo y ubicado junto a Tiwanaku, el epicentro de la antigua cultura prehispánica sudamericana, lugar donde se creía que se encontraban secretos espirituales en los Andes.

Viracocha está íntimamente conectado con el océano y toda el agua y con la creación de dos razas de personas; una raza de gigantes que fueron eventualmente destruidos por su creador, algunos de los cuales fueron convertidos en enormes piedras que se cree que todavía están presentes en Tiwanaku.

Resurgió del Lago Titicaca para crear la raza más asociada con los humanos tal como los entendemos hoy en día. Satisfecho con sus esfuerzos, Viracocha se embarcó en una odisea para difundir su forma de evangelio: la civilización, desde las artes hasta la agricultura, pasando por el lenguaje, los aspectos de la humanidad que se comparten entre culturas y creencias.

Aunque el lenguaje escrito no formaba parte de la cultura incaica, los ricos modos orales y no lingüísticos de llevar registros sostenían la mitología que rodeaba a Viracocha como el creador supremo de todas las cosas.

Hoy en día son ruinas muy visitadas, las distintas estructuras y monolitos, incluyendo la arquitectónicamente impresionante Puerta del Sol, son testimonio de la poderosa civilización que alcanzó su apogeo entre los años 500-900 d.C., y que influyó profundamente en la cultura Inca.

Viracocha crea el mundo

Al principio, todo era oscuridad y nada existía. Viracocha el Creador salió de las aguas del lago Titicaca y creó la tierra y el cielo antes de regresar al lago. También creó una raza de personas – en algunas versiones de la historia eran gigantes. Esta gente y sus líderes disgustaron a Viracocha, así que él salió del lago otra vez e inundó el mundo para destruirlos. También convirtió a algunos de los hombres en piedras.

La gente está hecha y viene adelante

Entonces Viracocha hizo que los hombres poblaran las diferentes áreas y regiones del mundo. Creó a las personas, pero las dejó dentro de la Tierra. El Inca se refirió a los primeros hombres como Vari Viracocharuna. Viracocha entonces creó otro grupo de hombres, también llamados viracochas.

Les habló a estos viracochas y les hizo recordar las diferentes características de los pueblos que poblarían el mundo. Entonces envió a todos los viracochas menos a dos. Estos viracochas fueron a las cuevas, arroyos, ríos y cascadas de la tierra, cada lugar donde Viracocha había determinado que la gente saldría de la Tierra.

 Los viracochas hablaron a la gente en estos lugares, diciéndoles que había llegado el momento de que salieran de la Tierra. El pueblo salió y pobló la tierra.Viracocha y el pueblo de Cañas:

Viracocha entonces habló con los dos que habían quedado. Envió uno al este a la región llamada Andesuyo y el otro al oeste a Condesuyo. Su misión, como los otros viracochas, era despertar a la gente y contarles sus historias. El propio Viracocha partió en dirección a la ciudad de Cuzco.

A medida que avanzaba, despertaba a las personas que estaban en su camino pero que aún no habían sido despertadas. En el camino a Cuzco, se dirigió a la provincia de Cacha y despertó a la gente de Cañas, quienes emergieron de la Tierra pero no reconocieron a Viracocha.

Lo atacaron y él hizo llover fuego sobre una montaña cercana. Los Cañas se lanzaron a sus pies y él los perdonó.

Viracocha funda Cuzco y camina sobre el mar

Viracocha continuó hacia Urcos, donde se sentó en la alta montaña y le dio a la gente una estatua especial. Luego Viracocha fundó la ciudad de Cuzco. Allí llamó desde la Tierra a los Orejones: estos “orejas grandes” (se colocaban grandes discos de oro en los lóbulos de las orejas) se convertirían en los señores y la clase dominante del Cuzco.

Viracocha también dio su nombre a Cuzco. Una vez hecho esto, caminó hacia el mar, despertando a la gente a medida que avanzaba. Cuando llegó al océano, los otros viracochas le estaban esperando. Juntos cruzaron el océano después de dar a su pueblo un último consejo: cuidado con los hombres falsos que vendrían y dirían que eran los viracochas que habían regresado.

3.  Variaciones del mito:

Debido al número de culturas conquistadas, los medios para mantener la historia y los españoles poco fiables que la escribieron por primera vez, hay varias variaciones del mito. Por ejemplo, Pedro Sarmiento de Gamboa (1532-1592) cuenta una leyenda del pueblo Cañari (que vivía al sur de Quito) en la que dos hermanos escaparon de la destructiva inundación de Viracocha subiendo una montaña. Después de que las aguas bajaron, hicieron una cabaña.

Un día vinieron a casa a buscar comida y bebida para ellos. Esto sucedió varias veces, así que un día se escondieron y vieron a dos mujeres Cañari traer la comida. Los hermanos salieron de su escondite pero las mujeres huyeron. Entonces los hombres rezaron a Viracocha, pidiéndole que enviara a las mujeres de regreso. Viracocha accedió a su deseo y las mujeres regresaron: la leyenda dice que todos los Cañari descienden de estos cuatro pueblos.

El padre Bernabé Cobo (1582-1657) cuenta la misma historia con más detalle.

4.  Los Incas y la Civilización

Los Incas fueron una cultura poderosa en Sudamérica desde 1500-1550, conocida como la “Era de la Conquista” española. Rico en cultura y complejo en sus sistemas, el imperio incaico se expandió desde lo que hoy se conoce como la actual Colombia hasta Chile.

