Mnemosyne: La Titanes De La Memoria, Habilidad Para Conversar Y Razonar

Mnemosyne, la Titanes de la memoria. El recuerdo era una habilidad esencial en la antigua Grecia, ya que era anterior al lenguaje escrito, y era la única manera de recordar lo que se había hablado o de llevar un registro de las cosas. En el principio, sólo existía el ser primordial, luego vinieron los dioses primogénitos, el cielo (Urano) y la tierra (Gaea). Juntos, tuvieron 12 hijos, los Titanes y las Titanes. Entre los primeros 12 estaba ella.

A Mnemosyne se le dio la importante tarea de nombrar todos los objetos de la Tierra, por lo que se le atribuye además el haber dado a los humanos la habilidad de conversar y razonar. Se la consideraba la diosa más poderosa de su tiempo. Sin embargo, después de la Titanomachy, la gran guerra de los dioses, los Titanes fueron enviados al inframundo y las Titanes fueron olvidadas en gran medida tras el ascenso de los dioses y diosas olímpicos. A pesar de su importante papel inicial, gran parte de la contribución de Mnemosyne está silenciada en la mitología, y su principal legado es su maternidad de las nueve musas.

Origen

La primera generación de Titanes y Titanes griegos fueron los hijos de los Protogonoi (dioses primogénitos): Urano (Cielo) y Gea (Tierra). Había 12 dioses Titán gigantes, seis hermanos y seis hermanas, viviendo en el Monte Othrys. Menmoysne era el poder que controlaba toda la memoria del universo.

Era una gran responsabilidad recordar todas las reglas del mundo, así como todos los ciclos de la vida, además de todo lo que se hablaba porque todavía no existía una forma escrita de lenguaje. Es la capacidad humana de recordar y razonar lo que diferencia a las personas del resto de las criaturas del mundo. Es la base misma de la sociedad y la civilización.

Después de 10 años de Titanomachy, el poder se transfirió del gobierno de los Titanes a los Olímpicos y a su líder Zeus. Los Titanes masculinos fueron desterrados al inframundo, pero a las hembras se les permitió permanecer libres. Zeus era un poco como un hombre de mujer, y las mujeres no habían participado en la lucha real de la guerra. Sus papeles, sin embargo, fueron asumidos en gran parte por la nueva generación de diosas olímpicas.

Los antiguos griegos creían que después de la muerte la gente cruzaba al Inframundo de Hades. Fue en ese momento cuando se les dio la opción de beber del río Leteo, cuyas aguas causaron el olvido y la oportunidad de dejar atrás los recuerdos dolorosos de su vida, o de beber del manantial de Mnemosyne y recordar.

Las almas que tomaron la decisión de olvidar renacieron y regresaron a la Tierra para aprender las lecciones que aún necesitaban. Aquellos que tomaron la decisión de recordar fueron enviados a los Campos Elíseos, donde vivirían por la eternidad en felicidad y tranquilidad.

Las Nueve Musas

Después de la guerra, Zeus se convirtió en el gobernante establecido de los dioses. A pesar de tener inmortalidad y estatus, le preocupaba que su victoria sobre los Titanes y sus otros grandes logros pudieran ser olvidados.

Interesado en preservar estos maravillosos recuerdos, fue a visitar a Mnemosyne disfrazado de pastor, con un plan para seducirla. Permanecieron juntos durante nueve noches antes de que se fuera para volver al Monte Olimpo. Aunque bien conocido por sus relaciones extramatrimoniales, este interludio fue anterior a su matrimonio con la diosa Hera.

Mnemosyne se convirtió en la madre de nueve hijas conocidas como las Musas. Zeus estaba encantado. Más tarde se quedaron junto a su trono, las nueve hermosas, despreocupadas e inspiradoras hijas. Las Musas entretenían a sus invitados con grandes historias y canciones de sus logros y las historias de la creación. Son las famosas diosas ninfas que son la inspiración para toda la literatura, la ciencia y las artes.

Célio, la musa de la historia. En la antigua Grecia, el estudio de la historia se llamaba Clio, derivado de la palabra kleos, que significa heroico. Euterpe, la musa de la música, descubrió los instrumentos musicales. Calliope, la musa de la poesía épica, fue la inspiración de Homero para la Ilíada y la Odisea. Es la más famosa de todas las musas. Erato, la musa de la poesía lírica y protectora del amor y de los poemas de amor.

Su nombre deriva de la palabra eros, que significa sentimiento de enamoramiento. Thalia, la musa y descubridora de la comedia, la ciencia agrícola y la geometría. Melpomene, la musa y protectora de la tragedia, y lo opuesto a Thalia. Polymnia, la musa de los himnos divinos y la meditación. Terpsichore, la musa de la danza, el arpa y la educación. Urania, la musa de la astronomía y protectora de las estrellas y los planetas.

Influencia histórica

Además de ser la inspiración para el arte, la ciencia y la creatividad, las musas fueron el tema de muchas pinturas clásicas del Renacimiento. Cada hija de Mnemosyne fue identificada con un icono que representaba sus dones y talentos. Calliope tenía una tablilla para escribir, Clío libros, Urania un globo terráqueo y una brújula, Polymnia, siempre pensando, lleva velo, Euterpe una flauta, Thalia y Melpomene las máscaras clásicas del teatro de la comedia y la tragedia, y Erato una corona de rosas.

En las leyendas, Apolo, el dios de la música, la poesía y la profecía, era el líder de las musas. Amaba a todas las musas por su inspiración única y nunca pareció favorecer a una sobre las otras. La palabra museo deriva de la palabra musa, así como las palabras, la música y la diversión.

Del nombre Mnemosyne proviene la palabra mnemotécnica, que es una metodología para ayudar a recordar. La base de todo el conocimiento humano no es separable de la memoria, porque todas las cosas aprendidas deben ser recordadas. Quizás si alguna vez hubo una diosa que merezca ser recordada, es la Titaness Mnemosyne, la madre del lenguaje y las artes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here