Ekeko: El Dios Andino De La Prosperidad Y La Buena Fortuna

El Ekeko es el dios Tiwanakan (civilización precolombina) de la abundancia y prosperidad en la mitología y el folclore de los pueblos del altiplano andino Su principal importancia en la cultura popular es como la figura principal de la feria anual de Alasitas, un evento cultural que se realiza cada 24 de enero en La Paz, Bolivia.

Ekekos

El Ekeko es una figurilla de madera similar a los Omamori, que representa un dios de la suerte tradicional y popular en Bolivia, y regiones vecinas, como el sureste de Perú, el norte de Argentina y el norte de Chile. En 1781, los pueblos indígenas al mando de Tupac Katari se rebelaron contra el dominio español y pusieron sitio a la ciudad de La Paz, donde Paulita Tintaya, de sangre aymara, fue esclava de la esposa del gobernador y comandante del ejército de La Paz, Doña Josefa de Rojas.

La niña estaba enamorada de otro sirviente, Isidro Choquehuanca, también aymara, que tenía que quedarse en la granja del maestro. Isidro le había dado a Paulita un amuleto que consistía en una figura de barro en forma de don Sebastián de Rojas, su maestro y padre de Doña Josefa, que era un español muy bajo, gordo, jovial y de cara roja.

1.  Etimología

El nombre Ekeko procede de la variación de la expresión original Ekhako o Eqaqo, divulgado como Ekhekho que era el tradicional dios de la prosperidad en el Qullasuyu. A menudo se invocaba a los Ekhako cuando una desgracia perturbaba sus hogares.

2.  Características

El Ekeko es representado como un hombre con bigote vestido con ropa tradicional andina (especialmente el poncho) y completamente cargado de bolsas y canastas con granos y comida (comparado con la cornucopia de algunas deidades greco-romanas), objetos domésticos y billetes, y básicamente todo lo que se cree que una persona quiere o necesita para tener una vida cómoda y próspera.

Se le encuentra comúnmente como una pequeña estatua que se coloca en algún lugar de la casa, preferiblemente cómodo, pero también como amuleto adosado a llaveros; las modernas estatuas del dios incluyen una abertura circular en la boca en la que se puede colocar un cigarrillo para el deleite de Ekeko. La última tradición es que Ekeko “fume” un cigarrillo encendido una vez al año para asegurar un año completo de prosperidad.

3.  Propósito

Ekeko trae riqueza monetaria a sus fieles. Generalmente se requiere una ofrenda antes de prestar sus servicios. Los billetes de banco a menudo se recortan al Ekeko como ofrendas, pero algunas estatuillas permiten que se encienda un cigarrillo como ofrenda.

Las figuras que permiten ofrendas de cigarrillos tienen aberturas bucales lo suficientemente grandes como para que se puedan insertar cigarrillos. Además, Ekeko proporciona buenas cosechas cuando se ofrece el grano.

4.  Mitos bolivianos – El Ekeko

Después de meses de asedio, la gente de La Paz se encontraba en una situación desesperada, ya que la comida y el agua escaseaban. Tenían que comer incluso gatos y perros para no morir de hambre. Solo en la cocina de Paulita nunca faltaba la comida, gracias a la figura de barro que había colocado en un pequeño altar, que había proporcionado milagrosamente a la criada de suficiente carne seca, maíz y galletas.

En realidad, fue Isidro quien le había dado estas provisiones, ya que estaba en el ejército indígena y, por lo tanto, podía entrar secretamente en la ciudad. Cuando Doña Josefa se enfermó a causa de la desnutrición, Paulita decidió compartir su comida con ella y el gobernador, que quería saber de dónde la había sacado. Ella le dijo al gobernador Segurola que la figura de barro, a quien llamaba Ekeko.

Tenía el poder de hacer que apareciera la comida cuando fuera necesario, no quería poner a Isidro en riesgo de ser atrapada y torturada. Toda la casa sobrevivió a los largos seis meses de asedio gracias a la comida de Paulita, y cuando el ejército español envió un regimiento para ayudar a la ciudad, el ejército indígena huyó.

Agradecidos por este “milagro”, el gobernador Segurola y su esposa dieron su bendición a la boda de Paulita e Isidro, y los llevaron a ambos a su casa como sirvientes. Ninguno de ellos olvidó nunca al hombrecito sonriente que les significó la salvación durante el asedio duro, y creó un pequeño altar para él en su hogar. Mucho tiempo después, la gente comenzó a usar imitaciones de esta figura de barro como símbolo de abundancia, generosidad y felicidad.

