Caos: El Principio De Todas Las Cosas | Dioses Mitologicos Griegos

Caos: Ya sea que el universo haya sido creado a partir de una serpiente arco iris, la sangre de la luna, descendiendo a las oscuras profundidades del océano, de las nubes o de un vacío, la vida resultante que creó es algo que no puede ser refutado.

¿Qué es el caos?

En la mitología griega, el caos era el principio de todas las cosas. La palabra significa abismo, vacío, y vasto vacío en griego. En los mitos de la creación, es el estado primordial o informe o la brecha creada por la separación del cielo y la tierra. Se decía que las deidades Caos, Gea, Tártaro y Eros emergieron del Caos. También conocida como Khaos, es vista como la atmósfera más baja que rodea a la tierra en ciertas fuentes.

Origen

Caos de la mitología griega

Los Himnos Órficos de aproximadamente el siglo II d.C. introdujeron por primera vez el término. Orfeo sugirió que el universo estaba comprimido en un Huevo Cósmico gigante, que hizo erupción y formó a los dioses, así como a Fanes, el dios primordial, y a Urano, el hijo de Nyx (noche). En la cosmogonía órfica, los ageraos (nunca envejeciendo) y Cronos (tiempo) surgieron primero, seguidos por la creación de Aether (aire) y Chaos.

Cronos y Aether crearon entonces el huevo Cósmico. En el sexto himno órfico, el Caos se contrae en el Huevo Cósmico. El concepto de huevo cósmico aparece en los mitos de la creación de varias religiones, incluyendo el hinduismo, las leyendas finlandesas e incluso en la mitología Dogon (una tribu primitiva de Mali).

La Teogonía de Hesíodo introduce el concepto como una masa sin forma y en movimiento y el origen de los dioses y el cosmos. El concepto se menciona también en la Biblia, en el libro del Génesis. Se decía que el espíritu de Dios se movía a través del universo cuando estaba en un estado de desorden acuoso. El poeta romano Ovidio fue el responsable de la comprensión más moderna de la palabra. Él veía al Caos como la masa desorganizada en la que estaba el universo, antes de la creación.

En filosofía griega

Los filósofos griegos generalmente creían que el vacío, aunque abstracto, aún poseía características cosmológicas. No mencionaron ningún dios personal que fuera responsable de la creación del universo, sino que se centraron más bien en la secuencia de acontecimientos que se produjeron a través de su propio ímpetu.

La visión de Hesíodo sugería que no era algo definitivo y que podía representar materia sin forma y espacio infinito. El cosmos creció desde un principio, postuló. Anaximandro, un filósofo griego (610 – 546 a.C.), afirmó que el origen era apeiron, que significa ilimitado o infinito. Él creía que era una sustancia perpetua de la que todo se originaba y que regresaría. Después de Anaximandro, Heráclito veía el caos primario o el cambio continuo como la verdadera base de la realidad.

En Alquimia

El Beato Raimundo Lulio identificó el concepto de alquimia como la materia creada por Dios o forma primaria. El alquimista, filósofo y ocultista suizo Paracelso identificó la tierra con el Caos. En 1708, se publicó un tratado sobre Alquimia llamado caos, que apoyaba la idea de que el universo provenía de un vacío primario.

En Cábala

Según la teoría primordial de la Cábala, hay cinco mundos. Las fuentes citan el sefirot de Tohu o los atributos del caos como la causa de la diversidad en estos mundos. Sin embargo, existen fuera de los cinco mundos, ya que son un plano inestable y destrozado de la realidad. Los sefirot de Tohu son independientes entre sí y por lo tanto no tienen estructura ni orden.

Chaoskampf

Chaoskampf es una leyenda omnipresente de un héroe en batalla que lucha contra un monstruo del caos, generalmente en forma de dragón o serpiente. El mito se refiere supuestamente a la batalla entre los poderes del caos y el dios creador. Cuando la deidad triunfó sobre el caos, el resultado fue un mundo ordenado.

Caos moderno

El significado científico moderno del término difiere del concepto griego antiguo. Es una referencia a sistemas que tienen parámetros guiados por numerosas leyes ocultas que pueden cambiar fácilmente y que, por lo tanto, son difíciles de describir. El científico Ilya Prigogine fue instrumental en el desarrollo de la teoría del Caos.

Creía que podía incluirse en las leyes de la naturaleza y no estaba de acuerdo con la opinión de que era completamente impredecible. Los científicos ya no se ocupan de los conceptos de orden y caos, sino de superorden, donde caótico y aleatorio se refiere a todo lo que no puede ser identificado.

Quién o qué creó la vida en la tierra despertará para siempre la curiosidad de la humanidad. ¿Fuimos creados de la nada, por un dios o dioses, o quizás viajamos a este planeta desde una galaxia lejana, recreamos el Caos y comenzamos el ciclo de nuevo?

El caos como primer progenitor

Caos de la mitología griega

Sin embargo, muchos otros afirman que, en el principio, el Caos era todo lo que había, la oscura majestad y el misterio de la creación encarnada. Y fue del Caos que surgieron los tres primeros dioses primordiales: el Gaia (Tierra), el Tártaro (el inframundo) y el  (Amor), el más bello entre los dioses inmortales. Gaia se convertiría en la Madre de todo lo bello del mundo; el caos no sería tan afortunado. Por sí misma, daría a luz a dos hijos más: Erebus (Oscuridad) y Nyx (Noche). Es cierto que su unión sexual produciría vástagos luminosos; Aether (el Aire Divino) y Hemera (el Día). Sin embargo, la progenie de Night la hija del caos temida por el propio Zeus, terminaría siendo una serie de niños siniestros y desventurados.

Caos en otras cosmologías

En una etapa posterior de la historia, surgirían especulaciones de todo tipo sobre el papel del Caos en la creación original. Primero, algunos empezarían a dudar de su primacía, debido a que Hesíodo cantaba que incluso ella había nacido. Fuera de la Oscuridad o de la Niebla, dirían algunos; fuera de la unión entre Cronos (Tiempo) y Ananke (Necesidad) reclamarían a otros.

Sin embargo, un tercer grupo, agrupado en torno a la adoración ritual del poeta mitológico Orfeo, idearía una cosmogonía aún más singular. Según ellos, junto con Aether y Erebus, Caos era uno de los tres hijos de Cronos. Ella era una artista maestra que se las arregló para dar forma a un huevo a partir del Aether sin forma. Y de este huevo salió Fanés (o Protogenos), una deidad bisexual que procedió a aparearse consigo misma para dar a luz a todo lo existente.

Suavemente parodiando la historia, en su comedia “Los Pájaros”, Aristófanes afirma que al principio sólo existían el Caos, la Noche, el Erebus oscuro y el Tártaro profundo. Después, la Noche, impregnada por el viento, puso un huevo en el Erebus, del cual nació el Eros de alas doradas. Y luego, en el Tártaro, Eros se apareó con el Caos, quien posteriormente dio a luz a la raza de los pájaros.

Caos en la filosofía

Con el advenimiento de la filosofía, el Caos se convirtió más en un concepto que en una deidad, descrita como “un montón sin forma” y “una masa grosera y poco desarrollada” por el poeta romano Ovidio. Fue entonces cuando comenzó a asociarse con nociones como confusión y desorden, de las que deriva el término inglés moderno “caos”. Pero, para entonces, las imágenes metafóricas sucumbieron a visiones del mundo más racionales, y la mitología dio paso a la religión y la ciencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here