Perséfone: Diosa De La Fertilidad Y Reina Del Inframundo|Dioses Mitológicos

Perséfone era la reina del inframundo. Además era la diosa del crecimiento de la primavera y la fertilidad. Fue adora junto a su madre; este culto basado en la agricultura. Era usualmente representada como una joven diosa que sostenía gavillas de grano y una antorcha de fuego. A veces se la mostraba en compañía de su madre

¿Quien era Perséfone?

perséfone

Hija de Deméter y Zeus, era la esposa de Hades y la Reina del Inframundo. Era una deidad dual, ya que, además de presidir sobre los muertos con intrigante autonomía, como hija de Deméter, era también una diosa de la fertilidad. El mito de su secuestro por el Hades se usaba con frecuencia para explicar el ciclo de las estaciones. Junto con su madre, fue la figura central de los misterios eleusinos.

El papel de Perséfone

Perséfone se conocía con muchos nombres diferentes en la antigua Grecia, pero el consenso académico actual es que todos ellos sugieren un origen pre-griego tanto del nombre como de la diosa. Por otra parte, el nombre de la contraparte romana de Perséfone, Proserpine, probablemente tiene un origen dialéctico griego, aunque los romanos creían que se deriva del latín proserpere, “disparar/arrastrarse”, un verbo convenientemente relacionado con la germinación de las plantas. Como hija de Deméter, Perséfone también era conocida como Kore, que significa simplemente “la chica” o “la doncella”.

Representación y simbolismo

En el arte griego clásico, Perséfone fue representada como una venerable reina, casi invariablemente robada y portando un cetro y una gavilla de trigo. Cuando ella es representada con su madre (como sucede a menudo), es Deméter quien típicamente lleva el cetro y la gavilla, mientras que Perséfone sostiene un tipo especial de antorcha de cuatro puntas que fue usada en los misterios Eleusinos.

En algunas representaciones, ella sostiene una granada o incluso una semilla de granada; que simboliza su matrimonio con el Hades y el Inframundo. Otro atributo vinculado a Perséfone es el cuerno de la abundancia (cornucopia) que representa su papel como diosa de la fertilidad.

Epítetos de Perséfone

Ya que ella era la Reina del Inframundo y la gente le tenía miedo, a Perséfone se le dieron muchos nombres eufemísticos y amistosos. Como se menciona anteriormente, algunos la llamaban “La Doncella” y otros “La Señora”. También era conocida como “La Pura”, “La Venerable” y “La Gran Diosa”. Estaba tan estrechamente asociada con su madre que a menudo se la llamaba “Los Dos Deméteres” o, simplemente, “Las Dos Diosas”.

Mito de Perséfone: el secuestro por Hades

Perséfone

El mito más famoso sobre Perséfone es la historia de su secuestro. Hades, el gobernante del inframundo, decidió que quería casarse con Perséfone, la única hija de su hermana Deméter. Un día, mientras recogía flores en el prado nysiano con sus doncellas, se alejó del grupo atrapada por la repentina floración de una flor fragante y gloriosa (algunos dicen que era un narciso).

Al alcanzarla, la tierra bajo sus pies se abrió y Hades, en su carro dorado de cuatro caballos, apareció ante ella con todo su poder y majestad. La secuestró y se la llevó con él al Inframundo, para ser su esposa y reina.

No hace falta decir que Deméter no estaba muy contenta cuando se enteró por Hécate y Helios de lo que había pasado. Herida y angustiada, comenzó a vagar sin rumbo y se sintió tan agraviada que descuidó todos sus deberes. Y como ella era la diosa de la agricultura y la fertilidad, la tierra era ahora estéril, y la gente moría de hambre.

No viendo ninguna salida, Zeus (que algunos dicen que debe haber aprobado el secuestro de Hades en primer lugar) envió a Hermes al Inframundo para traer a Perséfone de vuelta a su madre. El mensajero divino hizo precisamente eso, y Deméter y Perséfone se reunieron de nuevo en el Olimpo.

Sin embargo, ya sea por su propia voluntad o, más probablemente, después de haber sido engañada por el Hades, Perséfone había probado una semilla de granada antes de abandonar el Inframundo. Esto, según las antiguas leyes, la obligaba a permanecer en el Inframundo.