Hoy, la gente celebra a Ekeko como el dios de la abundancia en un festival anual en La Paz que comienza el 24 de enero llamado Alasitas. Este festival también se celebra en otras regiones del país, como Santa Cruz, donde se lleva a cabo en septiembre u octubre. Aquí la gente compra miniaturas de todo lo que quieren que Ekeko les dé durante el próximo año y fijan las miniaturas en su poncho.

Las leyendas y narraciones de las figuras conocidas como Ekeko, descrita por el estudioso Antonio Díaz Villamil, en Bolivia que datan del año 1781. En ese período, la ciudad de La Paz se encontraba acorralada por nativos que aún se encontraban en guerra con los conquistadores españolas.

El cuento del origen del Ekeko empieza con una niña llamada Paulita Tintaya,  que se ganaba el pan trabajando para una hacendada llamada Josefa Ursula de Rojas Foronda. La pequeña se encontraba enamorada de un señor llamado Isidoro Choquehuanca.

Años antes, ella había dejado la hacienda donde ambos habían crecido. Anteriormente de se fuera, Isidoro le obsequio una estatua pequeña para que la protegiera. Esta estatua pequeña era el Ekeko, que era popular por los nativos andinos como un dios de la suerte y la fortuna.

En el instante del acorralamiento, las personas morían de hambre. Isidoro se registró en el ejército de los indígenas y consiguió regresar a la morada de Paulina. Todas las semanas, él colocaba comida junto a la estatua, que se encontraba situada fuera de la morada, pero ninguna persona sabía lo hacía.

Ese es el origen de las creencias de los poderes de Ekeko para proporcionar abundancia. Papel central en el festival Alasitas

Otros relatos

Muchos años antes de la conquista española de América del Sur, un hombre llamado Aymara Iqiqu vivía en la meseta andina. Era de baja estatura, humilde, generoso, alegre y de carácter festivo. Su bondad era tal que, dondequiera que iba, traía armonía para existir, podía establecer buenas relaciones y podía pacificar a los amantes. Por otro lado podía dar consejos útiles y su sola presencia garantizaba días felices a todos.

Iqiqu pasó a la historia como Ekeko y asumió el panteón como el espíritu de abundancia y prosperidad de la cultura Inka Aymara. La tradición dicta que quien traiga a casa un cuadro de este personaje, debidamente consagrado y que adore con simples ofrendas, volverá a atacar la pobreza, nunca le faltará el pan hecho a diario y la verá con todos sus deseos, sin olvidar honrar la estatua que ofrece frutas, dulces, monedas, licor fuerte y cigarrillos que el inevitable Ekeko fume.

Los Ekeko de Il Crogiuolo son originales, hechos totalmente a mano y de forma artesanal. No encontrarás una como otra, expresión, colores, acabados. Todos provienen de la zona andina y se hornean a mano en un horno de leña. Además de ser un elemento esotérico de valor, se distinguen por la belleza y la precisión de sus acabados

5.  Otra impresión artística de un Ekeko en Bolivia.

El festival Alasitas se lleva a cabo y es presentado por el Ekeko, cada 24 de enero en La Paz La gente asiste al evento desde todas partes de la ciudad e incluso viaja desde otras ciudades dentro de Bolivia para comprar versiones en miniatura de los productos para regalar a otros, con la esperanza de que el destinatario reciba el artículo real durante el próximo año.

En otras regiones, el festival del Ekeko se celebra en octubre y se conoce con el nombre de Calvario. En 2009 Bolivia pidió a las Naciones Unidas que reconocieran las raíces culturales bolivianas del festival Alasitas, celebrando la figura del Ekeko, algo que Perú también afirma. Sin embargo, el embajador boliviano en Perú, Franz Solano, reconoció que la muñeca estaba presente en ambos países.

6.  Ekeko en la actualidad

Son un maravilloso regalo para ofrecer a las personas que se aman. Algunos comerciantes venden junto con la estatua de Ekeko kit de consagración completa incluyendo la historia de este misterioso personaje, sus misteriosos poderes y oraciones, su bendición y los instrumentos rituales para dar vida en este poderoso espíritu de acuerdo a la tradición Inka Andina.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here