Inanna: Deidad De La Vegetación De La Mitología Acadia

Inanna, también conocida como Ishtar en la mitología acadia, es una diosa asociada a la estrella de la mañana y de la noche, Venus. Es vista como una figura independiente, poderosa y sensual, pero también como una joven bajo control patriarcal. La diosa también se destaca por su doble naturaleza – sus rasgos femeninos y masculinos.

Inanna

Origen

Inanna fue adorada originalmente como una deidad de la vegetación, pero más tarde fue elevada a la categoría de Reina del Cielo, la diosa más favorecida de la Mesopotamia. En Uruk, fue adorada como su deidad patrona, especialmente en el centro principal, el templo de Eanna (que significa la Casa del Cielo). La diosa estaba conectada a Uruk, que se remonta al periodo Uruk del 4000-3100 a.C.

Leyendas e Historias

Sus poemas, como el Descenso de Inanna, llevan sus cualidades al ritual y a las ceremonias en su honor. Las sagradas bodas de Inanna y Dumuzi se celebraron en el equinoccio de otoño, con el fin de traer fertilidad a las tierras.  El rey y la sacerdotisa recrearían la unión sexual del dios y la diosa, ya sea simbólicamente o tal vez a través de relaciones sexuales reales.

Inanna y el árbol Huluppu

En esta leyenda de la creación temprana del poema épico Gilgamesh, Enkidu, y el mundo del inframundo, Inanna es representada como una niña joven. La diosa ve un árbol Huluppu a orillas del río Éufrates y quiere crear un trono a partir del majestuoso árbol.

Lo replanta en su propio jardín, pero más tarde descubre que el árbol está lleno de entidades nefastas: una serpiente, Lilitu (un demonio femenino que se cree era una versión primitiva de Lilith en la mitología judía) y un pájaro Zu.

Inanna está angustiada y obtiene la ayuda de su hermano, Gilgamesh. Él mata a la serpiente, enviando a las otras dos criaturas a huir. Él y sus amigos cortan el árbol y lo tallan en un trono y una cama para ella.

Enki

En la historia de Inanna y Enki, la diosa le roba el meh, las reglas de la civilización, a su padre Enki. Emborracha al dios Enki en una competición de bebida y se escapa con el meh. Los lleva a su ciudad, Uruk. El meh era una herramienta poderosa e incluía todos los aspectos de la humanidad, como la ley, la prostitución, la victoria, la verdad y la escritura. Con el meh en su posesión, su influencia se hizo mayor y ella fue más poderosa que nunca.

Inanna y Sukaletuda

En este mito celestial, un jardinero, Sukaletuda es el antagonista. Es un jardinero terrible y todas las plantas que le importan parecen perecer. La única planta que sobrevive es un álamo grande y sombreado. Inanna ve el exquisito árbol y decide tomar una siesta debajo de él.

El jardinero está impresionado por la magnífica diosa. La desnuda mientras ella duerme y tiene relaciones sexuales con ella. Cuando Inanna se despierta, se da cuenta de lo que ha ocurrido y va en busca del perpetrador. Ella maldice la tierra con plagas para que la gente le revele el carácter villano. Con la ayuda de Enki, finalmente encuentra al jardinero, extendiéndose por el cielo, siguiendo el curso de Venus. Sukaletuda defiende su caso, pero la diosa está determinada a que su castigo sea la muerte.

Familia

Inanna es una figura importante en la mitología sumeria. Junto con Enki, Ninhursag, Nanna, Anu, Enlil y Utu, forma parte de los siete poderes divinos que formaron la base de muchos de los dioses que le siguieron. Se dice que sus padres son Enki o Nanna y Ningal. La diosa también tiene una hermana llamada Ereskigal y un marido, Dumuzi.

Apariencia

En iconografía se muestra como un poste de entrada o paquete de caña, para representar la abundancia y la fertilidad. A menudo es representada como una mujer desnuda, en su forma humana. Como diosa de la guerra, se la ve con una túnica con armas a los hombros y armadura de combate. También se le muestra junto a un león o montando un león, un reflejo de su valentía.

Influencia Moderna

Antes del reinado del rey Hammurabi de Babilonia, entre 1792 y 1750 a.C., las mujeres eran consideradas iguales. Inanna es un excelente ejemplo de esto en el panteón sumerio. Se la conoció como Ishtar en la era asiria y neoasiria y logró soportar el ascenso del patriarcado, al no ser reemplazada por un dios como lo fueron muchas otras diosas. Esto la ha llevado a ser un icono del feminismo moderno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here