Zeus propuso un compromiso: Perséfone pasaría dos tercios del año con su madre y un tercio con su nuevo marido. Todo el mundo estuvo de acuerdo, y así es como nacieron las estaciones y se explicó el crecimiento de los cultivos.

Al igual que una semilla, Perséfone pasa algunos meses del año debajo de la tierra. Este es el período de dolor de Deméter que coincide con los oscuros meses de invierno. Sin embargo, cuando llega el momento de que Perséfone vuelva con su madre, Deméter trae de vuelta la luz y el calor y la tierra se regocija en abundancia.

Diosa Deméter tratando de encontrar a Perséfone

Perséfone

Deméter corrió a donde había dejado a su hija y sólo encontró el río Cyane allí con las otras ninfas llorando. Preocupada como estaba, preguntó a todos sobre el paradero de su amada hija. Nadie podía decirle nada y furiosa de que no podían proteger a su hijo, maldijo a todas las ninfas para que se convirtieran en abominables mujeres con cuerpos emplumados y pies escamosos, llamadas sirenas. Sólo el río Cyane la ayudó lavando el cinturón de Perséfone, indicando que algo muy grave había sucedido.

Deméter se volvió loca y cazó a su hija por todas partes. El mito dice que incluso se disfrazó de anciana y con las manos encendidas e incendiadas recorrió la Tierra durante nueve largos días y nueve largas noches.

Finalmente, conoció a Hekate, la deidad de la magia, la brujería, los espíritus y las encrucijadas, en la madrugada del décimo día, quien se compadeció de su triste condición y le pidió que buscara la ayuda de todos los que veían a Helios, el dios del sol. Helios le contó a Deméter todo sobre cómo Hades había arrastrado a Perséfone al inframundo.

Perséfone en otros mitos

Aunque pasó la mayor parte de su tiempo en el mundo viviente, casi todos los mitos relacionados con Perséfone ocurren en el Inframundo.

Historia de Adonis

La historia de Adonis refleja fielmente el destino de Perséfone. Es decir, una vez que Afrodita y Perséfone se enamoraron del mismo mortal, un joven apuesto llamado Adonis. Como no podían estar de acuerdo entre ellos, Zeus dividió su tiempo entre el mundo superior y el inframundo. Sin embargo, Adonis amaba más a Afrodita y, cuando llegó el momento, se negó a volver al reino de Perséfone. Enojada y herida, la diosa del inframundo envió un jabalí para matar a Adonis, que murió en los brazos de Afrodita y se transformó en la flor de la anémona.

Perséfone convierte a una ninfa en planta de menta

Lo más probable es que Perséfone no tuviera hijos con Hades, pero a diferencia de su homóloga celestial Hera, tampoco tenía problemas con la fidelidad de su marido. Una de las pocas excepciones a medias es la historia de la ninfa Minthe, que pudo haber sido la amante de Hades antes de secuestrar a Perséfone.

Cuando Minthe se jactó de que era más bella que el nuevo amante de Hades y que algún día recuperaría el Hades, Perséfone se preocupó de que tal cosa nunca sucediera y la transformó en la planta de menta.

La reina influyente y los héroes visitantes

Curiosamente, Perséfone se diferenció de Hera de una manera aún más crítica. A diferencia de ella, no sólo era la consorte de Hades, sino que también ejercía una autoridad considerable sobre el Inframundo.

Tanto es así que se la reporta en numerosos mitos como la única que toma decisiones vitales relacionadas con los mortales, ya sea permitiendo que Orfeo abandone el Hades con Eurídice, o Heracles y Cerbero. Ella es también la que deja que Sifus regrese con su esposa, la que acepta el cambio de alma de Admetus/Alcestis, y la que concede a Teiresias el privilegio de mantener su inteligencia en el Hades.

Una vez, Piritoo, el rey de los lapones, intentó secuestrar a Perséfone con la ayuda de su amigo Teseo. El plan salió mal, y terminó muy apegado a un asiento en el Hades para siempre.

Celebrando el mito de Perséfone

La desaparición y el regreso de Perséfone fueron la ocasión de grandes festivales en la antigua Grecia, entre ellos los ritos Elefinianos, cuyos secretos estaban tan bien guardados que hoy en día se sabe muy poco sobre ellos.

Algunos expertos creen que los ritos o misterios fomentaron la idea de una vida más perfecta después de la muerte, y así ayudaron a sentar las bases para la llegada del cristianismo, que sostiene la idea de la vida eterna.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here