Ptah: Dios Mitológico Egipcio De La Vida Y Protector Del Mundo

En la mitología egipcia, Ptah (Egipcio antiguo: ptḥ, probablemente vocalizado como Pitaḥ en egipcio antiguo) es el demiurgo de Memphis, dios de los artesanos y arquitectos. En la tríada de Memphis, es el marido de Sekhmet y el padre de Nefertum. También se le consideraba el padre del sabio Imhotep.

ramesses II y el dios ptah

1.  Origen y simbolismo del dios Ptah

Ptah es una deidad egipcia y considerada el demiurgo que existió antes que todas las demás cosas y que, por su voluntad, pensó que el mundo existía. Fue concebido primero por el Pensamiento, y realizado por la Palabra: Ptah concibe el mundo por el pensamiento de su corazón y da vida a través de la magia de su Palabra. Lo que Ptah ordenó fue creado, con lo cual los constituyentes de la naturaleza, la fauna y la flora, están contenidos. También desempeña un papel en la preservación del mundo y la permanencia de la función real.

En la Dinastía de los Veinticinco, el faraón nubio Shabaka transcribía en una estela conocida como la Piedra de Shabaka, un viejo documento teológico encontrado en los archivos de la biblioteca del templo del dios en Memphis. Este documento ha sido conocido como la Teología Menfita, y muestra al dios Ptah, la deidad responsable de la creación del universo por el pensamiento y por la palabra.

Ptah es el patrón de la artesanía, la metalurgia, los carpinteros, los constructores navales y la escultura. Tiene muchos epítetos que describen su papel en la antigua religión egipcia y su importancia en la sociedad de la época:

  • Ptah, la bella cara
  • Ptah señor de la verdad
  • maestro de justicia de Ptah
  • Ptah que escucha las oraciones
  • Maestro de ceremonias de Ptah
  • Ptah señor de la eternidad

2. Representaciones e hipóstasis del dios Ptah

Como muchas deidades del antiguo Egipto, toma muchas formas, a través de uno de sus aspectos particulares o a través del sincretismo de antiguas deidades de la región Menfita. A veces representado como un enano, desnudo y deforme, su popularidad continuaría creciendo durante el Período Tardío. Frecuentemente asociado con el dios Bes, su culto rebasaba las fronteras del país y se exportaba por todo el Mediterráneo oriental. A través de la difusión de los fenicios, encontramos figuras de Ptah en Cartago.

Ptah se representa generalmente en forma de un hombre de piel verde, contenido en un sudario que se adhiere a la piel, lleva la barba divina y sostiene un cetro que combina tres poderosos símbolos de la antigua religión egipcia:

  • El cetro de Was
  • El signo de la vida, Ankh
  • El pilar Djed

Estos tres símbolos combinados indican los tres poderes creadores del dios: poder (era), vida (ankh) y estabilidad (djed).

Desde el Antiguo Reino, absorbe rápidamente la aparición de Sokar y Tatenen, antiguas deidades de la región de Memphite. Su forma de Sokar se encuentra contenida en su sudario blanco con la corona de Atef, un atributo de Osiris.

En este cargo, representa a la deidad patrona de la necrópolis de Saqqara y otros sitios famosos donde se construyeron las pirámides reales. Poco a poco formó con Osiris una nueva deidad llamada Ptah Sokar Osiris. Sistemáticamente, las estatuillas que representan la forma humana, mitad humano, mitad halcón, o simplemente en su forma de halcón de la nueva deidad, comenzaron a ser colocadas en tumbas para acompañar y proteger a los muertos en su viaje hacia Occidente.

Su forma tatenaria está representada por un hombre joven y vigoroso que lleva una corona con dos altos penachos que rodean el disco solar. Él encarna así el fuego subterráneo que retumba y levanta la tierra. Como tal, fue particularmente venerado por los metalúrgicos y herreros, pero también fue temido porque fue él quien causó terremotos y temblores de la corteza terrestre. En esta forma también, Ptah es el maestro de ceremonias para Heb Sed, una ceremonia que tradicionalmente atestigua los primeros treinta años del reinado del faraón.

El dios Ptah podría corresponder con las deidades del sol Ra o Aten durante el período de Amarna, donde encarnó la esencia divina con la que el dios sol fue alimentado para existir, es decir, para nacer, de acuerdo con los textos mitológicos/teológicos de Memphite.

En el lugar santísimo de su templo en Memphis, así como en su gran barco sagrado, condujo en procesión para visitar regularmente la región durante las principales fiestas. Ptah también estaba simbolizada por dos pájaros con cabezas humanas adornadas con discos solares, símbolos de las almas del dios Re: el Ba. Los dos Ba son identificados como los dioses gemelos Shu y Tefnut y están asociados con el pilar djed de Memphis.

Finalmente, Ptah se encarna en el toro sagrado, Apis. Frecuentemente referido como un heraldo de Re, el animal sagrado es el vínculo con el dios Re del Nuevo Reino. Incluso recibió culto en Memphis, probablemente en el corazón del gran templo de Ptah, y tras la muerte del animal, fue enterrado con todos los honores debidos a una deidad viva en el Serapeum de Saqqara.

3. Desarrollo del culto al dios Ptah

Como dios de los artesanos, el culto al dios Ptah se extendió rápidamente por todo Egipto. Con los grandes proyectos reales del Antiguo Reino, los sumos sacerdotes de Ptah eran particularmente buscados y trabajaban en concierto con el visir, desempeñando el papel de arquitecto jefe y maestro artesano, responsable de la decoración de los complejos funerarios reales.

En el Nuevo Reino, el culto al dios se desarrollaría de diferentes maneras, especialmente en Memphis, su patria, pero también en Tebas, donde los obreros de la tumba real lo honraban como patrón de los artesanos. Por esta razón, el oratorio de Ptah que escucha las oraciones fue construido cerca del sitio de Deir el-Medina, el pueblo donde se alojaban los obreros y artesanos.

En Memphis, el papel de intercesor con los humanos fue particularmente visible en la aparición del recinto que protegía el santuario del dios. Grandes orejas fueron talladas en las paredes, simbolizando su papel como dios que escucha las oraciones. Con la Dinastía Diecinueve, su culto creció y se convirtió en una de las cuatro grandes deidades del imperio de Ramsés. Fue venerado en Pi-Ramesses como maestro de ceremonias y coronaciones.

Con el Tercer Periodo Intermedio, Ptah regresó al centro de la monarquía donde la coronación del Faraón se llevó a cabo nuevamente en su templo. Los Tolomeo continuaron esta tradición, y los sumos sacerdotes de Ptah se asociaron cada vez más con la familia real, y algunos incluso se casaron con princesas de sangre real, lo que indica claramente el papel prominente que desempeñaron en la corte ptolemaica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here