El significado de la mitología de la creación de Viracocha para la civilización Inca dice mucho sobre la cultura, que a pesar de estar comprometida en la conquista, fue sorprendentemente inclusiva. Las creencias de una tribu rival, tras una conquista victoriosa, fueron adoptadas por los Incas.

Además, a los enemigos se les permitió conservar sus tradiciones religiosas, en marcado contraste con el período de dominación española, que requería la conversión bajo pena de muerte.

Los Incas, como gente profundamente espiritual, profesaban una religión construida sobre un grupo interconectado de deidades, con Viracocha como el más venerado y poderoso. Las estrellas y constelaciones eran adoradas como animales celestiales; y los lugares y objetos, o huacas, eran vistos como habitados por la divinidad, convirtiéndose en lugares sagrados.

5.  El significado de viracocha hoy en día

La historia de Viracocha comienza y termina con agua. Salió del Lago Titicaca, luego caminó a través del Océano Pacífico, prometiendo regresar un día. La promesa mesiánica de retorno, así como la conexión con las aguas de las mareas, reverbera en la cultura actual.

Para muchos, el mito de la creación de Viracocha continúa resonando, desde su amorosa inversión en la humanidad, hasta su promesa de regresar, representando esperanza, compasión y, en última instancia, la bondad y capacidad de nuestra especie.

6.  Viracocha y los orígenes legendarios del Inca

Los incas de la región andina de Sudamérica tenían un mito completo de la creación que involucraba a Viracocha, su Dios Creador. Según la leyenda, Viracocha emergió del lago Titicaca y creó todas las cosas del mundo, incluyendo al hombre, antes de navegar hacia el Océano Pacífico.

La Cultura Inca

La cultura Inca del oeste de Sudamérica fue una de las sociedades más ricas y complejas culturalmente que encontraron los españoles durante la Edad de la Conquista (1500-1550). El Inca gobernó un poderoso imperio que se extendía desde la actual Colombia hasta Chile.

Habían complicado la sociedad gobernada por el emperador en la ciudad de Cuzco. Su religión se centró en un pequeño panteón de dioses incluyendo a Viracocha, el Creador, Inti, el Sol, y Chuqui Illa, el Trueno. Las constelaciones en el cielo nocturno eran veneradas como animales celestiales especiales.

También adoraban a las huacas: lugares y cosas que de alguna manera eran extraordinarias, como una cueva, una cascada, un río o incluso una roca que tenía una forma interesante.

El Archivo Incaico y los Cronistas Españoles:

Es importante señalar que aunque los incas no tenían escritura, tenían un sofisticado sistema de registro. Tenían toda una clase de individuos cuyo deber era recordar las historias orales, transmitidas de generación en generación. También tenían quipus, conjuntos de cuerdas anudadas que eran notablemente precisas, especialmente cuando se trataba de números.

Fue por estos medios que el mito de la creación Inca fue perpetuado. Después de la conquista, varios cronistas españoles escribieron los mitos de la creación que escucharon. Aunque representan una fuente valiosa, los españoles estaban lejos de ser imparciales: pensaban que estaban escuchando herejías peligrosas y juzgaban la información en consecuencia.

Por lo tanto, existen varias versiones diferentes del mito de la creación Inca: lo que sigue es una compilación de los puntos principales en los que los cronistas están de acuerdo.

7.  Importancia del Mito de la Creación Incaica

Este mito de la creación fue muy importante para los incas. Los lugares donde la gente emergió de la Tierra, como cascadas, cuevas y manantiales, fueron venerados como huacas -lugares especiales habitados por una especie de espíritu semidivino.

En el lugar de Cacha donde Viracocha supuestamente invocó el fuego contra el pueblo beligerante de los Cañas, el Inca construyó un santuario y lo veneró como huaca. En Urcos, donde Viracocha se había sentado y le había dado una estatua a la gente, también construyeron un santuario.

Hicieron un enorme banco de oro para sostener la estatua. Francisco Pizarro reclamaría más tarde el banquillo como parte de su parte del botín de Cuzco. La naturaleza de la religión Inca era inclusiva cuando se trataba de culturas conquistadas.

Cuando conquistaron y subyugaron a una tribu rival, incorporaron las creencias de esa tribu en su religión (aunque en una posición inferior a sus propios dioses y creencias). Esta filosofía inclusiva contrasta con la de los españoles, que impusieron el cristianismo al Inca conquistado mientras intentaban erradicar todos los vestigios de la religión nativa.

Debido a que los incas permitieron que sus vasallos mantuvieran su cultura religiosa (hasta cierto punto), hubo varias historias de creación en el momento de la conquista, como lo señala el Padre Bernabé Cobo:

“En cuanto a quiénes pueden haber sido estas personas y de dónde escaparon de esa gran inundación, cuentan miles de historias absurdas. Cada nación reclama para sí misma el honor de haber sido el primer pueblo y que todos los demás vinieron de ellos”.

Sin embargo, las leyendas de diferentes orígenes tienen algunos elementos en común y Viracocha fue universalmente venerado en tierras incas como el creador. Hoy en día, los quechuas tradicionales de Sudamérica – los descendientes de los incas – conocen esta leyenda y otras, pero la mayoría se han convertido al cristianismo y ya no creen en estas leyendas en un sentido religioso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here